Objetivo para el 2021 estudiar un MBA

Ya cerró uno de los años más duros de la historia reciente de la humanidad, y empieza un 2021 en el que se espera superar esta etapa. En estos momentos tan complejos, viene muy bien plantearse metas claras para los distintos aspectos de la vida de cada uno.

A pesar de ser una decisión personal, mejorar el aspecto profesional es uno de los propósitos más recurrentes entre la mayoría de personas. Conseguir un nuevo empleo, lograr un ascenso o aprender nuevas habilidades son objetivos que requieren un planificación y rutinas concretas que fácilmente son olvidadas con el paso de los días. Pero ¿Por qué no pensar a lo grande? ¿Por qué no empoderarse? ¿Por qué no comprometerse definitivamente con un aprendizaje de alto valor que ayude a lograr nuestros sueños? 

Según los expertos en desarrollo profesional, optar por una visión del futuro optimista es el camino más apropiado para avanzar en el terreno laboral. Estar preparado para tiempos mejores es la clave para aprovechar las oportunidades que se presenten. Y aquí surge la cuestión ¿Cómo conseguir ese nivel óptimo de preparación para lograr los objetivos y sueños profesionales? La respuesta es fácil: estudiar un MBA. Un Máster en Administración de Empresas es la formación más completa y adecuada para el crecimiento profesional según avalan la mayoría de los directivos, empresarios y profesionales que han logrado sus metas profesionales con éxito.

A continuación, se presentan algunas de las principales razones por las que las personas que optan por el camino de estudiar un MBA se ven beneficiadas a nivel profesional.

1. Conseguir un empleo

El año 2020 fue particularmente difícil para muchos en todos los niveles. Hubo pérdidas de todo tipo, tanto en la vida privada de cada uno como en lo personal. Y una de las mayores -y peores- características de ese año tan caótico fue justamente la ola de desempleos que azotó al mundo entero.

Con el paso de los meses, los gobiernos comenzaron a poner en práctica estrategias para reactivar la economía al ver que el estancamiento de la misma significaba un impacto social igual de malo. Como consecuencia, se volvieron a crear puestos de trabajo en varios sectores, aunque sigue sin ser suficientes a día de hoy.

En este contexto, sigue existiendo una buena parte de la población que todavía no ha logrado integrarse de nuevo al mercado laboral, o al menos no en las condiciones que desea. Los puestos de trabajo se han reducido y los candidatos han aumentado debido al momento actual de desaceleración económica y otros factores que regulan el mercado laboral como la elevada competencia sumada a la poca oferta laboral. Esta es una de las causas principales de la situación de desempleo de muchas personas. En estos casos, lo más conveniente es capacitarse y especializarse en programas con procesos de selección exigentes donde la enseñanza está en manos de los mejores expertos que dominan las distintas disciplinas de dirección empresarial.

Hay mercados laborales muy dinámicos en el corazón de España e Instituciones empresariales destacadas como las Cámaras de Comercio con una oferta formativa de calidad. Por ejemplo, se reconoce que invertir en un MBA presencial en Madrid representa una garantía para conseguir un contrato de empleo en empresas ubicadas en la capital de España. A nivel internacional, no se ha reducido el número de  empresas y multinacionales que demandan profesionales especializados con la titulación de un Master en Administración de Empresas por la superior capacidad y adquisición de habilidades que posee un tituado MBA.

2. Ascender en la empresa en la que estás trabajando

Es difícil obtener un ascenso en cualquier organización por diversos motivos. Pero en la mayoría de los casos se trata de carecer de la capacitación acreditada mediante una formación específica. En este caso, lo que queda es simplemente demostrar la capacidad de liderazgo, acceder a una formación que conceda competencias para resolver problemas en contextos complejos y posicionarse como la mejor opción para desempeñar labores de responsabilidad en la empresa.

Hablando en términos generales, el 70% de los graduados de los MBA en el mundo son altos directivos o consejeros en la organización para la que trabajan. Esto es apenas un indicio de que los conocimientos adquiridos en un MBA son un factor influyente para obtener posiciones de alta gerencia. De hecho, la formación MBA está enfocada para el desarrollo de habilidades en gestión empresarial de varios tipos de profesionales como directivos, empresarios, gerentes, etc. Pero un porcentaje elevado de estudiantes busca mejorar su posición dentro de una organización. Es por ello que los programas impartidos están orientados a que estos profesionales adquieran los conocimientos y cualidades necesarias para crear valor dentro de su organización y lograr el ascenso hacia cargos con desempeño de funciones de liderazgo ejecutivo.

3. Guiar una organización hacia objetivos más beneficiosos  

Otro perfil muy común de una persona que estudia un MBA es el que ostenta un puesto influyente dentro de su organización. El problema surge cuando no consigue los resultados esperados por diversos motivos, como la falta de recursos, estrategias o capacidades. En este punto no se trata de ser conformista y pensar que ocupar un cargo directivo lleva implícito poseer ciertos conocimientos ya adquiridos. Ahora, se trata de avanzar en el desarrollo de habilidades imprescindibles, como son el liderazgo, la gestión de grupos trabajo, negociación efectiva, formas de financiación, estrategias de comercialización, innovación y generación de nuevas ideas de orden estratégico y operativas en pro de un mismo objetivo, que no es otro que el logro de resultados positivos, y como consecuencia la obtención de mayores beneficios económicos para la empresa.

En este sentido, los MBA se especializan en impulsar el desarrollo de destrezas extremadamente útiles en la práctica profesional de alto nivel, reforzar la experiencia profesional y remplazar las lagunas de conocimiento relativas a técnicas de gestión. El entorno práctico de aprendizaje de un MBA permite aplicar ese aprendizaje en la actividad laboral diaria y, en consecuencia, aprovechar las oportunidades para liderar iniciativas empresariales que mejoren la realidad de la empresa.

4. Impulsar tu propio negocio

Finalmente, otro motivo para matricularse en un Máster en Administración de Empresas en el 2021 que acaba de comenzar es crear un negocio propio. Tal vez, con la que está cayendo, no es el momento más idóneo para hacer realidad algunas ideas de negocio por la problemática del mercado y la crisis económica. Pero todo es temporal, y si queremos ganar la batalla en el futuro es necesario abastecer nuestro potencial emprendedor y entrenarse en el presente. Para los emprendedores o futuros empresarios no hay mejor regalo que enfocarse en su progreso académico y práctico en gestión de negocios para potenciar su autoconfianza y solvencia profesional para lograr sus sueños.

Por otro lado, en un MBA se fomenta el espíritu empresarial que actúa de germen para idear nuevas ideas de negocio bajo una base sólida y validada de conocimiento. Desarrollar una mentalidad emprendedora y creativa es vital para iniciar negocios en algunos sectores. Otros proyectos empresariales requieren más destrezas o también se podría descubrir un nuevo mercado o un hueco que todavía no ha sido explorado por ninguno de los competidores.

En definitiva, un MBA es una herramienta perfecta para adquirir conocimientos y herramientas que contribuyan a que una iniciativa empresarial despegue. Sin olvidar que establecer vínculos profesionales con otros estudiantes con intereses similares, favorecen la aventura de estudiar un MBA con el fin de mejorar cualitativamente en nuestra actividad profesional y empresarial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *