Daniel Craig es uno de esos actores bien considerado no solo por sus compañeros de profesión sino más bien asimismo por el público y la crítica. Lleva la friolera de 40 películas. Se graduó en 1991 en la Guiddhall School en música y drama. Su carrera interpretativa está salpicada de grabes muy variados, desde «Elizabeth» (1998) pasando por «Lara Croft: Tomb Raider» (2001), «Camino a la perdición» (2002) o bien «Layer Cake» (2005). Mas lo que le lanzó al estrellato fue interpretar a James Bond, uno de los personajes más icónicos y también reconocibles del panorama cinematográfico. Su elección creó una enorme polémica en torno al hecho de que el nuevo Bond fuera rubio, algo no visto hasta el instante, mas Craig se negó en definitivo a teñirse el pelo y el tiempo le dio la razón, puesto que lleva 5 grabes a sus espaldas en la piel de 007.En «Bond 25. Sin tiempo para morir», concluirá su aventura como agente secreto. Corren cotilleos de un rodaje tumultuoso donde el actor llegó a romperse el tobillo. El filme no semeja pintar realmente bien por los cotilleos que circulan, no obstante «Puñales por la espalda», comedia de misterio dirigida y escrita por Rian Johnson, que ahora Craig se estrena en este país, es otro cantar.El filme tiene buenísima acogida por la parte de la crítica. La película vira en torno al renombrado prosista Harlan Thrombey, interpretado por Christopher Plummer, el que invita a su familia medio disfuncional a su 85 aniversario y para sorpresa de sus seres queridos es encontrado fallecido. Craig, que da vida a Benoit Blanc, es el detective encargado de investigar este misterio en donde todos y cada uno de los miembros del clan se vuelven sospechosos, muy en la línea de una Agatha Christie.–¿Qué va a localizar el público que le conoce por sus películas de Bond?–Pienso que es un filme idóneo para quitarte toda la tensión. Te ríes mucho y después de todo pasarás un buen rato y eso es lo que hemos tratado de hacer.–¿De qué manera ha sido trabajar bajo la batuta de Rian Johnson, que viene de hacer algo tan diferente como «Star Wars: los últimos Jedi»?–Es un directivo al que conozco de hace múltiples años y soy un enorme seguidor de su trabajo. A un nivel personal es un tipo estupendo, muy inclusivo, no solo con los actores sino más bien con el equipo técnico; hace sentir bien al mundo entero. Te sientes una parte de su voz, de lo que desea trasmitir y eso como actor es de dar las gracias. Creo que todo esto lo puedes sentir al ver la película. Es uno de esos directivos como Robert Altman que es capaz de trabajar con un conjunto de actores que tienen exactamente el mismo peso en el filme y sostener el mimo nivel de calidad a lo largo de todo el rodaje. La audiencia lo nota y ve la película de una manera diferente, como un descubrimiento. La gente irá al cine y se marchan a asombrar, eso te lo puedo asegurar.–Respecto a su personaje, ¿cuánto venía acotado del guion y cuánto debió incorporar de tu cosecha?–Si te soy honesto, poquísimo. El guion estaba realmente bien estructurado y mi personaje asimismo. Es extraño leer un guion y visualizarlo a la perfección en tu cabeza al instante y ver que la película es precisamente de esta forma. Por lo general, en todos y cada uno de los rodajes hay cambios de personajes, tramas… Rian lo ha escrito de forma excelente. Tiene todo el mérito. No debí aportar solamente que mis habilidades como actor.–Desde entonces, el guion es bastante curioso. ¿Qué personaje le da la sensación de que tiene un peso más concreto en la trama?–Marta (Ana de Armas) es clave. La película no estaba basada en ningún hecho real mas la historia de ella es muy importante, es lo que enhebra la trama. La familia está dividida en un discute con connotaciones políticas y está en el centro de este discute sobre la inmigración. Es una cosa que con independencia del tono humorístico resulta muy recurrente el día de hoy en América y el resto del planeta.–Dice en una entrevista que es un filme idóneo para dialogar en familia el Día de Acción de Gracias.–Es diferente y muy chistosa, con comentarios sociales interesantes que pueden ser temas de charla en un encuentro como este.–¿Fue simple para interpretar a un personaje con un acento del sur de EE UU?–No fue nada simple. A mí se me da bastante mal hacer acentos. Imito fatal. Conque te puedes imaginar que debí trabajarlo mucho para hacer uno medio aceptable. Practiqué a lo largo de meses. Cuando lo coges, es simple sostenerlo.–¿Fue una motivación extra para coger este papel?–Realmente lo que me agradó es el guion. No paré de reírme cuando lo leí por vez primera.–La audiencia se preguntará quién ha cometido el crimen, mas eso no semeja ser lo más esencial de la película…–Totalmente conforme, es de qué manera se desarrolla la trama lo entretenido y también interesante. El «quién lo ha hecho» es la disculpa. Lo esencial es la familia, su fortuna y la activa que tienen.–En la historia del cine y la literatura hay una gran tradición de detectives, ¿hay alguno particularmente que le haya inspirado?–Creo que todos, una suerte de mezcla entre Colombo, Miss Marple, Hércules Poirot evidentemente… Soy muy de Agatha Christie. Medré leyendo sus novelas.–Lleva en esta profesión muchos años. ¿Prosigue teniendo exactamente la misma pasión?–Más que cuando empecé hace 30 años.A estas horas, Daniel Craig es ya un «jubilado» 007. En el mes de junio empezó el rodaje en Jamaica de la cinta número 25 de la saga, titulada «Sin tiempo para morir», que se estrena en el mes de abril de 2020. La claqueta cayó por última vez hace apenas mes y medio y se confirmó lo que el actor ya venía dejando caer: que esta va a ser su última aparición en el traje del agente más conocidos del cine. Craig llegó al «cargo» en «Casino Royale» (2006) y ha dado vida al glamuroso Bond en «Quantum of Solace» (2008), «Skyfall» (2012) y «Spectre» (2015). Las apuestas sobre su sucesor están más abiertas que jamás. ¿Va a haber un Bond negro? ¿Va a ser mujer?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *