Centenares de automóviles en las cunetas de las carreteras, choques, montañas de nieve que sepultan vehículos y furgonetas, y ramas desprendidas debido al peso, son ciertas consecuencias provocadas por el temporal de nieve Filomena que ha perjudicado en especial a la capital de España y las comunidades del centro de España.

En el momento en que las máquinas quitanieve hagan las calles y carreteras transitables va a ser la hora de procurar recobrar esos automóviles, y de valorar los daños ocasionados. De ahí que es fundamental estudiar la modalidad del seguro del vehículo que tenemos subscrita, e inclusive la comoañía, por el hecho de que no todas y cada una ofrecen exactamente las mismas coberturas.

Siniestros frecuentes como la caída de un árbol sobre un turismo aparcado o bien los ocasionados por el desprendimiento de rocas en una zona de peligro no son responsabilidad de las compañías aseguradoras, sino más bien del Consorcio de Compensación de Seguros, del mismo modo que otros peligros expepcionales como las inundaciones, las tempestades ciclónicas atípicas, los terremotos y los seísmos.

Salvo los daños ocasionados por el granizo, que poquito a poco está formando una parte de las coberturas de las primordiales empresas de seguros, los daños en el turismo debido a fenómenos meteorológicos no están cubiertos por el seguro del turismo, si bien este sea a todo peligro.

Si solamente contamos con la cobertura obligatoria (seguro contra terceros) el vehículo no va a estar cubierto ante ningún fenómeno natural, salvo que incluya, por lo menos, una cobertura de daños propios –robo, lunas o bien incendio– o bien que se haya contratado una ampliación en la póliza para incluir esta clase de daños.

Un seguro todo riesgo incluye, aparte de los daños a terceros, los provocados al vehículo propio, y con él, un conductor está de forma automática asegurado por el Consorcio de Compensación de Seguro, el que se va a hacer responsable de peligros expepcionales como inundaciones y vientos de ráfagas superiores a 120 km/h, entre otros muchos. Lo que no incluye el Consorcio es el granizo, la lluvia directa, el peso de la nieve ni los vientos inferiores a 120 Km/h, con lo que la encargada de la indemnización va a ser la compañía aseguradora toda vez que la póliza incluya una cobertura contra daños meteorológicos.

Desde el 1 de julio de 2016, todos y cada uno de los vehículos asegurados con una póliza de seguro de responsabilidad civil de vehículos en España pasan a estar cubiertos por el CCS (Consorcio de Compensación de Seguros) por los daños materiales producidos por peligros expepcionales, todavía cuando careciesen de cobertura de daños propios. El Consorcio es un organismo estatal al que va destinada parte del dinero de las pólizas subscritas.

La comunicación de daños materiales y petición de indemnización tendrá que realizarse a la mayor brevedad, bien a través de llamada telefónica o on line, mediante la página web del Consorcio de Compensación de Seguros.

La petición de la indemnización al Consorcio, tanto en el caso de daños personales como materiales, se puede presentar de manera directa por el propio asegurado, por el tomador o bien por sus respectivos representantes, o mediante la entidad compañía aseguradora con la que se contrató la póliza o bien del agente o bien corredor de seguros que intervino en su contratación.

En el caso de pedir indemnización por daños materiales, la manera más veloz y fácil es presentar la petición por una de las próximas vías: por teléfono, llamando al 902 222 665 o on line, desde la propia web del Consorcio de Compensación de seguros.

Asimismo se puede hacer a través de un escrito dirigido a la Delegación Regional del Consorcio pertinente (conforme el sitio de ocurrencia de los daños), rellenando la «Hoja de Comunicación de Daños» y mandando la documentación precisa. Sin embargo este procedimiento supone que su tramitación no va a poder ser tan veloz como en el caso de las vías telefónica y también internet, en tanto que en estas 2 últimas el registro de la petición y la asignación de exactamente la misma a perito tasador de daños son procesos automatizados.

En el caso de pedir indemnización por daños personales, (fallecimiento; invalidez permanente parcial, total o bien absoluta; o bien incapacidad temporal) la petición se puede presentar por una de las próximas vías: por teléfono, por mail cumplimentando la «Hoja de Comunicación de Daños» y remitiéndola a dpto.siniestros@consorseguros.es así como la documentación precisa, o bien por correo postal a la próxima dirección postal :

Consorcio de Compensación de Seguros

Departamento de Siniestros

Camino de la Castellana, 32

28046 la capital de España

En todos y cada uno de los casos, la petición se realizará lo ya antes posible: cuanto menos tiempo transcurra entre la ocurrencia de los daños y la petición de indemnización, ya antes se efectuará la tramitación pertinente.

En el caso de haya daños en las lunas del turismo, la reparación está cubierta por la cobertura de lunas en tanto que, en este caso específico, las compañías aseguradoras no acostumbran a excluir causas naturales. Si las imperfecciones en el turismo han sido ocasionados por una rama o bien un árbol que ha caído sobre el turismo, la responsabilidad recaerá sobre el dueño del terreno donde estaba plantado, lo que es asimismo aplicable al suelo municipal (cuya responsabilidad recaerá en el municipio).

Para pedir la indemnización, la primera cosa que se debe hacer es dar parte a la aseguradora. En esta clase de situaciones, las compañías acostumbran a adelantar el dinero y más tarde, demandarlo al Consorcio.

Si el vehículo está asegurado a todo peligro con franquicia, se puede asistir de manera directa al Consorcio. El proceso es igual que si se asiste a la aseguradora: tras avisar el inconveniente en el plazo aproximado de una semana se va a recibir la visita de un perito que valorará los daños del vehículo empleando los datos de empresas expertas en reparación de vehículos.

Tanto la compañía como el Consorcio, que tiene un límite de 21.035 euros por siniestro, abonarán la cantidad conforme lo estipulado en la póliza. Compañías aseguradoras como Mapfre, Mutua o bien Allianz, abonarán en importe del turismo nuevo si este tiene menos de un par de años. Desde ese plazo, se abona conforme el costo de mercado, empleando para esto las tablas de tasaciones de la multinacional Eurotax Glass-s.

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *