Al efectuar un préstamo entre familiares, por poner un ejemplo, de progenitores a hijos pueden surgir diferentes dudas de clase fiscal. De entrada, el dinero prestado entre familiares no está sujeto al impuesto de Donaciones siempre que se devuelva en el plazo acordado. En consecuencia, si Hacienda descubre que se trata de una donación enmascarada, procederá a producir una sanción y forzará al pago del tributo pertinente.

A este respecto, los especialistas iAhorro recuerdan que en contestación a diferentes consultas, la Hacienda ha respondido que si se formaliza y devuelve el préstamo, el mero vínculo familiar no implica una donación enmascarada. También, la Dirección General de Tributos recalcó en una consulta vinculante en 2012 con relación a un préstamo sin intereses entre familiares que «el mero hecho de la existencia de un vínculo familiar entre las partes no implica sin más ni más la existencia de una donación encubierta». -Eso sí, desde la Dirección General de Tributos recuerdan que debe formalizarse el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados (modelo 600), si bien no se va a deber abonar por estar exento de tributación.

Entre los pasos para eludir que Hacienda considere un préstamo entre familiares como una donación enmascarada la primera cosa que hay que hacer es fijar los plazos de devolución del dinero y cumplirlos a rajatabla. Todos y cada uno de los requisitos de la operación deben quedar registrados en un documento y también incluir la cuantía, los plazos de reembolso y los intereses, caso de que los haya. Si el préstamo es gratis se va a deber plasmar en el contrato efectuado entre los préstamos, como apostillan desde Helpmycash.com. «De lo opuesto Hacienda podría suponer que el préstamo se ha constituido con un interés igual al del costo legal del dinero, que en nuestros días es del tres%, conforme con el artículos 40 de la Ley del IRPF», informan en el comparador bancario.

Desde reclamador.es inciden, además de esto, en que los plazos marcados para el reembolso han de ser realistas, en tanto que si son larguísimos, Hacienda puede llegar a sospechar de un préstamo falso. En este sentido, ponen como un ejemplo el caso de un padre de 80 años que presta dinero a su hijo con un periodo de amortización de 40 años.

En el momento de cumplimentar el contrato privado se puede recurrir al asesoramiento de un bufete de abogados o bien gestoría administrativa o, usar ciertos modelos que diferentes asociaciones de usuarios tienen en sus páginas. El contrato no se va a deber elevar a escritura publica, mas sí es recomendable registrarlo y que la Administración lo selle, apuntan desde Helpmycash.com. Por otra parte, dejar por escrito el préstamo no solo evitará que Hacienda lo considere como una donación enmascarada, asimismo servirá para eludir impagos en el futuro caso de que haya enfrentamientos entre los familiares firmantes.

Asimismo se recomienda incluir claúsulas frente a la posibilidad de acordar una prórroga auxiliar si llegado el vencimiento la deuda no se abonado o bien por si acaso acontence cualquier circunstancia no prevista, como apostillan los especialistas de Helpmycash.com.

Diferencias autonómicas
Sin embargo, si un familiar desea obsequiar el dinero a otro y no le demanda la devolución siguiente, va a ser preciso decantarse por la donación. En un caso así, va a haber que recurrir al notario para formalizar la operación y abonar el impuesto pertinente. La cuantía a abonar va a depender de la zona en la que se radique y que el impuesto de Donaciones no es homogéneo en España, con comunidades en las que se paga más que otras.

Por poner un ejemplo, en Cantabria no se paga nada y en la capital de España, Murcia y Castilla La Mácula la tributación es bajísima. Tal como recoge la OCU en un informe, hay un próximo conjunto con tributación superior a las precedentes, mas reducida respecto a otras, en el que se incluyen País Vasco, Navarra y Castilla La Mácula. En la próxima categoría, con una mayor tributación, se hallan Baleares, Galicia, Cataluña y La Rioja. El último conjunto está formado por 6 comunidades con una tributación considerablemente mayor Castilla y León, Extremadura, Aragón, Asturias, la Comunidad Valenciana y Canarias.

Adelantar donaciones
El pasado junio, y frente a la posibilidad de que se suba en un futuro el impuesto de Sucesiones y Donaciones para igualarlo entre los diferentes territorios, la OCU recomendaba valorar para este ejercicio «la opción de donar bienes raíces a los descendientes para reducir lo máximo posible el impuesto que se debe abonar al heredarlos».

Otra de los beneficios fiscales mentadas por la asociación con respecto a la donación es que un reparto de bienes raíces deje reducir el costo del impuesto de Patrimonio para aquellos impositores que están ahora sujetos al mismo. «La opción de hacer donaciones en vida adquiere más sentido si cabe cuando existe la posibilidad de que haya un endurecimiento fiscal, que afecte tanto al Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones como al Impuesto sobre el Patrimonio o bien a una nueva figura similar», apuntan desde la asociación.

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *