La polémica por la aplicación del artículo 100.2: la ex- consejera de Trabajo y Forn van a poder salir de la prisión entre semana y se unen de este modo a «los jordis» y a Forcadell en el momento de ver flexibilizado su segundo grado

La resolución del Sindicato UGT (Unión General de Trabajadores) de solicitar el indulto de la ex- consejera catalana Dolors Bassa –condenada por sublevación en el juicio a los líderes del «procés»– amenaza con poner a prueba en los próximos meses al Gobierno de Sánchez y su nuevo enfoque al reto independentista. Lo va a hacer singularmente si el discute en torno a ese indulto llega a la mesa del Consejo de Ministros antes que el Congreso alumbre la anunciada reforma del Código Penal para rebajar las penas asociadas al delito de sublevación. Ante esa eventualidad, Sánchez y su equipo deberán tomar una resolución que, por una parte, puede afectar a la mesa de diálogo pactada con ERC y a las conversaciones para aprobar los presupuestos y, por otro, comprometer a los socialistas en frente de los conjuntos de la oposición del centro derecha.La solicitud de indulto todavía no ha sido formalizada y esa circunstancia hace que los actores que integran la alianza en el Gobierno opten por el silencio. Anteriormente, Partido Socialista y Podemos no sostuvieron una alternativa coincidente con respecto a los indultos. En torno a la solicitud específica de indulto a Bassa, fuentes de la Vicepresidencia Segunda, a cuyo frente se halla Pablo Iglesias, optaban el día de ayer por la prudencia. Fuentes del partido morado, no obstante, recuerdan que Podemos siempre y en toda circunstancia se ha mostrado abierto a que el Ejecutivo valore esta medida de gracia. Advierten de que es «viable», aparte de una figura reconocida en el ordenamiento jurídico de España y, por lo tanto, no contemplan, a priori, que deba darse portazo a este discute. Recuerdan esas fuentes, sin embargo, que Podemos es parte integrante de un Gobierno en el que están en minoría y que el acuerdo de Iglesias y Sánchez se edificó sobre la base de reconocer el liderazgo del Partido Socialista con respecto a la crisis catalana y la cuestión territorial. En verdad, las competencias en esta materia están repartidas entre la vicepresidencia de Carmen Pelado y el Ministerio de Política Territorial, asimismo en manos socialistas en la figura de Carolina Darias.Respecto a la solicitud del indulto de Bassa, el secretario general de Unión General de Trabajadores, Pepe Álvarez, aseveró el día de ayer que esta cuestión, cuando se concrete, «en ningún caso debe alterar las negociaciones del Gobierno para la preparación de los presupuestos» de 2020. El secretario general de Unión General de Trabajadores en Cataluña, Camil Ros, confirmó el miércoles a este diario que el sindicato trabajaba en la presentación de este indulto.Precisamente en torno a la situación penitenciaria de Bassa, el día de ayer se generó una novedad. El ex- consejero Joaquim Forn y la propia Bassa van a poder salir de cárcel unas horas al día para trabajar y cuidar un familiar edad de avanzada edad, respectivamente. En el caso de Forn va a poder estar fuera de cárcel de Lledoners a lo largo de 12 horas y media a lo largo de 5 días por semana. Por su lado, Bassa va a poder estar fuera de Puig de les Basses 8 horas a lo largo de 3 días de la semana. Esta circunstancia transforma a Forn y Bassa en los primeros ex- consejeros del Gobierno de Carles Puigdemont condenados por el «procés» a los que se aplica el artículo 100.2 del reglamento penitenciario a fin de que puedan salir de la prisión para trabajar o bien ejercer de voluntariado. Esta medida ya ha sido incorporada a fin de que puedan salir de la prisión a lo largo de ciertas horas el ex- líder de la ANC Jordi Sànchez, el de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, y la ex- presidente del Parlament, Carme Forcadell.

Fuente: larazon.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *