En nuestros días comer bien es un reto. No hay nada más que entrar al súper para toparnos en un laberinto de infinidad de productos envasados, con etiquetas imposibles de descifrar, listas de ingredientes inacabables y publicidad confusa por todos lados. Supuestamente todos y cada uno de los productos destinados a desayuno o bien para picar entre horas son saludables o bien eso muestran en su envasado o bien en su marketing: siluetas delgadas y atletas en los envases, alusiones a que merced a ingerir un producto determinado vamos a perder peso o bien vamos a tener el cuerpo deseado, y oraciones del tipo: «Producto idóneo para una merienda saludable´´, «Producto indispensable para complementar un desayuno de campeones´´… Mas, ¿cuántos verdaderamente son aconsejables para incluir en nuestra dieta diaria? Y si a esto le sumamos el bombardeo de noticias de alimentación que recibimos diariamente, muchas de ellas basadas en «pseudociencias´´ o bien aun que se contrarían entre sí, la población general acaba con una conclusión muy lógica: Y entonces , ¿Qué como?. Todos tenemos claro que una napolitana de chocolate, unos churros o bien unas magdalenas no son un desayuno perfecto, y si los consumimos, es conociendo que no son saludables. El inconveniente se encuentra en los productos insalubres camuflados como «galletas 0% azúcar o bien integrales´´, «barritas fitness´´. «cereales de desayuno azucarados…´´. La mayor parte de estos productos no son saludables y son muy altos en: calorías, azúcar añadido, grasas sobresaturadas y grasas refinadas, harinas blancas o bien refinadas en lugar de integrales, sal…, Aparte de que su valor nutricional es nulo. Bastantes personas estiman que la continua lucha contra este género de ultraprocesados de baja calidad nutricional es excesiva y que por ingerir un tanto de azúcar o bien grasas de peor calidad en la dieta no pasa nada. La cuestión es que la problemática va considerablemente más allí que «un poco de azúcar o bien algún capricho puntual´´. Si recordamos que la OMS aconseja una ingesta límite de azúcar al día de no más de 20 gramos en un adulto sano, las últimas cifras del estudio ENRICA en España estiman que nos hallamos en una ingesta media de 111,8 gramos diarios. 5 veces más que el máximo recomendado. Aún me resulta más alarmante que cuando damos a conocer esta cantidad, la mayoría de la gente estima que no son los autores de que la media suba en tanto que no consumen bollería o bien galletas en su cada día. Mas la verdad es, que cuando valoramos con detalle la ingesta diaria de la mayor parte de ellos, advertimos considerablemente más azúcar que lo que se aguardaban en un comienzo en productos que no imaginaban que apenas llevaran: iogur de sabores o bien de frutas (15 gramos de azúcar por yogur), galletas integrales (>20% azúcar), cereales del tipo fitness (>20% azúcar), refrescos (40% azúcar), jugos envasados (25%-30% azúcar)… De manera fácil una persona que dulcifica el café o bien toma cacao azucarado en el desayuno, y toma unas galletas, ya se ha pasado del límite de los 20 gramos, y queda el resto del día por delante. Si charlamos de las grasas sobresaturadas y refinadas sucede muy parecido. Si bien cada vez tenemos más patentiza de que el aceite de oliva virgen extra es poco menos que el «líquido de oro´´ de nuestra nutrición por todos las ventajas que aporta, su consumo se ha reducido prácticamente en un 10% en los últimos tiempos conforme el último informe del Ministerio de Agricultura de 2018 (). En cambio, el consumo de aceites refinados, cuya ingesta ha de ser cuanto menos, ha aumentado notablemente: aceite de girasol, de palma, palmiste, colza, soja, maíz…, no tanto por su empleo en cocina, sino más bien por la que viene contenida en estos productos. Para finalizar, tenemos la aventura de las harinas blancas o bien cereales refinados, que son justamente lo opuesto a los cereales integrales. Su consumo muy puntualmente, por poner un ejemplo, pasta blanca cualquier día o bien un pedacito de pan blanco, no es perjudicial, mas la verdad es que tomamos muchas más harinas blancas que eso. Cereales de desayuno refinados, todas y cada una de las galletas y la bollería prácticamente, pasta y pan blanco, preparados con harina… Su ingesta tan alta sí que puede conllevar perjuicios en la salud, aparte de que su valor nutricional es bajísimo y no aporta nada de interés en la dieta. En suma, el consumo de productos de este género frecuentemente suponen un peligro para la salud, sin olvidar la relevancia de los comestibles que desplazan o bien reemplazan en su consumo: frutas, frutos secos, semillas, aceites de calidad… Es bastante difícil de entender como cuanta más información contrastada tenemos de los perjuicios de llevar este género de dieta, más lo hacemos. Opciones alternativas para progresar nuestros snacks entre horas: Si bien muchas de las opciones alternativas apenas son conocidas, o bien habitualmente no sabemos ni de qué forma tomarlos o bien de qué forma incluirlos en nuestra dieta, contamos con infinidad de opciones para todos y cada uno de los gustos y posibilidades. Entre los comestibles más recomendados entre horas hallamos ciertos como: · Fruta · Frutos secos crudos o bien torrados (ni fritos ni salobres). · Semillas: chía, lino, sésamo… Que recordemos que a fin de que sean biodisponibles para nuestro organismo, debemos consumirlas molidas, machacadas o bien habiéndolas dejado en remojo horas ya antes (en agua, en un youghourt… tipo pudding). · Cereales integrales sin azúcar añadido: trigo escanda, centeno, avena, mijo… o bien pseudocereales como la quinua, trigo sarraceno o bien el amaranto; así sean en copos o bien hinchados. · Chocolate negro, frutas desecadas de cuando en cuando, fuentes lipídicas saludables como el aguacate, hummus, lácteos sin azúcar (youghourt natural, kéfir, skyr, queso fresco batido…), bebidas vegetales sin endulzar… Con todas y cada una estas opciones, podemos hacer infinidad de combinaciones a nuestro gusto: un youghourt con fruta cortada y frutos secos, un pudding de semillas con fruta, un batido de fruta y semillas… ¿Con qué endulzo? Y si somos de los que aún no somos capaces de tomar un youghourt sin dulcificar, o bien precisamos dar un toque más dulce a nuestros snacks, recordemos que cuanto menos azúcar añadido, mejor. Y que esta recomendación se refiere asimismo a: azúcar moreno, panela, azúcar de caña integral, miel… que son en torno a 85-98% azúcar asimismo, y no, no son más saludables si bien nos los vendan como nutritivos o bien mejores que el azúcar. Y los siropes como sirope de arce o bien de ágave tampoco, ya nuevamente son mayoritariamente azúcares simples que debemos limitar. Ciertas propuestas podrían ser substituir el azúcar por toppings saludables como: fruta cortada, canela, fruta desecada, frutos colorados, chocolate negro en polvo o bien en pedacitos, frutos secos picados… En terminante, es esencial que cada uno de ellos de nosotros nos paremos un instante a meditar qué comemos, y más prioritario todavía, si sabemos lo que verdaderamente comemos. De no ser de este modo, meditemos sobre dónde podemos progresar y comencemos a dar pequeños pasitos en nuestra nutrición. Si vamos a consumir productos insalubres que sea al menos conscientes de ello y por resolución propia, y no pensando que elegimos algo saludable. Y recuerda, cada cambio en nuestros hábitos alimenticios suma en la ganancia de salud y de calidad de vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *