El fiscal pide 28 años de cárcel para el hombre acusado de intentar asesinar a su exmujer en Olot y apuñalar a su cuñado en el estómago cuando intentaba defenderla. Los hechos tuvieron lugar la madrugada del 7 de enero del 2017 en un piso de la calle Santiago Rusiñol. La víctima, que había decidido separarse del acusado, había ido allí a vivir con su hermana y su cuñado porque tenía miedo de que el procesado le hiciera daño. Hacia las tres de la madrugada, el procesado irrumpió en el edificio. Llevaba el rostro tapado y, como subraya el fiscal, iba armado con “un cuchillo de grandes dimensiones”. El procesado intentó cortarle el cuello a su ex mujer, pero el cuñado se interpuso y acabó recibiendo una puñalada en la zona del estómago.

Los hechos que ahora llegarán a juicio tuvieron lugar hace dos años y medio. El procesado no aceptaba que su mujer hubiera decidido separarse. De hecho, según subraya el escrito del fiscal, incluso decía que ella “no tenía capacidad para tomar esta decisión unilateral sin su consentimiento”.
La mujer, atemorizada, había decidido irse a vivir a la casa su hermana y su cuñado. El matrimonio estaba en un piso de la calle Santiago Rusiñol de Olot. Fue en este edificio donde tuvo lugar la agresión. El 7 de enero de 2017, hacia las tres de la madrugada, el procesado irrumpió en el bloque tras romper un cristal de la puerta de entrada. Llevaba la cara medio tapada con una braga y iba armado con un cuchillo.

La rotura hizo que su ex mujer y el cuñado bajaran hasta el portal para ver qué estaba pasando. Según relata el fiscal, fue entonces cuando el procesado intentó clavar el cuchillo en el cuello de su ex pareja, aprovechando que la tenía cerca y estaba “absolutamente indefensa”.
El cuñado interpuso allí para defenderla de la agresión machista. Cogió la mano del agresor para impedir que atacara la víctima, pero el acusado se volvió hacia él y le hundió el cuchillo en la zona del estómago. Incluso, menciona el fiscal, después de clavar el arma, el procesado “retorció” la hoja para conseguir “acabar con la vida” del cuñado.

La ropa, en la lavadora

Tras perpetrar la agresión, el hombre huyó. Los Mossos, sin embargo, le pudieron detener poco después en su casa. Cuando registraron la vivienda, los agentes descubrieron que el agresor acababa de poner una lavadora con la ropa que llevaba durante el ataque para destruir pruebas.
Los Mossos también encontraron el calzado que llevaba, que dio positivo en el reactivo para detectar sangre. Además, registraron su vehículo, donde también había restos de sangre. El acusado lleva en prisión provisional desde el 9 de enero del 2017.

Tentativa de asesinato

Inicialmente, el juzgado de instrucción número 2 de Olot le envió a prisión por dos tentativas de homicidio. Pero a su escrito, el fiscal eleva la calificación de los hechos a dos delitos de intento de asesinato. Además,en lo que hace a su exmujer se refiere, le aplica las agravantes de parentesco y de género.
El ministerio público solicita que se imponga al procesado una pena global de 28 años de prisión. Además pide que, una vez haya cumplido condena, el acusado se pase 14 años en libertad vigilada y que no pueda acercarse a menos de 200 metros de su ex mujer y su cuñado durante 15 años.

En materia de responsabilidad civil, el fiscal reclama que el procesado pague una indemnización global de 52.112,04 euros. De estos, 8.819,69 son para su ex mujer, y el resto, para el cuñado. A raíz del apuñalamiento, el hombre tuvo que ser intervenido de urgencia e ingresó en la UCI del Trueta. Estuvo dos meses en el hospital y estuvo más de un año de baja.
El juicio por estos hechos se ha fijado inicialmente para mediados de julio. Será en la Sección Cuarta de la Audiencia de Girona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *