Quedan lejos los tiempos en los que los Volvo eran turismos seguros mas con un estilo poco atrayente, si bien con una clientela leal. Desde el lanzamiento del Volvo S80, el diseño se ha transformado en otro de los razonamientos de venta de la marca sueca, algo que asimismo queda patente con el Volvo XC40 de esta prueba, que llama la atención por su atrayente imagen.

El Volvo XC40 milita en el segmento de oro del mercado actual, el de los SUV sólidos, que es uno de los de mayor apogeo tanto en pluralidad de modelos como en ventas. Entre sus contrincantes podemos localizar el BMW X2, el Audi Q3, el Mercedes GLA o bien el Mazda CX30, en los que el diseño y el carácter premium son bazas esenciales.

GALERÍA
Frente a ellos, el Volvo XC40 tiene el beneficio de su imagen de seguridad, un diseño con determinada personalidad y, sobre todo, un interior que es de los mejores del mercado merced a unos asientos excelentes y un diseño muy agradable y de calidad.

En cambio, el sueco pierde en la eficacia de sus mecánicas, algo más tragonas que las de sus contrincantes, y en ciertos apartados específicos como el sistema de infoentretenimiento y conectividad, donde Mercedes asuela merced a su MBUX, que es el ejemplo a continuar en nuestros días.

Volvo XC40: atractivo y cómodo

El Volvo XC40 tiene un diseño en el que se ha sabido jugar con las proporciones, sosteniendo la imagen de los modelos más grandes mas en un formato más sólido, algo que no es sencillo, pues las proporciones son básicas a fin de que un diseño enamore o bien no.

Ficha Técnica Volvo XC40 D4
Motor:
cuatro tubos diésel 190 CV
Consumo:
cinco l/100 km
Medidas:
cuatro,43 x 1,86 x 1,65 metros
Maletero:
460 litros
Precio:
desde 37.426 euros
El frontal es poderoso y llama la atención por sus grandes faros con el propio »martillo de Thor» en las luces de marcha diurna que hacen la doble función de indicador de dirección. No solo son atractivos, asimismo dan una iluminación genial.

La vista trasera asimismo es muy característica de Volvo, con los pilotos escalando cara el techo y unos hombros muy marcados que hacen que tenga un aspecto muy atractivo y con determinado toque sport.

Visto lateralmente, el XC40 sorprende por la elevación de la cintura que comienza en la puerta trasera que provoca, al lado de cuestiones de estética, que se reduzca la cantidad de luz en el interior, lo que hace que parezca menos extenso de lo que es.

Las puertas son grandes y dejan un cómodo acceso a un interior que es ejemplar por diseño y ergonomía. Verdaderamente no hay ninguna persona en el mercado que ofrezca unos asientos que recojan mejor el cuerpo que Volvo. El diseño del sapicadero y los acabados de los paneles de puerta y asientos hacen que al abrir las puertas del XC40 te halles con un interior muy agradable.

La postura de conducción es buenísima y todos y cada uno de los mandos quedan a mano, tienen buen tacto y se manejan con sencillez, salvo la palanca de cambios, algo complicada de manejar.

Las plazas delanteras disfrutan de mucho confort y espacio y es una disfrutada viajar en ellas. Tampoco van nada mal los pasajeros traseros, que solo van a echar de menos algo más de visibilidad.

Atrás es considerablemente más espacioso que sus contrincantes de Mercedes, BMW, Audi o bien Mazda, ofertando mucha holgura para las piernas de los más altos.

Asimismo el maletero tiene una buena capacidad, con formas muy utilizables y la posibilidad de ganar espacio abatiendo los respaldos traseros.

En lo que se refiere a la calidad de materiales y ajustes, el XC40 asimismo deja buenísima impresión, con plásticos de calidad y sin abusar demasiado del negro »madera de piano» que se raya con sencillez y está siempre y en toda circunstancia sucio de polvo o bien huellas.

Volvo XC40: bien dotado

Esta unidad cuenta con el acabado Momentum que es uno de los encuentres de la gama Volvo. El equipamiento es desprendido y nos hallamos con un genial cuero entapizando los asientos y el volante, una enorme pantalla en formato vertical para el sistema multimedia, de enorme calidad y veloz contestación, umbrales de puerta adaptados, climatizador de doble zona, asientos climatizados con reglaje eléctrico, volante multifunción, control de crucero adaptativo… No está nada mal.

En el campo de la seguridad, Volvo no puede dejar nada al azar, conque este XC40 viene realmente bien dotado y cuenta con los sistemas de asistencia avanzada a la conducción que son ya un estándar en la categoría como el asistente de mantenimiento el carril, los sensores de ángulo fallecido, las cámaras de visión periférica, la alarma de colisión con frenado de urgencia, sistema de reconocimiento de señales, sistema de alarma de peatones… En resumen, todo lo imaginable.

Un detalle que a los de Volvo les ha semejado buena idea y teóricamente lo es, mas en la práctica no tanto, es el sistema de lavado del parabrisas. Para eludir pasar unos segundos a ciegas con el cristal lleno de agua con jabón hasta el momento en que pasa la escobilla, el XC40 tiene un sistema que echa el agua justo delante de la goma y solo en el sentido en el que esta barre justo después, cerrando el grifo cuando las escobillas van en sentido descendente. La idea es buena, mas el inconveniente es que no da tiempo a que el agua con jabón actúe y reblandezca la suciedad, de forma que al final limpian poquísimo, especialmente si lo que nos molesta son restos de insectos.

El sistema de infoentretenimiento cuenta con un equipo de audio con un sonido genial y una pantalla táctil llena de funciones y de enorme calidad, mas se echa de menos una mayor interacción con el móvil inteligente. Faltan aplicaciones que nos dejen, por servirnos de un ejemplo, saber dónde tenemos el turismo aparcado o bien abrir y cerrar las puertas a distancia como nos ofrecen sus contrincantes más recientes. Mas, indudablemente, donde más pierde es en la interfaz de manejo frente Mercedes.

En el Volvo se pueden activar funciones a través de comandos de voz, mas no tienen inteligencia artificial, conque hay que decirle precisamente aquello que reconoce para, por servirnos de un ejemplo, introducir una dirección en el navegador. Merced al asistente con inteligencia artificial del Mercedes, introducir una dirección en el navegador o bien buscar nuestra canción preferida entre las miles que tenemos en nuestros ficheros es tan fácil como pedírselo al asistente virtual.

El Volvo XC40 es un genial compañero de senda

En el momento de viajar, el Volvo XC40 resalta por el confort que ofrece a sus pasajeros. Una gran parte del mérito es de los asientos, que son inusuales, mas asimismo de las suspensiones y del buen trabajo de la estructura del XC40.

La dirección tiene un buen tacto y es un turismo considerablemente más diligente de lo que Volvo nos tiene habituados. El único mas está en sus frenos, que tienen un tacto esponjoso y no frenan demasiado, aparte de cansarse enseguida. Indudablemente, uno de los peores apartados del Volvo XC40 es el de los frenos.

En urbe es un turismo agradable de conducir pues el cambio automático nos facilita mucho las cosas y el motor diésel no suena demasiado en el habitáculo. Además de esto, como es parcialmente sólido nos desenvolvemos bien en las calles y aparcamientos.

En carreteras secundarias, los 190 CV del motor diésel dan unas posibilidades buenísimas que dejan unos adelantamientos seguros y que podamos divertirnos en un puerto de montaña revirado, donde solo los frenos nos aguarán la celebración, pues el chasis del XC40 es muy eficiente. 

En autopistas los quilómetros caen sin la menor fatiga y es un turismo realmente agradable para largos viajes. En zonas de curvas veloces muestra suficiente aplomo y transmite seguridad en todo instante. Aun si bien pasemos por juntas de dilatación o bien badenes, el XC40 reacciona de forma noble y sin cambios bruscos en la trayectoria.

Los consumos del Volvo XC40 han sido adecuados. Sus contrincantes alemanes, en especial BMW, logra cifras más bajas. Concretamente, los consumos medidos a lo largo de la prueba del Volvo XC40 diésel de 190 CV han sido:

• Urbano: siete,cinco l/100 km

• Carretera: 5,5 l/100 km

• Autopista: seis con siete l/100 km

En suma, el Volvo XC40 es un genial aspirante por la seguridad y el confort que ofrece y lo agradable que resulta. Un turismo ideal para viajar y asimismo para el día tras día, con una conducción realmente agradable.

Nuestra Valoración
siete,3

Diseño:

ocho

Motor:

siete

Comportamiento:

siete

Interior:

ocho

Equipamiento:

siete

Consumo:

siete

Resaltable

Confort

Amplitud interior

Comportamiento activo

Mejorable

Costo elevado

Frenos

Palanca del cambio

Fuente: Autocasión.com

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *