Las luchadoras de GLOW vieron como su programa de TV se veía anulado en la serie y ahora podrían encontrarse con esta situación en la vida real. Netflix acaba de estrenar la tercera temporada y teóricamente es pronto para charlar de renovaciones o bien cancelaciones. El inconveniente es que, tras conocer la historia de la serie, tal vez sea mejor advertir al público que tiene muchas posibilidades de ser cancelada.
No guarda relación con los nuevos capítulos, que son una muestra más de sororidad, del sexismo de la temporada y de comedia simpática con instantes trágicos en Las Vegas, donde tienen un espectáculo en un casino. El motivo por el que podría ser anulada es por el hecho de que en el mes de julio salieron las nominaciones a los premios Emmy y GLOW
, que había sido nominada a la mejor comedia por su primera temporada, no logró sostener esta nominación con la segunda.

‘GLOW’ podría estar condenada desde el instante en el que cayó de la categoría de mejor comedia en los Emmy

Esto con otra serie podría no ser esencial. Al fin y al postre, tiene 5 nominaciones, una de ellas importante: Betty Gilpin compite como secundaria por segunda vez. No obstante, en Netflix cada vez renuevan menos series alén de la tercera temporada por una cuestión de costos y, si lo hacen, es por 2 motivos: o bien tienen mucho éxito de público o bien dan prestigio a la plataforma con nominaciones en premios esenciales.
GLOW en estos instantes podría estar infringiendo estos 2 principios. Y es que, tras producir la primera temporada, estuvo a puntito de no renovar. Ya antes de conocerse su presencia en los Emmys, los directivos de Netflix discutieron su viabilidad: los directivos más creativos defendían su renovación por una cuestión de calidad mas los que miraban las cantidades opinaban lo contrario.

La serie estuvo a puntito de ser anulada por las bajas audiencias de la primera temporada

Por suerte, los primeros ganaron la batalla, renovaron la serie por una segunda temporada y encima descubrieron que habían entrado en los Emmys. Una de las razones para renovar la serie, además de esto, era sostener una buena relación con Jenji Kohan, productora de GLOW y autora de Orange is the new black, uno de los primeros éxitos de Netflix. Pero las cantidades de audiencia, por lo menos a lo largo de la primera temporada, no estaban allí: conforme estudios elaborados por terceros, solo poco más de un millón de estadounidenses vieron el estreno de Glow en el fin de semana de su estreno. La expectación inicial era mínima.

Y, teniendo presente que Netflix jamás ha alardeado de GLOW como un éxito de audiencia como sí ha hecho aun con series españolas como Elite o bien
La casa de papel
, y viendo que ha desaparecido de los premios televisivos más esenciales, no pocas son las voces que predicen que se aproxima una cancelación.
Por si las moscas se cumple esta predicción, desde acá aconsejamos gozar de la tercera temporada tal y como si fuera la última. ¡Esperemos nos confundamos!

data-YouTube-vid>

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *