Por primera vez, Porsche ha hecho la presentación mundial del 911 Targa en su TV en formato web. En www.911-magazin.porsche.com, el Directivo de las gamas 911 y 718, Frank-Steffen Walliser, así como los embajadores de Porsche Maria Sharapova y Jörg Bergmeister, dio información sobre las innovaciones del nuevo deportivo. Desde el día de hoy, el segundo episodio repasa la historia de Porsche y los elementos que han inspirado el estreno mundial de una segunda variante: una nueva serie limitada y exclusiva, que combina la tecnología moderna con elementos de diseño del pasado.

Porsche presentó el 911 Targa en el Salón Internacional del Vehículo de Fráncfort en el mes de septiembre de 1965. El Targa no es ni un cabriolet ni un coupé; tampoco un descapotable de techo duro ni una berlina, sino más bien algo absolutamente nuevo: el primer cabriolet seguro del planeta, con una barra antivuelco. Podemos gozar como jamás de la conducción a cielo abierto y de diferentes formas, merced a un techo desmontable y a una ventana trasera de plástico que se puede bajar. Por una parte, existe la posibilidad de conducir con el techo cerrado; por otro, con él absolutamente abierto; y, además de esto, solo con la parte central de tal techo quitada o bien con la ventana siguiente bajada. El término Targa fue la señal de comienzo de una experiencia de conducción Porsche completamente diferente y sería integrado no solo en todas y cada una de las generaciones futuras del 911, sino más bien asimismo en modelos como el 914 o bien el Carrera GT.

Con el nuevo término, Porsche respondía al incremento de los requisitos de seguridad que se imponían en el mercado americano para los descapotables y, con esto, contrarrestaba las voces que solicitaban la prohibición de este género de turismos en USA. En el momento de decidir sobre el nombre del modelo, se tuvieron presente las pistas donde Porsche había conseguido grandes éxitos y de manera rápida salió el de Targa Florio, la prueba por carreteras sicilianas en la que la marca consiguió recordables resultados desde mediados de los cincuenta.

A lo largo de un corto periodo de tiempoperíodo de tiempo, se discutió sobre la denominación “911 Flori”, hasta el momento en que el responsable Nacional de Ventas, Harald Wagner, dio con la contestación cuando preguntó: “¿Por qué razón no lo llamamos sencillamente Targa?” El término italiano asimismo significa “número de matrícula” y la historia de leyenda afirma que solo se dio luz verde a este nombre cuando se trabajaba en los catálogos. En el mes de agosto de 1965, Porsche presentó la propuesta de patente para el término Targa y, desde otoño de 1966, el modelo complementó al coupé de los 911, 911 S y 912 con un éxito incontenible. Desde finales del verano de 1967, los Targa asimismo podían solicitarse con la opción de una ventana trasera fija y calefactable hecha con un cristal de seguridad, en vez de la plegable de plástico. Esta solución pasa a ser parte del equipamiento de serie solo un año después y se sostuvo sin cambios como un factor del Targa prácticamente hasta 1993.

El Targa asimismo siguió siendo un producto fijo de la gama en la segunda generación del 911, la serie G, fabricada desde finales de verano de 1973. Por vez primera, la carrocería del 911 fue cambiada substancialmente y comenzó a llevar nuevos paragolpes con una suerte de fuelle negro en los costados, on-line con las recientes demandas de la legislación estadounidense. Habían de ser capaces de absorber impactos a velocidades de hasta ocho km/h sin que se generaran daños en la carrocería. No hubo cambios técnicos en el diseño del techo Targa. No obstante, su apariencia cambió por el hecho de que a la barra antivuelco de acero inoxidable cepillado se le agregaba la opción alternativa de una en color negro. Aun cuando el 911 sociedad civil cabrio se incluyó en la gama en el primer mes del año de 1983, el Targa prosiguió siendo un fijo de la familia, alén del fin de la producción de la serie G en 1989.

A inicios de otoño de 1988, Porsche lanzó el primer 911 con tracción integral, el 911 Carrera cuatro Type 964, con el que llegaba la tercera generación del icónico deportivo de Zuffenhausen. Porsche sostuvo la manera tradicional de la carrocería del 911, mas el 85 por ciento de las piezas eran nuevas. Solo un año después, se ofreció la variación tradicional de 2 ruedas motrices, el 911 Carrera dos, y asimismo se podían solicitar ya los 3 géneros de carrocería: Coupé, Cabriolet y Targa. El 911 Carrera dos Targa y el 911 Carrera cuatro Targa, fabricados hasta 1993, aún tenían la habitual barra antivuelco y la parte central del techo desmontable. Se generaron un total de 87.663 Targa de estas 3 primeras generaciones del 911.

La cuarta generación del 911, el Type 993, se lanzó en otoño de 1993 en combinación con una carrocería nuevamente diseño. En el mes de noviembre de 1995, apareció un término Targa nuevamente desarrollo. Por vez primera en el 911, las aletas delanteras eran más anchas y bastante más lisas. Las siguientes asimismo eran más anchas y se alargaban on-line recta cara atrás. Aparte de un buen número de mejoras en el motor y el chasis, la generación 993 llevó la idea Targa por una dirección absolutamente nueva, sin la tradicional barra antivuelco.

El techo, efectuado en un cristal tintado termoaislante que iba desde el marco del parabrisas hasta atrás, ahora estaba encajado en una estructura de seguridad longitudinal. Dividido en segmentos corredizos por medio de un mecanismo eléctrico, se abría suavemente al apretar un botón y encajaba bajo el cristal trasero. Uno de los primordiales beneficios de esta nueva solución era la reducción del estruendos del viento, merced a un protector interior para el sol que se despliega cuando el techo está cerrado. La ventana trasera cónica proseguía siendo una característica de este Targa. El nuevo término Targa de la serie 993 ofrecía, por vez primera, el placer de conducir a cielo descubierto sin mudar apenas la habitual línea de techo del 911 coupé.

En 1997, Porsche presentó la quinta generación del 911 con el Carrera Type 996. Plenamente rediseñado, se caracterizaba por usar por vez primera motores bóxer de 6 tubos refrigerados por agua. Al lado del Coupé y al Cabriolet, el Targa estuvo libre desde diciembre de 2001. Igual que su predececesor, el 911 Targa tenía un techo de cristal de funcionamiento eléctrico, ahora con una superficie de más de uno con cinco metros cuadrados. Jamás ya antes había habido una superficie de cristal tan grande en un Porsche 911. El nuevo Targa asimismo fue el primer 911 en llevar un cristal trasero que podía abrirse. Esto facilitaba el acceso al divido de almacenamiento trasero, que dispone de hasta 230 litros de espacio para llevar maletas, bolsos o bien otro género de equipaje.

En el mes de septiembre de 2006 se lanzaba el Targa de la sexta generación del 911, la Type 997. De entrada, tenía exactamente el mismo diseño de techo Targa que su precursor, mas con una práctica cubierta trasera auxiliar. El empleo de un cristal singular hizo posible reducir el peso en uno con nueve kilos, al paso que 2 tiras de aluminio pulimentado de alto brillo durante los bordes del techo llamaban en especial la atención. Además de esto, el 911 Targa pasaba a estar solo libre en las 2 variaciones de tracción total: el 911 Targa cuatro y el 911 Targa 4S.

En el mes de septiembre de 2011, Porsche presentaba la séptima generación del 911, absolutamente rediseñada. Tras el lanzamiento de las variaciones de carrocería coupé y cabriolet, se presentó el 911 Targa en el primer mes del año de 2014, una fusión entre clasicismo y modernidad con su techo renovador. Por vez primera, la idea tradicional Targa se combinó perfectamente con un techo vanguardista. Igual que en el legendario Targa original, el nuevo modelo tenía la característica barra ancha en la zona de los pilares B, una sección de techo desplazable sobre los asientos delanteros y una ventana trasera envolvente sin pilares C. Mas, en contraste a los modelos tradicionales, el techo del nuevo Targa se abría y cerraba al apretar un botón. Un sistema absolutamente automático guardaba de una manera increíble la parte central del techo tras los asientos siguientes. El nuevo 911 Targa suponía una renovadora edición del tradicional de 1965, con una terminación de enorme calidad.

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *