Pon una cama abatible en tu vida, no te arrepentirás

Las camas abatibles , son sin duda una respuesta interesante desde un punto de vista  funcional, ya que aportan un elemento para el descanso, sin restar  demasiado espacio a una estancia. Esa es la razón de que estén viviendo  un momento de gloria en lo que se refiere al equipamiento de espacios de  interior, ya que hoy en día en numerosas grandes ciudades el metro cuadrado resulta a precio de oro, lo que propicia cada vez más la aparición de microapartamentos.
Asimismo suponen todo un alivio para las  familias numerosa y para hoteles u  hostales que quieren ampliar su número de estancias… en definitiva, una  muy buena opción para contar con una cama extra en un mueble que,  incluso, aparentemente no parece que tenga una cama en su interior.
Es sin duda un gran recurso y una gran alternativa con una finalidad muy práctica. Veamos cuál fue su origen y evolución a lo largo de la historia.

Historia de la camas abatibles

Nos tenemos que remontar a mediados del 1800 para descubrir  cómo nace este mueble que hoy en día se ha convertido en un elemento  imprescindible en muchas casas y que tanto ha evolucionado en casi 200 años.
En aquellos tiempos, muchas familias, incluso acomodadas, vivían en espacios reducidos, compartido con varios hijos e incluso abuelos, que hacían indispensable tener  camas abatibles dónde poder descansar todos. Fue en Inglaterra dónde  nació este tipo de cama que poco a poco fue extendiéndose por todo el  continente. Estas pioneras camas abatibles se colocaban por lo general en la sala de estar, de hecho, su decoración era regia y muy clásica para que pasara por ser un complemento decorativo en este tipo de habitaciones.
Es importante destacar la auténtica revolución que supuso la aparición de las camas abatibles. Antes  de que existieran, no había ningún mueble similar, solamente colchones  escondidos en otras partes de la casa o bajo de las camas que se tiraban  en el suelo para que descansaran los familiares o amigos que visitaban.  Las camas abatibles marcaron un antes y un después.
Fue en 1900 cuando se patentó la cama abatible.  Murphy Bed, un empresario anglosajón, patentó esta cama para el resto  de los tiempos.

Ventajas

1. Almacenaje. Estas camas abatibles siempre vienen en un mueble, que podemos aprovechar como almacenaje a mayores.
2. Estanterias. En otras ocasiones, este mueble es mucho más completo. Es un mueble adosado que puede tener estanterías  en las que guardar cosas. Al  abatirse las camas, veremos que queda  como si fuese un armario normal, de esta forma   puede pasar desapercibido, como si no hubiese camas el resto del tiempo.
3. Armarios. Al igual que sucede con las estanterias, se pueden incluir armarios roperos, un buen complemento a la hora de aprovechar cualquier hueco en la casa.
4. Ocasional habitación de invitados. Si no quieres tener una cama abatible en el dormitorio para no compartirlo, siempre puedes añadir una en el salón. Esto es perfecto si deseas tener una especie de habitación de invitados.
5. Doble funcionalidad. Es muy útil cuando los niños llevan a casa compañeros de clase para realizar los deberes juntos; la habitación adquiere, gracias a este mobiliario, una doble funcionalidad, como dormitorio de noche y como sala de estudios de día.
6. Despreocupación por el espacio.
Optimizan al máximo el espacio del que disponemos, no sólo por el tema  de la cama, sino que su diseño en conjunto busca la máxima comodidad.
7. Facilidad para limpiar.  Son de fácil limpieza, cuando quedan recogidas lo que que queda a la vista es un mueble de madera como el resto del dormitorio.
8. Estética.  Además da una sensación visual de orden, al no quedar la cama a la vista, el cuarto parece más grande y recogido.

Tipos

Existen modelos  que se pliegan tanto en  sentido vertical como en sentido horizontal, fácilmente adaptables a  cualquier distribución de la habitación. También existen las que se convierten en sofá.

1. Horizontales
Son aquellas camas que se pliegan a lo  largo. Son  son ideales para los dormitorios que  sean muy estrechos.  Tienen la ventaja añadida de que pueden  incorporar estanterías, escritorios y armarios, entre otras cosas. Son  muebles muy compactos que aprovechan hasta el más mínimo detalle.

2. Verticales
Por su parte, las camas abatibles verticales  se pliegan a lo ancho. Este modelo  es  ideal para dormitorios en los que deseemos tener mayor espacio en el  ancho de la pared. Son muy útiles cuando disponemos de poco espacio pero queremos tener una cama ocasional para cuando nuestros hijos traen un invitado a casa, por ejemplo.

3. Convertibles en sofá
Hablaremos también de las camas abatibles con sofá, tan  de actualidad debido a las nuevas necesidades de espacio que han venido  surgiendo en las construcciones de última generación.
Por último, destacaremos que los sistemas actuales de apertura y cierre son duraderos, seguros y fáciles de manejar, pensados para evitar accidentes.
Respecto al mecanismo de pliegue, los podemos encontrar de forma manual o  automática, siendo la más recomendable la que se abre simplemente con  una sola pulsación.
Para más información, no dudes en contactar con nosotros, estaremos encantados de atenderte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *