Porsche tambén va a cerrar, a lo largo de por lo menos un par de semanas, sus fábricas en Europa, debido a la expansión del coronavirus y las medidas para intentar frenarlo, conforme ha confirmado este viernes su CEO, Oliver Blume. «En los próximos meses afrontaremos un ambiente de grandes retos políticos y económicos, sobre todo a la luz de la inseguridad generada por el coronavirus», amplió el encargado de Finanzas del fabricante alemán, Lutz Metschke, a lo largo de la conferencia anual de resultados, festejada este año de forma telemática.

«Aún no se prevé cuando terminará la pandemia, mas en muchos lugares se ha parado la produccion y se ha hundido la venta de vehículos», especificó Metschke, que solicitó que las medidas anunciadas a nivel global «se implanten rápidamente». A pesar de todo, deseó lanzar un mensaje de determinado optimismo. «Esta no es la primera crisis a la que Porsche va a subsistir. Hasta el momento siempre y en toda circunstancia lo hemos hecho más fuertes. En China nuestros compañeros ya van en direccion a la normalidad. Eso también me hace sentirme optimista», explicó.

En 2019 Porsche vendió 280.800 automóviles, un 10% más, a pesar de que las ventas mundiales de automóviles recularon, por segundo año sucesivo, un cuatro%. La facturación se acrecentó un 10,6%, hasta los 28.518 millones de euros, con un resultado neto operativo ya antes de singulares de cuatro.397 millones de euros, un dos,52% más. El beneficio sobre las ventas se situó en el 15,4%, entre los más altos del campo, si bien bajo el récord del 17,6% alcanzado en 2018. Un retroceso debido a las fuertes inversiones precisas de cara al desarrollo de la electrificación, con el primer modelo eléctrico de la marca, el Taycan, lanzado al mercado a lo largo del año pasado. Llamativamente, el número de empleados aumentó sensiblemente el año pasado, hasta 35.429, un nueve con seis%, algo que Metschke atribuyó asimismo al proceso de electrificación del fabricante.

Aparte del Taycan, en 2019 Porsche efectuó la campaña de lanzamientos más intensa de su historia, con novedades como el 911 cabriolet, la tercera generación del SUV Cayenne, con su nueva carrocería coupé o bien el nuevo 718. Asimismo inauguró su nuevas instalaciones productivas en Zuffenhausen, la primera fábrica del planeta que genera automóviles de forma plenamente sustentable. En EE.UU., la marca consiguió acrecentar sus entregas un ocho%, al tiempo que China fue de nuevo, con 86.000 unidades, el mercado de mayor volumen, registrando un aumento del ocho%. En Alemania, las entregas ascendieron a 32.000 automóviles, un 15% más. Los modelos que más medraron fueron el Macan y el 911.

A lo largo del pasado ejercicio el fabricante aceptó sin recurso de una multa de 535 millones de euros, tras la que espera dar por superado el Dieselgate. En verdad, el pasado ejercicio fue asimismo en el que dio carpetazo terminante a los automóviles diésel, para centrarse en la fabricación de automóviles eléctricos y también híbridos, y seguir mejorando la eficacia de los motores de combustión.

«Como descubrió Converses Darwin, no es la especie pero fuerte la que subsiste sino más bien la que mejor sabe amoldarse al cambio», explicó Blume. En este sentido, Porsche ha anunciado una inversión de 10.000 millones de euros hasta 2024, que asimismo va a ir destinada a la profundización en otras tecnologías de futuro como la conectividad. Conforme especificó Metschke, el 60% se destinará para la mejora en la hibridación y electrificación de su oferta, incluyendo el desarrollo, fabricación y lanzamiento del nuevo Macan eléctrico, en 2022. Otros tres.000 millones se destinarán al desarrollo de infraestructuras, y 1000 millones para la digitalización y servicios de turismo conectado.

El fabricante ha apostado asimismo a la fuerza en este capítulo, con ideas como la instalación de una red 5G en sus fábricas alemanas. «Es un primer paso. Precisamos esta tecnología en autopistas y carreteras si deseamos desarrollar tecnologías como el turismo autónomo», demandó Metschke. Del mismo modo ha puesto en marcha nuevos modelos de negocio, como Porsche Passport, un servicio ya activo en 5 urbes de Norteamérica que deja al cliente del servicio alternar entre diferentes modelos de la marca en función de sus necesidades. Además, asimismo ha continuado mejorando los procesos de producción de los automóviles para reducir su huella medioambiental, habiendo reducido un 75% el CO2 por vehículo en los últimos 5 años.

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *