En medio de la electrificación, compras y fusiones, grandes prototipos y planes para el futuro, la realidad es que se prosiguen vendiendo vehículos usuales para gente, afirmemos, ‘normal’, como por poner un ejemplo los furgones sólidos o bien, mejor aún, sus versiones turismo, que han superado en ventas a los monovolúmenes y, sin hacer mucho estruendos, dejan pingües beneficios en los fabricantes. En este campo 2 novedades presentadas estas semanas llaman nuestra atención, se trata del Volkswagen Caddy y del Renault Kangoo, que apuestan por un diseño próximo a los turismos y también interiores con alta tecnología en un campo que ha olvidado ya los costos bajos para lanzarse a por los clientes del servicio con vehículos atractivísimos y con grandes cualidades para el ocio activo y deportivo.

El campo nació con aquéllos Citroën ‘dos caballos’ y Renault cuatro transformados en furgonetas. La receta era sencilla: a la parte delantera de un vehículo presente en la gama se le ‘soldaba’ una extensa caja trasera, sosteniendo una mecánica ya amortizada y ampliando la capacidad de carga. La Citroën C15, basada en el Visa, es la más conocida de todas y cada una , mas existieron asimismo las Renault Exprés con la plataforma del Supercinco, el Ford Courier con origen en el Celebración o bien, el último de esta clase, el Seat Inca con el frontal del popular Ibiza de segunda serie. Mas en 1996 llegó la revolución con el Citroën Berlingo, desarrollado desde cero para esta categoría. Renault respondió pronto con el Kangoo -demasiado pronto, en verdad, con demandas por espionaje industrial por el medio- y los dos fabricantes, al agregar las puertas laterales correderas, se vieron sorprendidos por una demanda inesperada: la de los que deseaban el vehículo como turismo, y no como furgón.

Desde ahí evolucionó todo el segmento, que ha de crear con exactamente la misma carrocería modelos que sirvan para las compañías y transporte, y por ende que sean básicos, duros y realmente económicos y modelos para los clientes del servicio particulares: agradables, tecnológicos y, de ser posible, asimismo realmente bonitos, prácticamente mundos opuestos. A quién mejor resultado se le ha dado la fórmula es al inventor original: el Citroën Berlingo se vende realmente bien como furgón por su bajo costo de producción y realmente bien como turismo por el empeño de PSA de emplear plataformas comunes para prácticamente todos sus modelos ofertando un vehículo con alta tecnología a buen costo. En verdad Citroën fabrica este modelo para Peugeot desde exactamente el mismo año 1996, y en 2018 la marca del león decidió separar la versión furgón -Partner- del turismo -el aventurero Rifter- para marcar la diferencia entre los dos, con enorme éxito, en tanto que la versión de pasajeros ha superado en ventas al Berlingo ‘combi’. A ellos se han sumado el Opel Combo y el Toyota Proace City, esencialmente exactamente el mismo modelo fabricado absolutamente en Vigo, mas con diferentes logos. Fiat apostó más por la parte industrial con un Dobló fabricado en Turquía y que vende aun en E.U. con el logotipo de RAM; Ford fabrica el Connect en Valencia y, frente a la imposibilidad de competir por costo con Citroën, ha encontrado su nicho asimismo en E.U., a donde exporta una gran parte de la producción valenciana en versión premium: carrocería larga, 7 plazas, motor veinticinco gasolina y caja automática, dejando los modelos más básicos para Europa.

Renault decidió extender su gama, haciendo un Kangoo más turismo -y fabricándose asimismo para Mercedes- y dejando la parte comercial para el Dacia Dokker. Por su lado Volkswagen apostó por el Caddy, que fue elaborado por Seat en España al lado del Inca en su segunda generación, mas que en 2004 volvió a las factorías de Volkswagen comerciales para una nueva generación, que es la que será reemplazada. En esta generación el segmento ha dado la vuelta, y ya se venden más las versiones turismo que las comerciales, y han superado a los monovolúmenes con cifras que, en dependencia de cada marca, acostumbran a rondar entre los 50.000 y 100.000 unidades de año en año en Europa.

Llegamos de esta manera a nuestros 2 protagonistas. Por un lado Renault comienza a apreciar las resoluciones de su nuevo CEO, Luca de Meo, como la reordenación de la gama comercial a fin de que sea la marca del rombo la que lidere en Europa, en el conjunto, este segmento, de tal modo que el Dacia Dokker va a salir del catálogo de la marca rumana y entra en el de Renault transformada en la nueva Exprés, mas vayamos por partes. El nuevo Kangoo, que se va a vender en España desde mayo de 2021 ha dejado de lado el diseño ‘raro’ que lucía desde el modelo original para transformarse en un vehículo tan atrayente como cualquier otro modelo de la marca. Comparte plataforma con el Clio, con lo que va a tener acceso a toda la gama de motores híbridos y también híbridos enchufables, aparte de gasolina y diésel, y agrega la versión eléctrica, ya libre en el Kangoo actual, mas cuya disponibilidad se extenderá a la versión familiar.

Como esencial novedad, en la una parte del pasajero la puerta de corredera trasera no tiene pilar con la delantera, lo que facilita mucho el acceso y transforma al Kangoo en prácticamente un monovolumen. El tema no es casual: con las ventas del antaño triunfante Scénic en caída libre y su substituto anulado, los clientes del servicio de ese modelo van a deber optar en el futuro por el Kangoo o bien por las gama SUV de Renault. Si bien va a haber un Renault Kangoo Van, la pretensión de Renault es luchar por las ventas a empresas con el retorno del Renault Exprés, un profundo restyling del Dacia Dokker que sostendrá su fabricación en Marruecos, mas que se va a vender en Europa solo bajo la marca Renault. De esta manera Renault duplica su oferta y deja dotar al Kangoo de mayor calidad, tecnología y costo, una demanda -por lo menos las 2 primeras- que imponía Mercedes a fin de que la marca francesa prosiga fabricando el Citán para Mercedes, un pacto ventajoso, mas que el nuevo CEO de Mercedes, Ola Källenius, examinará con lupa, como todos y cada uno de los que tiene en marcha la firma alemana.

En lo que se refiere al Caddy, estos días se pone en venta en España la quinta generación del modelo, que usa la plataforma estrenada en el Golf siete en 2012, reemplazando de esta manera al modelo precedente, que data de 2004, mas que se ha mantenido a la perfección al día hasta el día de hoy con los frecuentes refrescos en diseño, interiores y tecnologías. El Caddy no solo es líder en ventas entre las versiones turismo de estos modelos, sino en 2017 firmó el mejor año desde su lanzamiento ¡13 años ya antes!

El modelo alemán, si bien fabricado en Polonia, apuesta por el campo premium del mercado, con costos que se empiezan en los 19,700 euros cuando lleguen las versiones más asequibles, y en 26.000 euros las libres, con acabados altos de gama y hasta versiones ‘camper’. Volkswagen no renuncia a las versiones furgón, llamadas Cargo, mas su negocio primordial no va a estar en esa una parte del mercado, que podría haber protegido con Skoda o bien sosteniendo en el mercado el Seat Inca -sucesor del popular Seat Trans-.

Por contrapartida para poder fabricar más unidades y rentabilizar más velozmente las inversiones, Volkswagen sostiene un pacto con Ford que podría llevar en venta conjunta de este modelo. Si bien los detalles del programa prosiguen abiertos, de momento Ford ha decidido alargar la vida comercial del Connect fabricado en Valencia en versiones Transit -furgón- y Tourneo – turismo- en tanto que juegan un papel clave en el liderazgo de ventas que tiene la marca en Europa en el campo de furgones, cuyos beneficios compensan las pérdidas de Ford en turismos. Dicho de otra manera, está previsto que haya una versión Ford del VW Caddy, mas esta una parte del pacto podría no hacerse.

Las 2 estrategias de Renault y Volkswagen son muy, muy diferentes. La marca alemana apunta a un mercado que le va dar un importante beneficio por unidad y contribuir a las buenas cuentas de la división de automóviles comerciales, algo que ocurre con su gama de furgones T6, donde las versiones turismo -California, Caravelle y Multivan- pesan más en las ventas que los furgones Transporter.

En Renault en cambio no dejan flecos sueltos, y su doble estrategia ataca tanto el campo industrial con el Exprés como el de turismo con el Kangoo, apostando asimismo, como hace PSA, por la fabricación del furgón para terceras marcas, en un caso así con el logo de Mercedes, lo que puede dar un alto desempeño económico. Al final el cliente del servicio decide, mas lo que es es cierto que estos modelos han dejado de ser una opción alternativa ‘barata’ para las familias.

Ahora tienen un costo afín o bien superior a los monovolúmenes equivalentes y, si bien tienen exactamente la misma mecánica y tecnología que estos, su diseño no es tan ‘chic’, detalle por el que ya antes había que poner un costo atractivísimo. Ahora, transformados en verdaderas estrellas del ocio activo o bien en familia, esta clase de modelos son más costosos que hace apenas 5 años, y su éxito va a ser superior al de los vistosos eléctricos que copan las vallas de publicidad, mas que esperan dueño en una esquina de la exposición de los concesionarios mientras que los furgones tipo ‘combi’ se venden como pan caliente, por lo menos en España.

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *