Es posible que la primera temporada de Jessica Jones sea una de las producciones de superhéroes mejor consideradas por la crítica, sobre todo en el ámbito televisivo. La historia de Jessica, una joven con problemas de alcoholismo y una fuerza bruta excepcional, destacaba en mitad del universo de Marvel para Netflix. Sin embargo, tras ser renovada por una tercera temporada y haber iniciado el rodaje, la plataforma hizo público que no habría cuarta temporada. ¿Por qué Netflix estaba tan determinada a cerrar el despacho de Jessica?

Estrenada en 2016, Jessica Jones formaba parte del millonario acuerdo firmado en 2013 por el que Marvel se comprometía a rodar cuatro series basadas en personajes de la editorial (Daredevil, Jessica Jones, Luke Cage y Iron Fist) con temporadas de trece episodios y una miniserie-evento con todos estos personajes (The Defenders). Este pacto, que acabaría incluyendo un quinto personaje con The Punisher, se llevó a cabo sin problemas hasta 2018 cuando se tambaleó el castillo de naipes.

La producción de Jessica Jones formaba parte del acuerdo firmado en 2013 por Marvel y Netflix

El encontronazo entre Marvel y Netflix tenía su razón de ser en la llegada de Disney+ a finales de 2019, la plataforma de contenidos enfocada al público familiar que estaba preparando Disney para competir contra Netflix. Dejaba de tener sentido pedir series a un estudio cuyo principal objetivo era dominar el mercado de los contenidos domésticos con su propia plataforma sobre todo cuando en Netflix estaban obsesionados con ampliar su catálogo y series como Jessica Jones y Daredevil eran propiedad del rival.
Como además se trataba de contenidos caros, Netflix optó por intentar cambiar las condiciones de su acuerdo. Al negociar la tercera temporada de Luke Cage, en la que ya trabajaba el guionista Cheo Hodari Coker, pidieron producir una temporada más corta de diez episodios para abaratar costes y atar mejor las tramas. Disney rechazó la propuesta porque no quería perder los ingresos correspondientes con unos personajes que no podían exprimir ellos directamente en sus canales y plataformas (Disney, además de poseer la inminente plataforma, también es accionista mayoritaria de Hulu y propietaria de canales como ABC).

Los elevados costes hicieron que Netflix pidiera producir temporadas más cortas, propuesta que fue rechazada por Marvel

En el caso de Jessica Jones, se unían estos factores además de otros. Según informa el Hollywood Reporter, también hubo otras razones de peso para no continuar adelante con el personaje. Por ejemplo, la showrunner Melissa Rosenberg había abandonado el proyecto y tendrían que buscar una nueva guionista. Netflix no se sentía cómoda impidiendo que los actores de Jessica Jones no pudieran embarcarse en nuevos proyectos a sabiendas que su relación con Marvel se estropeaba por momentos. Y, además, las series de Marvel no eran un fenómeno dentro de la plataforma: cada temporada tenía menos espectadores que la anterior.

Con este panorama, Netflix prefirió desenchufar Jessica Jones aunque la tercera temporada escrita por Rosenberg no se había concebida como el capítulo final. Ahora Marvel tiene que esperar un mínimo de dos años para poder reciclar los personajes en otras producciones de sus distintas plataformas como indica el acuerdo con Netflix y Krysten Ritter ya ha advertido que no piensa retomar el personaje más adelante.
De momento, Marvel tiene suficientes personajes con los que entretenerse: Marvel’s Agents of SHIELD sigue en emisión con su séptima temporada, tiene series centradas en Falcon, la Bruja Escarlata, Visión y Loki para Disney+, adaptaciones de Cloak and Dagger en el canal Freeform y de Runaways en Hulu. Y, si eres de los que esperaba Jessica Jones con los brazos abiertos, acaba de disfrutar de los trece episodios de la tercera temporada porque no habrá más.

Krysten Ritter ya ha avisado que no retomará el personaje

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *