La compañía de telefonía Vodafone ha anunciado que desde el próximo 15 de junio va a ofrecer sus primeros servicios comerciales de 5G en un total de 15 urbes españolas: la capital española, Valencia, Barna, Málaga, Sevilla, Bilbao, A Coruña, Zaragoza, Pamplona, Santander, Vigo, Vitoria, San Sebastián, Gijón y Logroño. Así, se transformará en la primera operadora que lanza este servicio en este país y una de las vanguardistas en hacerlo a nivel europeo. El despliegue de esta quinta generación de conectividad es el punto de entrada a la era del Internet de las Cosas, las urbes inteligentes y la conducción autónoma.

Merced a su baja latencia, esta tecnología puede ofrecer velocidades superiores a las de las redes más avanzadas de la precedente generación (4G LTE), lo que deja multiplicar exponencialmente el número de objetos conectados a la red. Esto va a ayudar a desarrollar las denominadas Smart Cities en el campo de la movilidad.
“Hasta ahora, el vehículo solo ofrecía la información que el conductor podía ver. Con la introducción de la tecnología 5G en las urbes inteligentes, va a recibir datos del ambiente urbano antes que los vea”, explica César de Marco, ingeniero de Seat. Y es que los automóviles, comunicados entre ellos y con las infraestructuras, advertirán a viandantes, corredores y obstáculos estáticos con cierta antelación, de forma que el conductor va a poder reaccionar ya antes aun de verlos con sus ojos. Esto reducirá el número de accidentes y va a mejorar la seguridad vial.

La conectividad 5G dejará a la comunicación entre automóviles y con las infraestructuras

Una de las peculiaridades de la conectividad 5G es el poco tiempo que tarda la red en contestar a una orden. Si el humano precisa cuando menos 150 milisegundos en reaccionar frente a un estímulo externo así sea táctil, auditivo o bien visual, la conectividad 5G tiene la capacidad de bajar el tiempo de reacción de la red y de aviso al conductor a los cinco milisegundos. De todas maneras, la eficiencia de los automóviles pertrechados con esta tecnología va a depender del resto del ecosistema de urbe conectada.

Seat, en cooperación con Telefónica, ha estado trabajando en el desarrollo del 5G aplicado a los automóviles. La firma de Martorell presentó sus avances en la última edición del Mobile World Congress, festejado a fines de febrero en Barna. En concreto, mostró de qué forma un ejemplar preparado con esta conectividad podía comunicarse con los dispositivos montados en la infraestructura viaria.
El coche era capaz de advertir a los viandantes a distancia a través de sensores de presencia conectados a los semáforos. La información se mandaba a la red 5G y, ahora, al vehículo a fin de que este avisara al conductor. “En el caso de los corredores, pues se desplazan más veloz, usamos otras tecnologías. Agregamos dispositivos electrónicos a la bicicleta y pequeños indicadores a la infraestructura urbana para advertir con precisión la presencia de la bicicleta”, explicó César de Marco, responsable del proyecto 5G Connected Car en Seat.

El coche conectado a la infraestructura alerta con antelación de los peligros al conductor, como  que un peatón está cruzando la calle

El vehículo conectado a la infraestructura alarma con cierta antelación de los riesgos al conductor, como que un viandante cruza la calle
(Emané Espinosa)

La evolución de la telefonía móvil ha sido vibrante, en especial tras la llegada del 3G a principios de este siglo. Esta tecnología ofrecía un ancho de banda suficiente para conectarse a internet desde el teléfono. Con el 4G, los automóviles de gama alta comenzaron a ofrecer internet, disponiendo de una SIM propia -otros dejan introducir la del dueño- que se conecta con redes 3G o bien 4G para estar en constante conexión con el planeta. En los últimos tiempos abundantes fabricantes han recurrido al wi-fi en el vehículo con enrutadores, como Audi, BMW y Toyota, que dejan conectar múltiples dispositivos.

El despliegue del cinco G en este país se genera una vez que la Comisión Europea decidiera favorecer la tecnología WiFi en la legislación que prepara para los automóviles conectados. De todas maneras, tanto el Partido Socialista como el Partido Popular manifestaron su discrepancia a este respecto. En un discute organizado en el mes de abril por Adigital en la capital española, el secretario de Estado de Avance Digital, Francisco Polo, aseveró que “España va a apostar por el 5G para el vehículo conectado, nos debamos enfrentar a quien nos debamos enfrentar”. En ese acontecimiento el líder del Partido Popular Guillermo Mariscal afirmó “no dar la batalla por perdida” ni “renunciar”, a pesar de la postura del Ejecutivo comunitario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *