Neinor ha dado el pistoletazo de salida a la previsible ola de fusiones que se espera en el campo promotor con la adquisición de Quabit. Una operación que se va a ir a los 360 millones de euros entre la adquisición de recursos propios y la negociación con los acreedores y con la que, no obstante, Neinor no alcanzará del cinco% de cuota de mercado.

El consejero encargado de la promotora, Borja García-Egotxeaga, ha explicado este martes los detalles de la operación al lado del directivo financiero de la compañía, Jordi Argemí, y el presidente de Quabit, Félix Abánedes. Conforme sus palabras «a diferencia de E.U., donde hay compañías con el 25% del mercado, en España el campo está muy atomizado». Es por este motivo que el directivo piensa que en el futuro próximo «habrá una nueva avalancha de concentraciones».

Neinor no descarta participar en nuevas fusiones, si bien en un medio plazo. De momento, la adquisición de Quabit le deja transformarse en un «líder nacional» con capacidad para levantar 16.000 residencias y activos valorados en dos.000 millones de euros. La operación ha sido definida por el CEO de la compañía como una «oportunidad», que deja unir «dos compañías que se complementan bien».

La promotora valora en 61,5 millones a su contrincante, mas la operación llega al ambiente de los 360 millones por los pactos alcanzados con el primordial acreedor de Quabit, Avenue. Específicamente, Neinor le entregará 85 millones y un suelo en Mijas para anular el pasivo.

Eso sí, Neinor logra una quita de la deuda de su contrincante próxima a los 50 millones de euros, lo que le dejará sostener el endeudamiento bajo el 30%. Con el resto de acreedores no se ha alcanzado ningún pacto todavía (con Sareb se negocia) lo que provocará que Neinor integrará en su cómputo unos 240 millones de deuda provenientes de su contrincante, lo que elevará su pasivo hasta los 400 millones de euros.

Como ha explicado Argemí, el costo de la deuda se sostendrá en el cuatro%, un porcentaje de forma notable inferior al 12% que registraba Quabit. Argemí asimismo ha anunciado que las dos empresas van a dar salida a su autocartera y que los suelos adquiridos tienen un potencial de producir ingresos valorados en cuatro.500 millones.

«Desde el punto de vista del negocio, entramos en un segmento de residencias asequibles», ha señalado García-Egotxeaga. Un 45% del suelo de Quabit es finalista, y la promotora tiene 1.400 residencias en fase construcción, 250 en fase final. La operación fortalece la situación de Neinor en el Corredor de Henares, una zona «con un enorme potencial de crecimiento».

La resolución de Slim
El hasta el momento presidente de Quabit, Félix Abánades, ha explicado en exactamente el mismo encuentro que su compañía «puede aportar mucho valor en el segmento de residencias asequibles» y que a pesar del parón que ha registrado en las obras la compañía el nivel de entregas previsto «se mantendrá». Las dos partes han señalado las sinergias que producirá la operación.

Con el «sí» de la mayor parte de accionistas relevantes de Quabit, está por ver aún qué contestación da a la operación el magnate mexicano Carlos Slim, que tiene un tres% de la compañía. Abánades, que va a pasar de supervisar el 20% de la firma a un uno con cinco% en la nueva compañía, ha deseado que el empresario admita el canje recogido en la absorción, que va a suponer intercambiar una acción de Neinor por cada 25,950 de Quabit.

El mercado ha jaleado la operación. Las acciones de Quabit repuntan a esta hora un 12%, hasta el ambiente de los 0,4 euros por título. Las de Neinor, mientras que, se sostienen lisas. La promotora ofrecía una prima de más o menos el 20% por su contendiente, al que valoraba en 61,5 millones de euros.

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *