Los Letrados adelantan la rotura del sistema de solidaridad frente a la trasferencia de las prestaciones

Blanca Capitán | Blanca Capitán El traspaso de la administración económica de la Seguridad Social al País Vasco ha levantado una inminente ola de reacciones. Este pacto, tratado en una segunda asamblea de trabajo entre el nuevo Gobierno PSOE-Podemos y el Partido Nacionalista Vasco (PNV), recoge treinta competencias -aparte de la de la Seguridad Social-, incluidas en el Estatuto de Autonomía. Ciertamente, resulta ser la primera vez en la historia de España que el Ejecutivo central admite transferir la administración económica de la Seguridad Social. Un pacto más siseado que alabado. En el caso de que realmente se cumpla este traspaso de competencias, ¿charlaríamos puesto que de una brecha en la construcción de la solidaridad del Estado?Según los letrados de la Seguridad Social, esta administración, en el caso de realizarse, “supondría el inicio de la rotura de la solidaridad del sistema y de la igualdad de todos y cada uno de los españoles en materia prestacional”. Además, este colectivo reclama el papel que juega acá la comisión parlamentaria del Acuerdo de Toledo, la que semejan haber pasado por alto tanto un partido como el otro. “Es preciso que la comisión parlamentaria del Pacto de Toledo delimite los principios básicos a los que debe someterse el proceso”, y lo aborde al lado de las cuestiones políticas y con el “imprescindible consenso de todos y cada uno de los campos de responsabilidad implicados”, advierte el cuerpo de Letrados.Una postura afín a la que se ha ligado el expresidente del Gobierno y presidente de FAES, José María Aznar, quien asegura que este pacto es “el principio del fin” de la “solidaridad entre los españoles”, puesto que supone un paso más en el “proceso de desmantelamiento y debilitamiento de la nación española”. Conforme explican los Letrados, la resolución de trasferir las posibilidades “afecta de lleno a las previsiones del artículo 149.1.17 de la CE que da la competencia exclusiva al Estado sobre legislación básica y régimen económico de la Seguridad Social”. Además, mencionan al Tribunal Constitucional y a la propia Constitución para mantener que la Seguridad Social es un sistema “único y unitario para todos y cada uno de los ciudadanos”, que debe asegurar “la igualdad de todos y cada uno de los españoles en el ejercicio de los derechos y deberes”.Por el instante, conforme las partes implicadas en el pacto, el traspaso de la administración de la Seguridad Social se efectuaría entre junio y diciembre de 2021. Sin embargo, semeja que para la capacitación política vasca no es suficiente, en tanto que conforme fuentes del PNV la administración económica de la Seguridad Social consiste en que el País Vasco “recaude las cuotas, haga los pagos y lleve los flujos” y, ha puntualizado, que la carta con la nómina de las pensionesdebería llegar con el escudo del Gobierno Vasco o bien de las instituciones vascas”. Ante esto, mejor no pronunciarse, comportamiento por el que ha optado el presidente de la Generalitat Valenciana, el socialista Ximo Puig, quien señala que “hay que leer la letra pequeña” y apunta asimismo, que hasta el momento en que no conozca los pormenores del pacto no puede “pronunciarse al respecto”.

Fuente: larazon.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *