El duelo entre el Porsche Taycan y el Tesla Model S está servido. Hasta la data, pocos contrincantes habían aparecido en el mercado para plantar cara al coche eléctrico de Elon Musk. No obstante, la próxima llegada del alemán cambia el panorama comercial en el segmento donde los dos modelos compiten. Y es que nos hallamos ante 2 grandes berlinas -miden prácticamente 5 metros- de corte deportivo y con grandes posibilidades, que circulan sin expulsar emisiones al medio ambiente. Solo las alejan la autonomía y el coste, 2 aspectos esenciales en la resolución de adquiere de un vehículo eléctrico.
Mientras que el Model S Performance puede recorrer hasta 590 quilómetros con una sola carga (610 km, la versión Long Range), el Taycan Turbo se queda en 450 km (412 km, la variación Turbo S). Y cuando el coste, en dependencia de la versión escogida, el vehículo de Norteamérica ronda los 100.000 euros, al tiempo que el Porsche más económico cuesta un 50% más. Una tarifa que puede ampliarse conforme se marchan agregando extras de equipamiento.

data-YouTube-vid>

En concepto de prestaciones, las 2 berlinas ofrecen unas cantidades geniales, si bien la de Tesla se presenta levemente más aventajada. Con una velocidad máxima de unos 260 km/h, es capaz de lograr los 100 km/h desde parado en solo dos con seis segundos; la versión Turbo S del Taycan (con funciones overboost y Launch Control que le dejan ofrecer muy puntualmente 761 CV) asimismo marca una punta de 260 km/h y desplaza la aguja del cuentakilómetros de cero a 100 en 2 décimas de segundo más (dos con ocho).

Estas sutiles diferencias pueden quedar más patentes en el mítico circuito de Nürburgring, un trazado empleado frecuentemente por las marcas para poner a prueba sus automóviles. En verdad, cuando la firma de Stuttgart presentó su modelo hizo alarde del tiempo marcado allá. Sus siete minutos y 42 segundos en llenar la vuelta de 20,6 quilómetros la transformaban en la berlina eléctrica de 4 puertas más veloz del Averno Verde.
Días tras el debut, Elon Musk anunció en su cuenta de Twitter que el Model S asimismo iba a correr en ese trazado. Así, el pique estaba servido. No obstante, el ejemplar que ha sido testeado en Alemania todavía no está en venta (conforme las previsiones del creador de la marca estadounidense, va a llegar al mercado en un año). Se trata de una versión superior, llamada Plaid, que ha parado el crono en un pasmante tiempo de siete minutos y 20 segundos.

Data from our track tests indicates that Model S Plaid cánido achieve 7:20 at the Nürburgring. With some improvements, 7:05 may be possible when Model S returns next month.— Tesla (@Tesla) 19 de septiembre de 2019

Cabe apuntar que este tiempo no se considera oficial por el hecho de que se ha calculado a lo largo de las jornadas Industry Pool, en las que los fabricantes usan las instalaciones para testear sus automóviles, incluidos prototipos. A lo largo de estos días no se hacen desafíos para lograr batir tiempos de vuelta veloz.
Si bien sea “oficioso”, dicho dato es genial. Y lo mejor es que Tesla ha anunciado que afinará este vehículo -todavía en fase de desarrollo-, con la meta de lograr bajarlo 15 segundos cuando retornen a Nürburgring el mes próximo. No es la primera vez que la marca prueba este prototipo. Últimamente, ya lo exprimió en el circuito californiano de Laguna Seca, donde logró un tiempo de 1:35.555, un segundo bajo el récord establecido en la categoría de sedanes de 4 puertas.

data-YouTube-vid>

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *