Agentes de la Guardia Civil han desplegado, a la primera hora de la mañana, un operativo contra el cultivo y tráfico de mariguana en múltiples poblaciones de la región de la Selva y en la urbe de Figueres. Se trata de una investigación que está bajo secreto de sumario y de la que, hasta el instante, no ha trascendido información excesiva.
La Guarda Civil se centra en una supuesta red que transformaba varias casas ubicadas en urbanizaciones en plantaciones de interior de mariguana. Durante la mañana, los agentes han hecho al menos 3 registros en la urbanización Aiguaviva Parc de Vidreres, mas asimismo ha habido registros en Maçanet de la Selva y en un inmueble de la zona de la calle Balmes de Figueres.

Uno de los detenidos en el operativo contra el cultivo y tráfico de mariguana en Vidreres.
(ACN / Marina López)

En uno de los registros de Vidreres, a un chalé de la calle Avellaner, los agentes han reventado la puerta de acceso a la casa. Dentro, había una plantación que han desarticulado. Mediante las ventanas, se podía ver la instalación con cilindros y ventiladores para la plantación. De ahí, se han llevado un detenido.

En este domicilio había patentizas de que los presuntos traficantes tenían los suministros (luz y agua) pinchados. En exactamente la misma urbanización, la Guarda Civil asimismo ha hecho por lo menos una detenida más en el registro de una casa ubicada en la calle Arboç.

Otros operativos en urbanizaciones

No es el primer golpe de la Guarda Civil contra el cultivo y tráfico de mariguana en urbanizaciones de la región de la Selva. En el mes de octubre pasado empezó un macrooperativo que, en un primer, se saldó con veinta detenidos mas que derivó en más registros y detenidos.
La primera fase llegó a movilizar hasta 370 efectivos de la Guarda Civil, un helicóptero con cámara térmica y la unidad canina. El epicentro del dispositivo fue la urbanización Residencial Park de Maçanet de la Selva, donde se hicieron la mayor parte de las detenciones.

El operativo acababa más de un año de investigación contra un clan familiar que exportaba mariguana (primordialmente en países como Francia y Holanda). Se saldó con el decomiso de dos.600 plantas, 65 kilogramos de cogollos de mariguana, 45.000 euros en efectivo, 9 armas (3 pistolas, un revólver, un rifle, una escopeta y 3 carabinas).
El juzgado de instrucción tres de Santa Coloma de Farners ordenó el ingreso en cárcel precautoria de 13 de los detenidos, si bien más tarde la Audiencia de Gerona fue estimando parcialmente recursos de la defensa y dejó en libertad bajo fianza ciertos detenidos por estimar “prematura” la acusación de pertenencia a organización delincuente.

La marihuana decomisada por la Guardia Civil en una urbanización de Vidreres, en Girona.

La mariguana confiscada por la Guarda Civil en una urbanización de Vidreres, en Gerona.
(ACN / Marina López)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *