Nissan ha comunicado esta mañana el cierre de su fábrica de Barna al Ministerio de Industria. La fábrica produce tres.200 trabajos directos y unos 25.000 indirectos, en 3 instalaciones, la primordial de Montaje en Zona Franca y las satélites de Montcada y Sant Andreu.

Tras el confinamiento la planta reabrió sus puertas, mas para cerrar poco después por causa de la huelga indefinida que sostenían los trabajadores de Montcada desde el pasado cuatro de mayo, frente a la pérdida de carga de trabajo de la fábrica y la inseguridad sobre su porvenir. Conforme el Comité de Empresa, la dirección deseaba abrir solamente para finiquitar un pedido de pick up de Mercedes Clase X, antes que el contrato expirara, este mes de mayo.

Industria ha propuesto a la bóveda de la multinacional en el país nipón la creación de un conjunto de trabajo para «estudiar escenarios alternativos que garanticen la continuidad de la actividad industrial». A pesar de la resolución de Nissan, piensan que la continuidad de la fábrica es «posible» a través de el plan de aptitud que el equipo de Reyes Maroto presentó hace meses a la multinacional, en el que se estimaba en
300 millones el costo de amoldar las instalaciones para generar un nuevo modelo eléctrico.

En el mes de octubre, la Generalitat de Cataluña dio luz verde a una subvención de 3 millones de euros para la construcción de una nueva planta de pintura repartida entre 2020, 2021 y 2022, para este fin. Y el pasado enero, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, aseguró, tras reunirse con la bóveda de la Coalición Renault Nissan en el Foro de discusión de Davos, que el mantenimiento del empleo en la planta «está garantizado».

El plan para el futuro de Renault y Nissan, desvelado el día de ayer, confirmaba que la planta no tiene encaje en su coalición. Mas el cierre de las instalaciones, infrautilizadas y sin nuevas asignaciones de modelos, sobrevolaba desde hace unos años. Nissan cerró su último ejercicio fiscal (el 31 de marzo) con unas pérdidas que podrían rondar los 818 millones de euros, cifra que corrige muy a la baja los pronósticos iniciales, que charlaban de un beneficio neto de 65.000 millones de yenes, unos 561 millones de euros.

Periodo de negociaciones
Conforme explican desde el Ministerio, una vez famosa la resolución se empieza un periodo de negociaciones en el que se establecerán los plazos y las condiciones del proceso. El Gobierno convocará «en los próximos días» a la Generalitat de Cataluña, Municipio de Barna, Consorcio Zona Franca y centrales sindicales para examinar la situación y estudiar «escenarios de futuro». Conforme con Efe, la automovilística ha designado a Frank Torres, viejo directivo de operaciones de la firma en España, para administrar el proceso de desmantelamiento de las instalaciones.

La última esperanza a la que se sujetaba la plantilla es que para Nissan el costo de cerrar la factoría -que el año pasado generó 55.000 automóviles, bajo el 30% de su capacidad- fuera mayor que el de continuar. El Ministerio de Industria cifraba esta semana este costo en unos 1.000 millones de euros.

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *