El Parc Científic de Barna (PCB) ha entrado en una nueva etapa, de desarrollo y reducción de deuda, con la integración de inversores privados para financiar la apertura de nuevos espacios: este año va a abrir 10 nuevos laboratorios, con unos 600 m2 de nueva superficie.

Maria Terrades, directiva general del Parc, explicó que la corporación exploró esta fórmula el año pasado, con un inversor que aportó 700.000 euros y dejó abrir cinco laboratorios, con 300 m2 de superficie, en el último mes del año, y va a seguirla. “No deseamos aceptar más deuda, sino más bien reducirla: tenemos ahora 87 millones (habíamos llegado a 112 millones) y estamos amortizando a un ritmo de cuatro millones anuales que vamos a mantener”, asegura.

El PCB está ahora en máximos históricos de ocupación, con un 98% de los espacios acondicionados alquilados, y con empresas en lista de espera para instalarse. Cuando acabe la adecuación de estos laboratorios, el parque acometerá la adecuación del edificio Cub, con 1.000 m2de superficie, que a pesar de su diseño inicial como auditorio se marcha a dedicar a oficinas. “Tenemos mucha demanda de espacio de las compañías que tienen acá su laboratorio o bien que desean estar cerca de este ecosistema”, asegura Terrades. El Parc tiene todavía unos seis.500 m2 pendientes de adecuación en laboratorios en otro edificio, y prevé que hasta el año 2025 no estén absolutamente en servicio sus instalaciones.

El PCB registra una ocupación récord y prevé cerrar el 2019 en beneficios mientras que prosigue bajando deuda

Los 15 nuevos laboratorios van a dar entrada al parque a otras tantas empresas, del campo de las ciencias de la vida y de la salud, que agregarán unos 120 miembros a la comunidad del Parc, en la actualidad integrada durante más de 110 entidades y dos.900 profesionales. Conforme Terrades, ha sido esencial haber encontrado un inversor privado que apuesta por el campo salud”, con una fórmula en la que acepta el peligro directo de la inversión y no aumenta la deuda del parque. De esta forma, en solo un año el PCB va a haber conveniente unos 1.000 m2, una superficie afín a la ocupada por la Bioincubadora PCB-Santander, que alojó empresas del campo desde 2007 al 2011. Desde su creación, el PCB solo superó esta cantidad de desarrollo anual en el 2012, cuando habilitó unos dos.400 m2 para acoger el Centro de Desarrollo Preclínico de Esteve.

El desarrollo del parque se ha producido al unísono que la restauración de sus resultados económicos, de forma que en 2018 cerró 19,2 millones de facturación, uno con cinco millones de beneficio y cinco,7 de ebitda, en el segundo año de su historia en números negros. Para este año el PCB prevé registrar unos resultados afines. “Tenemos el personal congelado desde el 2012 y hemos ajustado gastos. Nuestra prioridad es proseguir nuestro saneamiento”, aseguró.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *