Por posibilidades, impacto sobre el medioambiente y economía de empleo, la electrificación ha venido para quedarse y, con ella, una genuina sopa de letras de iniciales como LEV, HEV, BEV, FCEV o bien PHEV con la que los conductores y los apasionados del vehículo se están familiarizando. La última de ellas, PHEV, ha despertado un enorme interés en los últimos meses. Identifica a los automóviles híbridos enchufables (Plug-In Hybrid Vehicles en inglés), un género de vehículo que combina las bajas emisiones y el placer de conducir de la tecnología eléctrica con la autonomía del motor de gasolina.

El factor que distingue a estos automóviles de los híbridos usuales que compiten hoy día en el mercado de España es la relevancia de su cadena de tracción eléctrica. En un híbrido tradicional (HEV) la función de la batería de propulsión eléctrica es reducir el consumo del motor térmico y darle potencia suplementaria, aparte de poder recorrer unos pocos quilómetros en modo «cero emisiones». La carga de la batería, con una potencia que acostumbra a estar cerca de los uno con cinco kWh, solo se efectúa a través de la frenada regenerativa.

En cambio, en un híbrido enchufable, la propulsión eléctrica acepta un estrellato prácticamente igual al del motor térmico. Su batería tiene una capacidad considerablemente mayor que la de los otros híbridos, conforme explican desde el conjunto galo PSA (Peugeot, Opel, Citroën y DS). En los modelos de Groupe PSA fluctúa entre los 11,8 y los 13,2 kWh y, aparte de regenerarse a través de la frenada, puede cargar energía por medio de la red eléctrica, de ahí lo de «enchufables». Todo esto deja que los automóviles PHEV, como los comercializados por Groupe PSA, superen los 50 km de autonomía «cero emisiones», y gocen de los beneficios de la etiqueta «Cero» de la DGT: acceso libre al centro de las grandes urbes, aun en capítulos de alta polución, estacionamiento gratis en muchos ayuntamientos, plazas de estacionamiento reservadas, posibilidad de circular en carriles VAO con un solo ocupante… A ello hay que sumar incentivos fiscales, ayudas a la compra…

Tras tomar en consideración su mayor costo de adquiere, la otra gran ventaja de estos automóviles es la económica. La autonomía de estos automóviles hace viable circular solamente en modo eléctrico en el cada día, lo que supone un costo de 1 euro cada 100 km, en frente de los seis o bien siete euros que cuesta recorrer esa distancia al volante de un híbrido no enchufable. Con el aliciente de no gastar ni una gota de gasolina de lunes a viernes.

Con respecto a la carga de la batería, en el caso de los modelos de PSA se puede efectuar en menos de 2 horas con un punto de carga de siete,4 kW. En un enchufe usual, se puede efectuar en 7h30, pudiendo aprovechar, por poner un ejemplo, el tiempo en el que el vehículo está aparcado a lo largo de la noche.

La gama Peugeot cuenta con versiones híbridas enchufables del SUV Peugeot 3008, una de ellas, la Hybrid4, con una potencia máxima de 300 CV y 4 ruedas motrices, de la berlina Peugeot 508 y del shooting brake Peugeot 508 SW. Por su lado, Citroën dispone del SUV Citroën C5 Aircross Hybrid, al tiempo que DS Automobiles incorpora a su catálogo 2 versiones del DS siete Crossback Y también-TENSE. En lo que se refiere a Opel, el SUV Grandland X asimismo incluye en su oferta 2 versiones Hybrid y también Hybrid4.

Audi asimismo apuesta por ella
Asimismo Audi ha salido en defensa de esta tecnología. Conforme explica, han apostado por ella entre otras muchas cosas, «porque la batería se puede cargar externamente, bien en una estación de carga o en una toma de corriente familiar. Las capacidades de las baterías de este género de automóviles han aumentado en los últimos tiempos, lo que favorece de forma directa al usuario, al ampliar la autonomía eléctrica del automóvil».

La compleja administración del sistema híbrido deja que el vehículo se mueva en modo completamente eléctrico con frecuencia y, al tiempo, controla la interacción entre los 2 motores. Decide en qué momento el vehículo marcha en modo eléctrico, exactamente en qué fases es preferible recobrar energía o bien en qué momento debe desplazarse por inercia mientras que el motor térmico está inactivo. Asimismo determina el instante en el que este último debe regresar a entrar en funcionamiento. La utilización de diferentes sensores, datos y también información de la senda es esencial para la administración inteligente del sistema de propulsión. De ello depende que se puedan recorrer largas distancias en modo completamente eléctrico y que se alcance una alta eficacia energética a lo largo de la conducción. Conforme el ciclo WLTP, los modelos PHEV de Audi ofrecen una autonomía eléctrica de hasta 59 quilómetros.

De momento, los híbridos enchufables de Audi se enmarcan en las gamas A6, A7, A8, Q5 y Q7. Salvo en el caso del A8, en todos los clientes del servicio pueden seleccionar entre una variación orientada a la comodidad y una versión con una configuración más activa, con un sistema de propulsión más potente, acabado S line de serie, una puesta a punto más deportiva de la suspensión y mayores posibilidades. En el caso del A8, se puede seleccionar entre una variación de batalla normal y la versión A8 L, con mayor distancia entre ejes.

Audi presentará nuevos modelos híbridos enchufables en los próximos meses y, en el futuro, va a ofrecer opciones PHEV hasta en 8 gamas diferentes. Por el momento, ya están previstas nuevas versiones enchufables para los Audi A3, Q8 y Q3.

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *