Las negociaciones entre PSOE y Podemos no están rotas, mas desde el instante en que a la primera hora de la mañana de este lunes se viesen las caras la vicepresidenta del Gobierno y el negociador de Unidas Podemos, Pablo Echenique, no ha vuelto a haber contactos. En la capacitación morada aguardan una nueva llamada de los socialistas para avanzar sobre una oferta que por el momento es insatisfactoria y que, conforme Unidas Podemos, les posterga a un “papel decorativo” en el futuro gobierno de alianza. Ante la carencia de avances, Podemos tiene previsto votar no en la primera votación de investidura, y se abren a alterar el sentido del voto dependiendo del devenir de los futuros avances.

Echenique ha señalado en la Cadena Ser que “evidentemente” no van a votar en favor de la investidura de Sánchez, y que ahora se discuten entre el no y la abstención. Mas el líder no ha querido desvelar cuál va a ser al final el sentido del voto aduciendo que es un discute que todavía deben tener dentro de la capacitación. No obstante, la portavoz de su conjunto en el Congreso, Ione Belarra, ha desvelado en declaraciones a TVE que votarán en contra. Lo hacía al tiempo que Echenique demandaba respeto a los 4 millones de votantes de Podemos y reclamaba que “esto no va de mensajes, sino más bien de hechos”.

“Lo más esencial en política es la congruencia y solicitar a las derechas la abstención y al tiempo procurar edificar un gobierno de alianza, no semeja la mejor estrategia para conseguir los apoyos”

Belarra ha justificado el voto en contra en la insistente demanda del presidente a Partido Popular y Ciudadanos a fin de que se abstengan en su investidura. “Por coherencia”, la líder ha señalado que su capacitación no puede abstenerse si persiste esa reclamación. “Lo más esencial en política es la congruencia y solicitar a las derechas la abstención y al tiempo procurar edificar un gobierno de alianza, no semeja la mejor estrategia para conseguir los apoyos”, ha comentado la portavoz ya antes de reanudarse el pleno.

“Nuestros 4 millones de votos tienen un peso fundamental y nos marchamos a dejar que se nos minusvalore”, ha comentado Belarra, quien sí ha coincidido plenamenten con Echenique en que quien debe desplazar ficha es el Partido Socialista Obrero Español pues “lo que nos están planteando es un papel meramente decorativo” que “no es de recibo”.
En este sentido, Echenique ha admitido que el Partido Socialista Obrero Español no permita que Podemos pueda tener ningún ministerio de Estado. “Lo aceptamos”, ha confirmado, mas no que desde ahí se les nieguen competencias en campos como Trabajo o bien en materia de feminismo. De ahí que ha retado al presidente en funciones que si comprende que no hace una propuesta meramente ornamental a Podemos, que la desvele en la Cámara a fin de que todos puedan juzgarla.

“No es bueno que entremos en los desaires pues deseamos proseguirse negociando”

Echenique ha eludido entrar al harapo sobre los reproches en que entraron Sánchez y también Iglesias este lunes en el Congreso. “No es bueno que entremos en los desaires pues deseamos proseguirse negociando”, ha apelado, pues por la parte de la capacitación morada “no están rotas las negociaciones”. Mas todo está pendiente de un hilo y ligado a la voluntad de los socialistas de charlar, ha insistido.

En cualquier caso, Echenique ha desvelado que el inconveniente no se centra ahora en los nombres del futuro gobierno. Preguntado sobre si Montero sería uno de los nombres que están sobre la mesa para entrar en el nuevo Ejecutivo, el líder ha aceptado que los socialistas “están prestos a no poner problemas”. Sin charlar de personas específicas, ha asegurado que hasta el momento “no ha habido concreción”, mas “sólo faltaría”. “Cuando ocurre algo como lo del viernes, que es algo generosísimo y también nuevo en los sistemas democráticos, solo faltaría que tras vedar al líder, el Partido Socialista Obrero Español esté proponiendo la posibilidad de poner más vetos”, ha argumentado.
Echenique ha preferido no charlar de nombres pues realmente, “prácticamente no se han puesto nombres sobre la mesa”. La razón es que “queremos ponernos conforme en los departamentos en los que nos pondríamos de acuerdo”, ha justificado. Ni tan siquiera del suyo: “No me lo propongo en esos términos” pues, en cualquier caso, “todavía no hemos tenido esa conversación” con Iglesias, .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *