El fenómeno de Raynaud, Raynaud o síndrome de Raynaud es una enfermedad reumática que afecta a las arterias pequeñas que irrigan la piel; estas se estrechan favoreciendo el vasoespasmo, la limitación de la circulación de la sangre en las zonas implicadas. Suele afectar más a mujeres que a hombres y, sobre todo, en quienes viven en áreas de climas fríos.
No es incapacitante pero sí compromete la calidad de vida. Un ataque tiene una duración, por lo general, de entre diez y quince minutos. El fenómeno primario suele empezar entre los 15 y los 25 años. Si comienza después de los 40 o está asociada con otros síntomas, aumenta el riesgo del fenómeno secundario.

Causas del fenómeno de Raynaud

Desconocidas aunque existen factores de riesgo

Se desconoce con exactitud qué causa el Raynaud pero se trata de una reacción excesiva a las temperaturas frías y/o al estrés en que las arterias que irrigan dedos de manos y pies entran en un vasoespasmo que limita durante varios minutos, unos diez o quince, la circulación de la sangre en estas extremidades. El fenómeno, con el tiempo, se ve agravado por el engrosamiento de esas pequeñas arterias lo que aún restringe más la provisión de sangre a los dedos.
Los ataques suelen ser desencadenados por la exposición al frío (clima, estar en un entorno frío, sacar algo del congelador…) y también por un episodio de estrés emocional.

Hay dos tipos de Raynaud:
– Primario. Es el más frecuente. Suele recibir el nombre de ‘enfermedad de Raynaud’. No se conoce una causa asociada y puede ser leve e, incluso, que se resuelva solo.
– Secundario. Lo causa un problema no diagnosticado como esclerodermia; lupus; artritis reumatoide; síndrome de Sjögren, que ataca las glándulas productoras de saliva y lágrimas; ateroesclerosis; vasculitis como enfermedad de Buerguer; hipertensión pulmonar primaria;síndrome del túnel carpiano y acciones repetitivas o vibraciones como escribir en un teclado, utilizar herramientas que vibran como taladros o tocar un instrumento. Tiende a ser grave y suele aparecer en torno a los 40 años.

Los factores de riesgo para el tipo primario son:
– Ser mujer.
– Tener entre 15 y 30 años.
– Vivir en climas fríos.
– Antecedentes familiares.
Los factores de riesgo para el tipo secundario son:
– Ocupaciones que puedan causar traumatismos reiterados por movimientos repetitivos o vibratorios.
– Exposición a tóxicos.
– Fumar.
– Tomar medicamentos que puedan afectar a los vasos sanguíneos.

Síntomas del fenómeno de Raynaud

Cambio del color de la piel en los dedos de manos y/o pies

Los episodios del fenómeno de Raynaud son intermitentes y se distinguen por el cambio en el color de la piel en la zona afectada, que se vuelve blanca por falta de sangre y luego azul porque la sangre se estanca en los vasos sanguíneos. A continuación cambia a rojo o morado cuando la sangre vuelve a fluir.
También se produce entumecimiento, frío y/o dolor, inflamación, hormigueo y/o calor cuando vuelve el flujo sanguíneo.
La principal complicación es que se puede generar daño ocasional en la piel y desarrollar llagas que pueden infectarse y tardar en curar. En casos graves se puede llegar a la pérdida de un dedo por desgaste de los tejidos de las terminaciones de estas extremidades.

Diagnóstico del fenómeno de Raynaud

Examen físico, historia clínica y pruebas

El examen físico y la descripción de síntomas pueden bastar para el diagnóstico pero también se pueden realizar pruebas como la capilaroscopia del pliegue ungueal, examinando bajo el microscopio o con la lupa la piel en la base de las uñas para descartar otros trastornos con síntomas similares. También se puede solicitar un análisis de sangre para confirmar una posible causa autoinmune y para conocer la velocidad en que los glóbulos rojos se depositan en el fondo de un tubo (velocidad de eritrosedimentación).

Tratamiento y medicación del fenómeno de Raynaud

Evitar las situaciones que puedan generar el episodio

La principal recomendación contra el fenómeno de Raynaud es evitar las situaciones que puedan favorecer un episodio. Esto se consigue abrigándose, utilizando guantes y calcetines, para contrarrestar el frío si esta es la causa de los ataques.
A nivel farmacológico se pueden prescribir bloqueantes de los canales de calcio para relajar y dilatar los vasos sanguíneos pequeños de las manos y los pies; y vasodilatadores como una crema de nitroglicerina.

Prevención del fenómeno de Raynaud

Calor tibio, cuidados de la piel, ejercicio

Para controlar un episodio de Raynaud es importante calentar con cuidado los dedos de manos y pies cuanto antes. No hay que utilizar calor intenso, puede bastar con el calor del propio cuerpo o humedecerlos con agua tibia. Después hay que mover todos los dedos uno a uno y moverse o caminar para favorecer la circulación de la sangre.

Si se advierte que las manos se enfrían hay que columpiarlas como si se fuese a tirar una pelota.
También hay que hidratar la piel con lociones a base de lanolina para evitar cortaduras, grietas o llagas. Además, conviene:
– Mantener siempre caliente el cuerpo entero y llevar prendas de abrigo incluso en verano.
– Usar jabones suaves y cremosos.
– Secar bien los espacios interdigitales.
– Si aparece una herida hay que limpiarla y cubrirla y acudir al médico para su revisión y control.
– Proteger las uñas limándolas al ras de los dedos y cortándolas con precaución.
– Utilizar guantes para fregar.
– Evitar tareas domésticas que impliquen tocar agua fría o cosas congeladas.
– Utilizar protección en las actividades que requieran hacer presión con los dedos.
– Escoger ropa hecha con fibras naturales para reducir la humedad de la piel.
– No fumar.
– Hacer ejercicio aeróbico si lo aconseja su médico. se le hace una, manténgala limpia y cubierta. Vea al doctor inmediatamente.
– Proteja sus uñas. Use una loción para mantener las cutículas suaves. Corte con precaución sus uñas y límelas en curva al ras de los dedos.
– Cúbrase las manos para lavar.
– Sea precavido cuando haga actividades que ejerzan presión en las yemas de los dedos, tales como tocar la guitarra o el piano. Este tipo de presión puede causar que los vasos sanguíneos se estrechen, disparando un episodio.

– Lleve ropa hecha de fibras naturales, como el algodón y la lana. Ellos alejan la humedad de su piel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *