Muchos agentes han sido sancionados por utilizar mascarillas y guantes propios. A esto hay que sumar la denegación de descansos y permisos para conciliar

El pasado 14 de marzo el Gobierno dictaminó el estado de alarma. En ese instante, los sindicatos policiales y de las asociaciones de la Guarda Civil insistieron, de nuevo, en que no contaban con los materiales ni los equipos esenciales para poder encarar su trabajo de forma segura. Un hecho al que hay que sumar la carencia de medidas para conciliar y que ciertos agentes fueron sancionados y expedientados por utilizar su material al carecer de él. Pues bien, una semana después, los máximos responsables de la Policía y la Guarda Civil aseguraron a lo largo de la conferencia de prensa del Comité Directivo del Coronavirus que “todos los agentes y guardas que están en la calle tienen un kit de protección”.Un extremo que ha sido negado por los dos Cuerpos. Una semana después prosigue siendo grave “la ausencia de materiales y equipos EPIs en las plantillas (mascarillas, guantes de nitrilo y geles desinfectantes)”, apuntan desde el sindicato policial Jupol. Y Tampoco hay una orden de servicio armonizada a nivel nacional de turnos de trabajo que minimice y también en lo posible el contagio del virus COVID-19, como la conciliación familiar.La Asociación Unificada y también Guardas Civiles (AUGC) ha sido tajante: «No, no es verdad que todos lo agentes que están en la calle tienen un kit de protección”. Ni ya antes ni tras la declaración del estado de alarma se ha cumplido el protocolo. Desde esta asociación se han denunciado las sanciones y rudas advertencias a los guardas civiles por usar mascarillas y guantes propios, las patrullas de 3 agentes, el incremento del número de servicios que solamente logran es sobreexponer a los guardas civiles, denegación de permisos y descansos en la jornada de trabajo o bien la no concesión de solicitudes de los agentes para poder conciliar.El hecho de que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, afirmara que y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado ya no son considerados un “gasto superfluo” tampoco asistió a aliviar los ánimos. Aunque es verdad que en la última comparecencia de los responsables de la Policía y la Guarda Civil ya se “autorizó” el empleo de material propio a los agentes sin temor a sanción. la solución prosigue sin llegar.Las redes sociales se llenan de historias reales. De de qué manera viven los agentes y guardas civiles esta situación. “En Toledo, un solo EPI para una unidad de 10 componentes, un puñado de guantes sin contabilizar, igual 40, y siete mascarillas normales, no de las aconsejadas, cada guarda va a deber justificar si emplea más de unos zapatos por servicio”. Por no charlar de todos aquellos a los que han proveído de mascarillas caducadas.El hecho es que se dan menos mascarillas de las que corresponderían y deben justificar su empleo. Las historias se suceden por todas y cada una de las urbes de España.La realidad en muchas ocasiones supera a la ficción, y lo que vemos y lo que nos dicen por TV es pura ficción. Acá el testimonio de un compañero: dos kit para 30 GC.#ProhibidoRendirse #Nosomosungastosuperfluo@jucilnacional @jusapol @JupolNacional pic.twitter.com/YuzR4Knpx2— Jucil Urbe Real (@JucilCReal) March 22, 2020



Fuente: larazon.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *