Podemos arremete contra Sánchez por el caso Garzón para robar espacio al PSOE

Publicado el Por Marina S.


Puede que este no sea el conflicto en el Ejecutivo de coalición más llamativo o, dicho de otra forma, estruendoso, pero sí es el de mayor gravedad. Una situación única que se desató con la
polémica declaración sobre la calidad de la carne del titular de Consumo y que lleva una semana dilatándose con valoraciones cada vez más despectivas.

La mitad morada del gabinete ha salido en tromba a cuestionar la «lealtad» del presidente del Gobierno y de los socialistas. Incluso la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, que acostumbra a ser más diplomática en los líos entre PSOE y Podemos, que no son pocos, pidió este lunes a Pedro Sánchez que sea
«más cuidadoso» no solo con la coalición sino también con sus palabras

. Al otro lado, se desautoriza al ministro Alberto Garzón claramente.

Hay un importante componente electoral en esta búsqueda de distanciarse entre unos y otros; el 13 de febrero son las elecciones autonómicas de Castilla y León y ahí Podemos confía en rentabilizar esta polémica. La estrategia es utilizar el asunto para hacer una reivindicación de la ganadería extensiva, más sostenible, frente a la producción intensiva, que consideran contaminante y poco rigurosa con los estándares de calidad. Es su búsqueda de un votante ‘verde’, joven y comprometido. Por eso mantienen esa diferenciación con los socialistas.

Además,
dice la dirigencia de Unidas Podemos que cuando la «derecha y la extrema derecha» han atacado a un ministro socialista ellos han estado ahí para defenderle, pero que, en cambio, el PSOE no está teniendo la misma fidelidad con el ministro de Consumo, Alberto Garzón, durante esta controversia después de que en ‘The Guardian’ dijese que los productos cárnicos procedentes de macrogranjas españolas no son de buena calidad.

Los morados insisten en que es víctima de un bulo difundido por el Partido Popular y Vox y que el propio presidente del Gobierno se lo ha comido, esto último dicho por un tertuliano Pablo Iglesias ya lejos de la política. Lo que en la Ejecutiva de Podemos consideran «preocupante», «inquietante», y subrayan, «desleal».

Rechazo a las macrogranjas

En el diario británico, Garzón comparaba la ganadería extensiva con las macrogranjas, de las que dice que se «exporta carne de calidad pobre». Pero los morados y Consumo apostillan que no hace referencia al sector ganadero español en general sino a ese específico, por lo que no entienden las críticas de la oposición ni el fuerte malestar de sectores socialistas. Este sábado, en Valladolid, Unidas Podemos dará el pistoletazo de salida con un acto de precampaña electoral para Castilla y León al que asistirá la ministra de Derechos Sociales y secretaria general del partido morado, Ione Belarra.

Iniciarán además este ciclo aireando la polémica sobre el modelo de producción cárnica que protagoniza estos días el titular de Consumo, a la sazón líder de Izquierda Unida. Este asunto estará muy presente en sus discursos porque la Ejecutiva de Podemos confía en que su crítica a la ganadería intensiva y su defensa de las ganaderías familiares pequeñas y medianas les ayudará.

El portavoz nacional del partido, que es además el candidato morado el próximo 13-F, Pablo Fernández, aseguró que la polémica no les perjudicará porque, asegura, en Castilla y León «es evidente, es incontrovertible el rechazo unánime a las macrogranjas». Aunque donde sí ven que pueda afectarles es si finalmente «pesa más el bulo de la derecha».

«Siempre que un miembro del Gobierno ha sufrido un ataque por parte de la derecha nos hemos comportado con extraordinaria lealtad»

Ahí, cargan contra los socialistas sin miramientos. «Nosotros siempre que un miembro del Gobierno ha sufrido un ataque por parte de la derecha nos hemos comportado con extraordinaria lealtad y hemos defendido al Gobierno en su conjunto», decía el lunes Fernández. El presidente del Grupo Confederal en el Congreso, Jaume Asens, escribió en Twitter que la desautorización de Sánchez le hará perder votos el próximo 13 de febrero por no defender a los «ganaderos frente a las macrogranjas».

Equilibrios internos muy delicados

El malestar en La Moncloa con las palabras de Garzón es muy grande. Lo
demostró Pedro Sánchez en su entrevista del lunes en la Cadena SER. Nadie del PSOE ha avalado aunque sea mínimamente al ministro de Consumo. Pero no hay margen para mucho más. El presidente puede, técnicamente, cesarlo, pero la estructura de la coalición pactada desde 2020 es el cimiento de la relación entre ambos socios. Y políticamente Sánchez no es soberano para acometer cambios en la parte morada del Gobierno.

En un proceso en el que todo ese espacio vive una suerte de refundación bajo el liderazgo de Yolanda Díaz, los equilibrios internos son muy delicados. «Sería surrealista que Garzón tuviera que irse por cumplir con el acuerdo de Gobierno», cerraba filas con el ministro este miércoles en TVE la vicepresidenta. Los socialistas desearían anestesiar el conflicto. Pero manteniendo las loas al sector ganadero como mensaje central.

La portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, fue nítida ayer desautorizando al ministro Garzón, pero a la vez evitaba pronunciarse sobre si debe dimitir. «Reiteramos el compromiso del Gobierno con el sector ganadero, que es inequívoco, claro y total. El resto no contribuye a la puesta en valor de un sector del que nos sentimos orgullosos y que contribuye al PIB del país», señaló la portavoz.

Insistió en que el compromiso del Ejecutivo de Sánchez con la ganadería española se «constata con hechos», refiriéndose a medidas como la Ley de la Cadena Alimentaria o el plan estratégico nacional de la Política Agrícola Común que contempla un «significativo incremento» del 11% en las ayudas al sector ganadero.

«Frente al ruido y las palabras, hechos y compromiso con el sector ganadero (…) No vamos a dejar ni un minuto más a este tipo de polémicas que no beneficia a este sector. Nosotros con el BOE trabajaremos en apoyo del sector ganadero» insistió la portavoz. Rodríguez abundó en estas ideas pero en ningún momento quiso entrar a valorar si Garzón debía dejar el cargo. Del mismo modo que tampoco se manifiesta que debería continuar.

Este martes el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas,
se lanzó a un ‘tour’ de entrevistas en Onda Cero, La Sexta, RTVE y Trece TV. En un tono contundente, como queriendo compensar el silencio de estos días, Planas declaró que como titular del ramo «si alguien habla de Alimentación, lo normal es que me llame».

Cumplen la normativa

En este sentido, preguntado sobre si
Alberto Garzón tiene la preparación suficiente para desempeñar la cartera de Consumo, su compañero de gabinete evitaba responder. De igual modo, defendió la situación de las grandes explotaciones ganaderas en España conocidas como ‘macrogranjas’: «Las macrogranjas abiertas cumplen la legislación vigente, si no la inspección las cerraría». Planas también recordó que está en preparación un decreto para ordenar las explotaciones de bovino (carne y leche) cuya fase de exposición pública finalizó el pasado 10 de noviembre y que irá al Consejo de Ministros en los próximos días.

Y, en este sentido, añadió que estamos ante «un sector clave para la economía española» y que España exportó productos agroalimentarios en el último año por valor de unos 58.200 millones de euros, con más de 20.000 millones a favor en la balanza comercial. Además, el ministro ha aportado un dato más: «En Francia, Dinamarca y Holanda el tamaño medio de la explotaciones es bastante superior al de la explotación ganadera en España», ha apuntado. Preguntado por la posición del Gobierno, en referencia a las diferencias crecientes entre PSOE y Podemos alrededor de esta polémica, Planas ha asegurado que el Ejecutivo busca «la ordenación» tal y como se ha hecho en los últimos meses con las explotaciones porcinas y avícolas.

«Como hemos concluido este diciembre con el sector de vacuno de leche y carne, estableciendo 850 unidades de ganado mayor (UGM), lo que supone unas 725 vacas y unos 1.400 terneros», apunta el ministro quien recuerda que en esta materia también tienen competencias las autonomías y los ayuntamientos. «La agricultura familiar y profesional es el eje del sector primario y merecen nuestro reconocimiento, respeto y apoyo», zanjó. El ministro Luis Planas, en síntesis,
apuesta por combinar la sostenibilidad con la rentabilidad de las explotaciones y pone en valor el importante esfuerzo dentro de la ganadería en nuestro país para incorporar a mujeres y jóvenes a esta actividad.


Fuente: ABC.es .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *