Namur, la capital de Valonia es uno de los destinos de viaje más atractivos de Bélgica por múltiples motivos, entre aquéllos que se hallan la fortificación milenaria que la corona, como la belleza de los 2 ríos que convergen en ella, sin olvidar su casco viejo de peatonales calles en el que resalta un entorno activo de mercados, tiendas, restaurantes…, mas sobre todo, Namur se ubica en el mapa turístico por la atmosfera de urbe con encanto que la envuelve de forma incomprensible.Su Ciudadela, fue una de las fortificaciones más esenciales de EuropaLa ciudad se asienta en la confluencia de los ríos Mosa y Sambre, cuyas aguas la balancean no solo en la ribera, sino más bien por medio de la humedad del aire, y por esta razón en cada uno de ellos de sus rincones se percibe que es lugar de importancia por su enclave entre corrientes. En lo alto de un risco, dominando todo el paisaje, se halla su Ciudadela, que con más de dos mil años de historia es una de las construcciones más emblemáticas de Europa por su historia de ataques, defensas y guerras. Cada una de sus piedras tiene un valor incalculable. En sus entrañas, incontables pasillos subterráneos y túneles misteriosos consiguen que recorrerla sea una experiencia inolvidable. Hoy día es un parque público con cinco rutas señalizadas en las que Namur «late». Durante la subida a su parte más alta va mostrando panorámicas que desvelan que la arquitectura de la ciudad es muy dispar y que engloba estilos tan diferentes como el Art Decó, el Ecléctico, el Modernista e incluso el Clasicismo, los cuales le han otorgado una interesante identidad inconfundible: la de población enigmática e interesante.En una parte de la Ciudadela, sobre terreno llano que invita al descanso, se alza desde el año 2015 una famosa escultura dorada que representa una tortuga de siete metros y cinco toneladas que mira al horizonte y sobre la que cabalga un hombre. La figura es del artista Jan Fabre, y su nombre es Searching for Utopia; su significado el que cada uno de ellos quiera imaginarse, pues el arte acepta numerosas interpretaciones, y esta obra en particular induce a una «búsqueda» libre. Tras percibir desde la Ciudadela la esencia inquieta y sorprendente de Namur se hace imperante bajar a explorar sus plazas y calles.Su diversidad armónicaEn el centro, edificios como el Teatro Royal –de claro y bellísimo estilismo italiano– hablan de riqueza cultural, de patrimonio; de conservación por encima de todo. Así es Namur, punto de encuentro de épocas en el que se mezclan viajeros curiosos. Otro sitio de visita obligada por su valor artístico es la iglesia barroca de Saint Loup, donde impresionantes bóvedas así como columnas y confesionarios laboriosamente tallados en madera convierten el templo en un museo de temática religiosa.Por esta urbe pasaron españoles, austriacos, franceses, holandeses…, cada uno de ellos dejó su huella, y quizá sea extraño, mas el resultado es una diversidad armónica que hace de Namur un destino de viaje que maravilla al visitante. ¿Conocías la zona de Valonia, y lo singular –por todo cuanto ofrece– de su capital Namur?Viaje por convidación de Valonia Bélgica Turismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *