Doctor en Ciencias Económicas y Empresariales y expresidente del INE (Instituto Nacional de Estadística) de 2011 a 2018, Gregorio Izquierdo (la villa de Madrid, 1969) es desde hace meses el directivo del Instituto de Estudios Económicos (IEE). En charla telefónica, defiende que los 140.000 millones en préstamos y trasferencias del Plan de Reconstrucción deben usarse en proyectos justificados y de futuro para la economía de España.

—¿De qué manera valora la EPA del segundo trimestre?

—Esta EPA no es equiparable con ninguna otra, con lo que hay que interpretarla con mucha precaución, mas no sin preocupación. De partida, la caída de las horas trabajadas, del orden del 22%, adelanta fielmente, una vez ajustada la productividad, el orden de deterioro histórico del Producto Interior Bruto que hemos vivido, que resulta considerablemente más significativo que el ajuste de solo el cinco con cuatro% en la ocupación. Un dato en especial alarmante es que solo 13,9 millones de personas trabajó ciertamente en este trimestre de los 18,6 millones de ocupados, con lo que cuatro con siete millones de personas se prosiguen considerando estadísticamente como ocupados, si bien no hayan trabajado por estar en ERTE o bien paros parciales. Además de esto, uno con seis millones de personas paradas se han considerado inactivos por no haber podido buscar empleo en el confinamiento. Estas 2 circunstancias inusuales, son transitorias, y pueden por consiguiente desembocar en un incremento esencial del paro en los próximos trimestres.

–¿Puede frustrar la restauración del tercer trimestre el incremento de brotes y la cuarentena aprobada por R. Unido?

–Una de las claves de una crisis, es su comunicación. En esta, para procurar poner en valor la administración de unos sobre otros se ha pecado a veces de alarmismo, que no favorece a absolutamente nadie, mas que inevitablemente da sitio a falta de confianza. En todo caso, es una nueva negativa que no se justifica con los menores contagios relativos en la actualidad existentes en España frente al R. Unido y que debemos procurar revertir a la mayor brevedad, puesto que esta cuarentena, supone una alarma infundada sobre España como destino, que provocará una esencial retracción de los flujos de entrada de turistas exteriores, con el consecuente impacto negativo en la actividad y empleo.

–¿Debe emplearse el Fondo de Restauración en compensar a ámbitos perjudicados o bien estimular a los renovadores?

–Podemos atender las dos necesidades. Hay que alentar a los ámbitos renovadores, con mayor capacidad de desarrollo y arrastre, mas asimismo asistir a los ámbitos más perjudicados como el turismo. No tiene por qué razón ser excluyente. En verdad, las inversiones prioritarias destinadas a la transición ecológica y digitalización deben lograr a todos y cada uno de los ámbitos, puesto que son precisas para prosperar la competitividad y resiliencia de todo género de empresas. Lo que sí que es vital es que se prioricen aquellas inversiones que tengan mayor incidencia positiva sobre la capacidad de desarrollo y actividad empresarial y empleo a futuro.

–¿Hay margen para rebajas temporales del Impuesto sobre el Valor Añadido en ámbitos en especial perjudicados como la hostelería?

–El Gobierno podría estudiar en estos instantes una rebaja temporal del Impuesto sobre el Valor Añadido en determinados ámbitos como han hecho otros países como Alemania o bien R. Unido. Sería una medida que dejaría calmar en parte a ciertos ámbitos más perjudicados por la crisis. Desde entonces, proponer una subida de impuestos, en especial sobre las compañías o bien el ahorro, sería en especial dañino para la restauración y la actividad. Si deseamos más ingresos públicos el único camino es priorizar la restauración y la lucha contra la economía sumergida, puesto que como hemos estimado en el IEE, procurar confluir en ingresos públicos sin hacerlo ya antes en renta podría destruir en un medio plazo hasta diez puntos de Producto Interior Bruto y del orden de un par de millones de trabajos.

–¿De qué manera se puede reducir la dualidad laboral entre fijos y temporales, como nos ha pedido la Comisión Europea?

–La dualidad es un inconveniente menor a la vera de nuestra elevada tasa de paro, que asimismo es una prioridad para la Comisión Europea. El presente marco laboral ha mostrado fuertes ventajas con relación al que reemplazó con lo que no es prudente revertirlo y menos en la mitad de una crisis. Por una parte, aumentó la sensibilidad del empleo con respecto al desarrollo en la temporada de expansión. Por el otro, está facilitando más eficazmente el mantenimiento del empleo en esta recesión, cuando introdujo como novedad en España que nuestras empresas pudiesen usar exactamente los mismos mecanismos de flexibilidad interna y adaptación que eran frecuentes en la mayoría de Europa. Si algo nos ha enseñado esta crisis, es que las recetas del pasado, en especial las que nunca funcionaron bien, difícilmente pueden ser las soluciones de futuro en una realidad considerablemente más desfavorable y bastante difícil.

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *