Como un jarrón de agua fría. De esta forma ha caído entre los controladores aéreos el informe encargado por la UE a un comité de sabios que recomienda liberalizar el servicio en todos aquellos aeropuertos europeos en los que resulte posible. Los profesionales estiman que perseverar en esta vía podría conllevar, aun, inconvenientes de seguridad en el servicio. La Organizadora Europea de Sindicatos de Controladores Aéreos –Atceuc, por sus iniciales en inglés– asegura que las experiencias recientes prueban de «centrarse solamente en los costos tienen consecuencias colaterales negativas para la calidad de los servicios de ATM –control aéreo– y ponen en riesgo su habilidad para acrecentar su capacidad». Conforme la Atceuc, «la revisión de los requisitos respecto a la obtención de licencias y capacitación de los controladores aéreos no debería se empleada como palanca para lograr una reducción en la calidad de la capacitación, la que se diseña para asegurar la competencia de los controladores aéreos y es esencial para la prestación de un servicio ATM seguro». La organizadora advierte de que «la seguridad aérea debe sostenerse como el aspecto más esencial y no debe verse comprometida de ninguna forma. Decir que la seguridad es lo primero y no obrar en consecuencia no es suficiente», agrega. En vista de los inconvenientes de congestión que padece el espacio aéreo europeo, la Comisión Europea encargó un informe a un conjunto de sabios para buscar soluciones. El documento, en el que ha cooperado el directivo general de Aviación Civil, Raúl Medina, contiene diez recomendaciones entre aquéllas que se incluye la sugerencia de liberalizar el control aéreo «cuando sea operativamente viable y tenga un impacto positivo en los usuarios». Su razonamiento es que la liberalización de las torres puede administrar, en verdad, «ganancias de eficiencia» para el servicio. En el mes de octubre del año pasado, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) publicó otro documento en el que asimismo se mostraba partidaria de liberalizar más torres de control en España. Conforme sus datos, en todos y cada uno de los aeropuertos en los que se ha privatizado el servicio se ha registrado una ganancia de eficacia, con una caída media del costo por movimiento aproximada del 60% entre 2012 y 2017. Tras las liberalización que impulsó José Blanco como ministro de Promuevo, se entregó a las compañías Ferronats y Saerco la administración la administración de las torres de doce aeropuertos: Sevilla, Valencia, Ibiza, Sabadell, la villa de Madrid-4 Vientos, A Coruña, Alicante-Elche, Jerez, Vigo, Las Palmas, Lanzarote y Fuerteventura. Otros 6 aeropuertos –La Gomera, El Hierro, Burgos, Huesca, La Seu d’Urgell-Andorra y Córdoba– operan con el servicio de información de vuelo (Afis), un sistema automatizado que no precisa de la intervención de ningún supervisor. Si bien el plan era extender la liberalización a otras torres, Ana Pastor lo frenó en 2012, argumentando que no se estaban consiguiendo las eficiencias que se aguardaban para justificar la entrega de un servicio estratégico para el Estado a la administración privada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *