Va a llegar un día en que los vehículos se comunicarán entre sí y con las infraestructuras, compartiendo datos esenciales para prosperar la seguridad vial. Cuando esto ocurra reducirán las cantidades de siniestralidad en las carreteras. Desde el año pasado, en Suecia y Noruega, los vehículos de Volvo Cars y los camiones de Volvo Trucks comparten informaciones en tiempo real para alertarse entre sí de los riesgos de su ambiente. Esta iniciativa está realmente bien, mas queda limitada a los ejemplares de la marca y a los territorios ya antes citados. Así, lo idóneo sería que se expandiera a todos y cada uno de los automóviles, con independencia de su distintivo frontal y del país por el que circulen.

Con esta meta, Daimler (Mercedes-Benz), BMW, Ford y Volvo se han unido al proyecto European Data Task Force, creado en 2017 por la Comisión Europea, para intercambiar datos de tráfico. Aparte de estas firmas automovilísticas, asimismo son parte del trabajo múltiples empresas de servicios de navegación (Here Technologies y TomTom), como los ministerios de transporte de Alemania, España, Finlandia, Luxemburgo, Países Bajos y Suecia. Es la primera vez que se trabaja en una solución conjunta a nivel europeo que no sea concreta de un fabricante.
A lo largo de los próximos 12 meses, el proyecto efectuará una investigación sobre los aspectos teóricos, económicos y legales de Car-to-X, término elegido para describir la comunicación entre automóviles y con la infraestructura de transporte. Además, va a abordar cuestiones como la compatibilidad de datos y el procesamiento de datos basados en la nube. La seguridad de estas informaciones compartidas va a tener la máxima prioridad, de forma que los datos fluirán en un ecosistema cerrado al que solo van a tener acceso los asociados del proyecto.

Desde 2018, en Suecia, los camiones y vehículos de Volvo se comunican entre sí para alertarse de incidencias en la carretera
(Volvo)

Para la prueba piloto se usarán sistemas de comunicación que han sido testeados y están ya listos para su implementación. En el marco del Congreso Europeo ITS, festejado en Eindhoven (Países Bajos), los asociados del proyecto hicieron una demostración de de qué manera se transmite la información mediante la comunicación Car-to-X.

2 automóviles transmisores simularon una avería o bien situación de peligro durante una senda desde el centro de la urbe hasta el Centro de Congresos Evolution. Los vehículos receptores recibieron un mensaje de alarma justo después de los transmisores emitiesen la primera señal de riesgo. Los datos se trasfieren conforme el próximo principio: cada acción comienza una señal y, por consiguiente, un flujo de datos. Un mensaje es transformado en anónimo por el transmisor, o sea, el vehículo o bien la autoridad de tráfico, y es mandado al llamado agregador. Este es el rol de los especialistas en sistemas para la navegación, en un caso así Tom Tom y Here.
En condiciones reales, el agregador compendia la información y la reúne hasta el momento en que se alcanza un número crítico de mensajes. El agregador se transforma en un autor de servicios y compila un mensaje de advertencia. Por medio de los sistemas para la navegación o bien de comunicación de los fabricantes de vehículos, esta advertencia se manda a los automóviles receptores que se hallan cerca del riesgo. Merced a la alta penetración en el mercado de los servicios de navegación implicados, un elevado número de usuarios de la carretera pueden, por consiguiente, prepararse frente a un riesgo.

Los vehículos compartirán informaciones sobre las incidencias que se encuentran en el camino

Los automóviles compartirán informaciones sobre las incidencias que se hallan en el camino

Volvo Cars contribuirá al proyecto mandando datos en tiempo real desde sus tecnologías de seguridad conectadas, vanguardistas en el sector: Alarma de luces de urgencia y Alarma de firme deslizante. Los fabricantes de automóviles que participen van a poder emplear estos datos, por servirnos de un ejemplo, para advertir a los conductores de los riesgos que pueden localizar más adelante. Por su lado, los distribuidores de servicios van a poder difundir esta información mediante sus servicios de tráfico en riguroso directo o bien de los servicios de tráfico gubernativos.
“La comunicación Car-to-X tiene el potencial de mejorar significativamente la seguridad en las carreteras. Por vez primera contamos con abundantes asociados enormemente capacitados y efectivos a bordo, de manera que los mensajes de advertencia pueden llegar prácticamente en tiempo real a un sinnúmero de usuarios de la carretera. Esto puede salvar vidas”, ha afirmado Sajjad Khan, responsable de Mercedes-Benz CASE.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *