Más de uno va a pensar «qué mayor estoy», cuando se le recuerde que «Toy Story» se estrenó en 1995. Mas, por muy atroz que sea recalcar el paso de los años, en el caso de esta película resulta ineludible, por el hecho de que fue un jalón, y lo que se hace con ellos, antes de seguir, es ubicarlos en el tiempo. Hace 24 años, el film debut de Pixar dio un giro de 180 grados a la industria siendo el primero que se animó por computador. Desde entonces ha pasado de ser la salvedad a transformarse en la regla, hasta llegar a este 2019 en el que Woody, Buzz y compañía retornan a la enorme pantalla en la cuarta entrega de la saga. La cinta se estrenará el 21 de junio, mas ya podemos adelantar ciertos detalles. Para comenzar habría que decir que los juguetes son los únicos que no han avejentado. Mas sí que han madurado a la par que la técnica cinematográfica. El avance del CGI (Computer Generated Imagery, que se emplea para desarrollar las imágenes en 3D) supone un plus para la animación por computador por el hecho de que dota de mayor realismo a los personajes y los escenerios. Sin embargo, el productor de la cinta (anteriormente lo fue de «Up» y «Del revés») Jonas Rivera, confía «en que la imagen de la nueva película esté equilibrada con la de la original». Esto es que visualmente «Toy Story 4» sostenga cierta esencia de aquella película fundacional del año 95. Para conseguirlo, en esta entrega la creación de los personajes ha corrido al cargo del mismo profesional que en aquella. Y se ha encargado de que se sostengan 3 factores estéticos que le han dado continuidad a la saga: formas prácticamente caricaturizadas, texturas riquísimas y una luz teatral. Bo Peep «se empodera» Aparte de amoldarse a las técnicas nuevas, la saga asimismo ha evolucionado al lado de la sociedad. En ese sentido, ha «empoderado» a uno de los personajes femeninos del film original, Bo Peep, el amor de Woody y que todos conocimos como una pastora de frágiles formas y vestida de rosa. Puesto que bien, tras desamparar por fuerza a su familia en la segunda película y estar ausente en la tercera, Bo vuelve a encontrarse de forma casual con Woody. Mas ya no es exactamente la misma. En el tiempo que ha estado distanciada de sus amigos, «ha tenido una visión del planeta y una ambición diferente a la anterior», asevera Rivera. De esta forma, se ha transformado «en una mujer real, distanciada de los estereotipos», explica. Alén del regreso de Bo Peep, en «Toy Story 4» aparecen nuevos personajes. Mientras que ha estado desaparecida, esta pastorcilla no ha descuidado a sus ovejas y ha hecho además de esto amigas, como la enana agente de policía Giggle McDimples, que tiene mucho carácter pese a ser el personaje de menor tamaño de la saga. El principiante que más participa en la trama de la cinta es Forky, un juguete hecho por Bonnie en su primer día de guardería desde una cuchase-tenedor de plástico. En verdad, Forky va a ser el que desencadene la tensión del film. Como el propio Woody reconoce, el cubierto se ha transformado en el juguete más querido de Boonie, de ahí que, cuando se pierde, el vaquero se lanza en busca, que no va a ser tan fácil como semeja. En ese camino conocen a Duke Caboom, un motorista extremo canadiense que representa esas falsas esperanzas que los anuncios crean sobre los juguetes. Puesto que con él se prometían grandes piruteas que, realmente, resultaban imposibles. Por ese motivo, fue descuidado por su dueña. Ducky y Bunny, por su lado, son una pareja cómica cogida por una mano y son juguetes de feria, de esos que te llevas a casa si consigues el propósito. Además de esto, como siempre y en toda circunstancia, hay villanos nuevos: Gabby Gabby, una muñeca inspirada en las de los años 50, de apariencia linda mas de malos pensamientos. A estos excelentes personajes le ponen voz actores y actrices igualmente fabulosos y reconocidos. El reparto de dobladores en E.U. lo conforman estrellas de la talla de Tom Hanks (Woody), Tim Allen (Buzz), Keanu Reeves (Duke Caboom), Christina Hendricks (Gabby Gabby) y Michael Keaton (Ken). En lo que se refiere a las voces en castellano, José Luis Gil volverá a meterse en el papel de Buzz. Sin embargo, la conocida oración de Woody «hay una víbora en mi bota» no sonará como hasta el momento. El doblador frecuente del sheriff, Óscar Barberán, ha anunciado que Disney solo le ofrecía 1.000 euros por participar en esta entrega y solicitaba más. Como las negociaciones no llegaron a buen puerto, cuando se lanzó el primer trailer en castellano de la película, Woody había mutado la voz y las redes ardieron. Por el momento, no hay noticias sobre qué actor va a estar tras el protagonista de la saga. Pegados al móvil Hacía 9 años del estreno de la tercera una parte de «Toy Story». En todo ese tiempo, mucho ha alterado en la diversión infantil. Los pequeños y pequeñas ya no le dedican tanto ocio a los juguetes, sino más bien a los móviles, los ordenadores y las «tablets». Como la finalidad primigenia de la saga fue darle vida a los objetos más apreciados por los más pequeños, en Pixar han hecho una reflexión sobre si había llegado el momento de incluir en el abanico de personajes alguno de origen tecnológico. De esta forma lo reconoce Jonas Rivera: «Éramos absolutamente siendo conscientes de ello y es algo sobre lo que hemos discutido mucho. Por poner un ejemplo, mi hijo de 10 años tiene un iPad, mas deseo meditar que los juguetes tradicionales prosiguen siendo relevantes para él. Lo veo todas y cada una de las noches por el hecho de que siempre y en toda circunstancia duerme con su can de peluche. Ese muñeco es único para él, al paso que iPads hay otros muchos. Considero que en los juguetes tradicionales hay algo más genuino y físico, que de alguna manera hace que los pequeños hallen en ellos su primer amigo. Mas reconozco que hemos flirteado con la tecnología». «Toy Story 4» incluirá un factor que va a pasar a ser historia de Pixar por el hecho de que, de alguna forma, se transformará en un museo de las películas de la compañía. Se trata de la tienda de antigüedades que domina Gabby Gabby y a la que llega Woody por accidente. En el establecimiento «hay algo escondo que es como un pequeño cameo de cada uno de ellos de nuestros largometrajes», acepta Rivera. Con lo que los entusiastas de Pixar habrán de estar bien atentos cuando vayan al cine. Ya quedan menos de un par de meses para reencontranos con Woody, Buzz y compañía, aquellos amigos que conocimos en 1995. Y semeja que la cuarta no va a ser la última entrega de la saga. Recuerden, son 24 años ya del estreno de la original, mas como afirma la canción de la película: «El tiempo va a pasar, lo nuestro no morirá». Los jóvenes que medraron con «Toy Story» ahora tienen una herramienta para comunicar y poner en común sus creencias sobre la evolución de la saga, Twitter. Rivera acepta que es agradable percibir muestras de cariño mientras que se trabaja en un proyecto mas que no todos y cada uno de los comentarios son positivos. Y es que se trata de la primera vez en que «Toy Story» está expuesto a las críticas masivas en las redes, cuyo empleo no era tan extendido en las precedentes cintas. La salida de Lasseter El padre de «Toy Story», creador de Pixar, fue John Lasseter. Figura clave del cine de animación en las últimas décadas, en el primer mes del verano del año pasado decidió desamparar sus cargos en la compañía, si bien ya había estado ausente los 6 meses precedentes tras solicitar una excedencia tras ser acusado de comportamientos inapropiados con ciertos empleados, lo que mismo reconoció. La salida de Lasseter, en plena barahúnda del MeToo, resultó un golpe realmente fuerte para Pixar, como reconoce Rivera: «Fue durísimo por el hecho de que se trataba del creador. Engañaría si afirmase lo opuesto. Y lo cierto es que pensamos cosas gordísimas y malas que nos afectarían a todos, tal y como si seríamos capaces de continuar adelante. No obstante, ahora estamos en el mejor instante de la compañía. Somos una familia y muchos de los empleados llevamos ya 25 años trabajando juntos en esto. Cuando vendimos Pixar a Disney asimismo significó un punto de cambio y creíamos que podía ser el final o bien cuando menos si proseguiría siendo lo mismo que hasta entonces». Y ahí prosiguen, sosteniendo cierta independencia, y estrenando la cuarta entrega de su gran tradicional, «Toy Story».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *