Los chinos no utilizan Google, ni tampoco lo precisan. Mientras que millones de usuarios tremen por de qué forma cambiarían sus vidas si no pudiesen acceder con sus móviles Huawei a las herramientas del gigante estadounidense, los chinos viven en su ‘ciberecosistema’ y ni se acuerdan de que existe. Tras meses de polémica por la cada vez mayor censura ejercida por las autoridades chinas, en 2010 Google cesaba la mayor parte de sus operaciones en China continental a raíz de los ataques cibernéticos contra usuarios de Gmail y de los disconformidades con el Gobierno sobre el control a los resultados de la búsqueda. 9 años después ya prácticamente absolutamente nadie en China recuerda lo que era Google y para buscar información (censurada) en Internet usan Baidu, el segundo buscador más utilizado del planeta. Hay que rememorar que, con más de 772 millones de usuarios de internet (datos de 2017), China es el país del planeta con más internautas (prácticamente el triple que en Estados Unidos, que cuenta con 287 millones), una quinta parte del total mundial. ¿De qué forma afectaría de esta forma a los usuarios chinos el hecho de que Google suspendiese los negocios con Huawei? En (prácticamente) nada, cuentan los especialistas, puesto que podrían proseguir usando todas y cada una de las aplicaciones con las que subsisten y gozan de la vida. «No veo que la resolución vaya a afectar a la navegación de los navegantes chinos, ya que todas y cada una de las herramientas que provee Google en China son proveídas por empresas como Tencent, Baidú, Huawei… Todo, los mapas, la música, los vídeos, los buscadores web… siempre y en todo momento hay una compañía que hace lo mismo en China, si no son múltiples», explica a Efe Ervis Micukaj, ingeniero informático que trabaja en la urbe de Shanghái (este del país). Y, sobre todas y cada una de las aplicaciones posibles, recuerda, está WeChat, que en China «importa más que cualquier sistema operativo». Si bien es popularmente conocido como el equivalente de Whatsapp, la aplicación de Tencent cuenta con poco a poco más funciones precisas para la vida diaria de los chinos: red social, herramienta de pago, intermediaria de servicios… «A los chinos les das a seleccionar entre un móvil muy evolucionado, con muchas aplicaciones mas sin WeChat y uno más fácil con WeChat, escogen el segundo por el hecho de que cada vez está más presente en sus vidas», asegura. Tal como insiste otro ingeniero que trabaja en China, el de España José Luis Sánchez Jiménez, «para ellos Google no es nada» puesto que su vida se ocupa de aplicaciones chinas y cada marca de teléfono tiene su tienda propia donde se descargan las actualizaciones de exactamente las mismas. Ni Gmail, ni YouTube, hijos de Google. Para el correo usan Tencent QQ (la más popular) y para los vídeos entran en Youku. De este modo, ni tan siquiera en el caso más extremo de que Huawei se decidiese por desamparar por completo a Android y lanzar su sistema operativo, los usuarios chinos se verían perjudicados. «A un chino le da lo mismo qué sistema operativo utilice, es más, si les afirmas que es uno chino y propio de Huawei, van a estar más orgullosos y jamás perderían ninguna de sus aplicaciones», añade Sánchez Jiménez. De este modo, en los hipotéticos nuevos Huawei sin Android, habría versión de la aplicación de taxis DiDi con la que se desplazan, de la del gigante del comercio on line Taobao con la que hacen sus compras y del Ele.me que les lleva el alimento a sus casas. EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *