No me lo puedo permitir, todavía queda tiempo, es una pérdida de dinero. En suma, los planes de pensiones no son para mí. De esta manera pensaban y piensan muchos españoles. No obstante, estas disculpas cada vez hallan más razonamientos en contra. Los malos vaticinios para la sostenibilidad del sistema de pensiones han hecho que muchos ciudadanos se propongan esta posibilidad. Para los que deseen salir de dudas, el neobanco MyInvestor ha elaborado una lista de 9 puntos que desmontan los mitos contra los planes de pensiones.1. En el momento en que me jubile voy a vivir de la pensión pública. Cuestionable. Conforme un informe de Inverco, publicado el pasado octubre, el 72,4% de los ciudadanos piensa que su pensión pública no va a ser suficiente para sostener su nivel de vida actual. La opción más probable es que su pensión sea inferior al salario que ha tenido una gran parte de su vida, con lo que precisará ingresos auxiliares si desea sostener su nivel de vida actual. Además de esto, la sostenibilidad del presente sistema de pensiones está en cuestión, con lo que jamás está de sobra tener un plan B. El último organismo en poner en duda la aptitud del sistema de pensiones de España ha sido la Organización para la Colaboración y Desarrollo Económicos. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos alertó sobre el peligro que supone ligar las pensiones al IPC. Mas no solo este factor va a suponer un aumento del gasto. El veloz envejecimiento de la población de España condicionará del mismo modo su estabilidad.2. No puedo ahorrar. Los planes de pensiones dejan efectuar aportaciones periódicas desde importes pequeñísimos. 20, 50, 100 euros… No hay disculpa. Punto por punto, esos pequeños ahorros se transformarán en un jergón con el que complementar la pensión pública.3. Los planes de pensiones no son rentables. Lo esencial es elegir un producto de calidad. En lo que va de año, muchos planes registran rentabilidades de entre el 20% y el 30%. Por servirnos de un ejemplo, el Banco Bilbao Vizcaya Argentaria Telecomunicaciones, Mundiplan Valiente Global, Mundiplan Valiente Europa, Santander Renta Variable USA y Fondomutua Renta Variable Global. Además de esto, puede contratar estos servicios mediante entidades como MyInvestor que comericalizan productos de terceros.4. Se pierde dinero con los planes de pensiones. No en un largo plazo. Conforme con las rentabilidades históricas, a cinco, 10, 15, 20 y 25 años todas y cada una de las categorías de planes de pensiones, desde las más conservadoras a las que tienen peligro superior, registran rentabilidades positivas, según las cifras oficiales de Inverco.5. Los planes tienen las comisiones altas. Falso. Las comisiones están limitadas por ley. La comisión máxima de depositaría es de 0,20% anual. La comisión de administración depende del producto. Si es de renta fija, es del 0,85%; si es de renta mixta, del 1,30%, y si es de Bolsa, de 1,50%.6. El día de hoy me dan una alegría fiscal mas en el momento en que me jubile deberé abonar muchos impuestos. Planifique. Con una aportación máxima de ocho.000 euros le puede llegar a ahorrar un máximo de tres.600 euros (con un tipo medio de IRPF del 45%). Cuando rescate su plan, el importe tributará como un desempeño del trabajo y se sumará al resto de rendimientos del trabajo, y otras rentas de la base imponible general de IRPF. Si su tipo medio de IRPF en el año en que recibe la prestación del plan es inferior al tipo medio de de año en año que ha cotizado, va a salir ganado. Y esto es frecuente. Por tanto, si su tipo medio de IRPF actual es mayor al que tenga cuando se retire, le es conveniente abrir un plan de pensiones.7. Los bancos me venden planes malos. Sí y no. El abanico de opciones es inmeso. Tristemente, los grandes planes, que tienen un patrimonio de más de 1.000 millones, tienen rentabilidades inferiores a los de su categoría. No obstante, los bancos tienen ciertos planes de enorme calidad. La clave es seleccionar bien.8. No tengo dinero para hacer mi aportación. Solventable. Ciertas entidades ofrecen préstamos a géneros de interés bajísimos a fin de que haga su aportación al plan de pensiones.9. Soy joven para meditar en la jubilación. Si ha cumplido los 30, no es tan joven para meditar en un plan de ahorro. Tener un horizonte temporal en un largo plazo te deja invertir en planes con más peligro -los más rentables son siempre y en todo momento de renta variable- y sortear la volatilidad y las caídas, pues tiene margen a fin de que el mercado se recupere. Además de esto, la magia del género de interés compuesto es increíble en periodos largos: ocho.000 euros invertidos en un plan que a lo largo de 30 años produzca una rentabilidad anual del siete,70% -media anual histórica de los planes decididos comercializados por MyInvestor- se transforman en más de 75.000 euros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *