El mercado inmobiliario de España vuelve a vivir un nuevo periodo de expansión. La venta de residencia ha crecido más de un 30% en el último quinquenio y los costos del alquiler han comenzado a atisbar la posibilidad de una nueva burbuja. La desigualdad que hay entre la oferta y demanda ha provocado que los costos se hayan disparado, elevándose habitualmente sobre su valor real. Además de esto, la contracción de la oferta por la parte de particulares y el aumento de residencias en alquiler a cargo de fondos inmobiliarios cambia la naturaleza del campo. Oferta limitada y costos elevados, un coctel que ha provocado que en nuestros días haya hasta 8 demandantes por cada oferta de residencia en alquiler, conforme una investigación efectuado por la Agencia Negociadora del Alquiler (ANA), que advierte de que más o menos el 70% de los posibles inquilinos son rechazados por inconvenientes de solvencia o bien inestabilidad laboral. Conforme el último barómetro de Eurostat, el 23,9% de la población de España vivía en régimen de arrendamiento en 2018, frente al 19,45% que lo hacía en 2005, un cuatro,45% menos. Para ANA, las ofertas con mejores condiciones calidad-costo se arriendan en apenas un par de días, acostumbran a continuar más tiempo arrendadas y los dueños rentabilizan mejor sus alquileres.El informe cree muy relevante el esencial incremento de la demanda del alquiler que se genera en el mes de septiembre -con incrementos superiores al 30% por el incremento del número de estudiantes en pos de pisos-, que contrasta con la «escasa» oferta de residencia que existe para arrendar. La evolución del alquiler de residencias no resulta lineal puesto que influyen factores como estacionalidad, capacidad de oferta y también incremento de la demanda. “La curva ascendiente de los alquileres de residencias empieza a medrar desde la primavera llegando a su máximo esplendor justamente tras el verano, para ir bajando progresivamente desde el mes de noviembre, llegando a las cuotas mínimas de demanda en los meses de diciembre, enero y febrero”, mantiene el informe. Actualmente, un inquilino precisa por lo menos 20 días para hallar piso, dedicando prácticamente 2 horas a visitar residencias, conforme datos de múltiples portales inmobiliarios. La diferencia de costos y ocasiones es completamente diferente conforme cada provincia. Conforme el estudio de Eurostat, las comunidades con más oferta y donde más costoso resulta arrendar son Baleares (28,3%), Cataluña (26,3%), la capital española (23,6%) y Canarias (19,5%). La mayor demanda está asociada a poblaciones grandes o bien con una enorme actividad turística como Málaga, Palma de Mallorca, Las Palmas de Gran Canaria, San Sebastián o bien Santa Cruz de Tenerife. Por el contrario, la España interior -Extremadura, Castilla-La Mácula o bien Navarra- vive una situación diferente con una bajada de la demanda de alquiler. El encarecimiento exponencial del costo del alquiler motivó que el último Consejo de Ministros de la legislatura precedente aprobase un real decreto ley de reforma del campo, que incluyó medidas como el aumento en la duración de los contratos, que la renta anual quede anclada al IPC o bien la creación de un índice de costos de la residencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *