La mayoría de las financieras en España tiene entre sus planes adoptar desde septiembre un modelo de trabajo híbrido en servicios centrales que combine la actividad en recóndito y la presencial, conforme han trasladado a Ep los portavoces de diferentes bancos.

El campo bancario ha aprovechado la pandemia del coronavirus para probar una forma nueva de trabajar y, dados los resultados positivos constatados, están diseñando planes de reincorporación progresiva que contemplan estimular el trabajo a distancia.

Los empleados de los centros corporativos de Banco Sabadell van a poder comenzar a efectuar su tarea de forma presencial desde septiembre, mas va a ser por turnos y se suprimirán los puestos fijos, con el propósito de sostener las distancias de seguridad.

Las medidas todavía se están concretando, mas la idea es que tras el verano sus empleados se alternen para trabajar una semana en los centros y otras 2 desde sus casas. La entidad cuenta asimismo con un plan de contingencia por si acaso se diese un rebrote de casos de Covid-19.

Banco Bilbao Vizcaya Argentaria, por su lado, va a abrir los centros de trabajo de servicios centrales desde el 1 de julio a fin de que ciertos equipos comiencen a conjuntar el trabajo presencial y el recóndito, si bien los empleados que precisen proseguir trabajando al 100% desde casa van a poder hacerlo hasta septiembre.

El banco encabezado por Carlos Torres usará los meses de verano para probar el modelo híbrido de cara a septiembre. El encargado de talento y cultura de Banco Bilbao Vizcaya Argentaria, Carlos Casas, comentó últimamente los aprendizajes positivos de estos meses, como que el trabajo en recóndito ha tolerado sostener de forma exitosa la actividad, sin reducir la productividad.

Los trabajadores de los servicios centrales de Bankinter están al 50% presencial, al tiempo que el resto sigue en trabajo a distancia. La pretensión de la entidad es sostener esta ratio a lo largo del verano y, en el mes de septiembre, valorar los sucesos y las indicaciones sanitarias para arrancar un nuevo plan.

«El trabajo en recóndito se desempeñó con absoluta normalidad y sin apenas incidencias»
, aseguran desde el banco, que llegó a contar con un 91% de la plantilla en trabajo a distancia.

Banco Santander sostiene un 70% de los empleados de su sede de Boadilla del Monte trabajando en recóndito y el 30% sobrante ya está acudiendo físicamente al centro. En los servicios centrales de Santander España, que abarca asimismo a otros edificios corporativos, el porcentaje de trabajadores que asiste presencialmente es del 40%.

El banco dirigido por Ana Botín pretende que desde septiembre todos y cada uno de los empleados puedan regresar a sus puestos, si bien va a depender primordialmente de que se pueda asegurar la distancia de seguridad. En los centros que no resulte posible, la vuelta, que va a ser progresiva, se efectuará por turnos.

En su caso, la posibilidad de trabajo a distancia se sostendrá como anteriormente de la pandemia del coronavirus. Banco Santander cuenta con una política de «flexiworking» que valora el trabajo desde objetivos y resultados, y no por el tiempo empleado, y deja desempeñar las funciones a distancia o bien escoger qué días trabajar. Cada trabajador debe acordarlo con el directivo de su departamento.

CaixaBank, de su lado, sigue trabajando en el diseño de su protocolo, mas mientras en los servicios corporativos y territoriales se sostiene preferiblemente el trabajo a distancia hasta septiembre. Únicamente se adelantará a lo largo del verano el regreso de los empleados de aquellas áreas con contrariedades operativas o bien afectación a su productividad en recóndito, o bien cuya presencia se estima precisa para dar el soporte preciso a la red de oficinas.

En su caso, Bankia llama a la vuelta en estos día a directivos en función de sus circunstancias personales y conciliación, con la pretensión de que en el mes de septiembre se incorporen el resto de profesionales de forma escalonada.

En la torre KIO, por poner un ejemplo, no caben los 1.900 empleados que frecuentemente asisten si es preciso sostener la distancia de seguridad, de manera que se reincorporará la mitad tras verano -unos 950- y se va a hacer por turnos semanales y en función de las necesidades.

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *