Chris Hughes, uno de los cofundadores de Fb, desea que el gobierno estadounidense rompa el «monopolio» de la compañía que dirige Mark Zuckerberg para terminar con su enorme repercusión y proteger los derechos de los ciudadanos, notifica Efe Hughes alarma del enorme poder de Zuckerberg y de la carencia de control sobre él y sus acciones al frente de la red social en un artículo de opinión. «La repercusión de Mark es pasmosa, mucho alén de la de cualquier otra persona en el ámbito privado o bien en el gobierno. Controla 3 plataformas de comunicación clave -Fb, Instagram y WhatsApp- que miles y miles de millones de personas utilizan a diario», recuerda este jueves en el New York Times. Zuckerberg tiene conforme Hughes poder total en su empresa y un dominio prácticamente absoluto sobre el ámbito de las redes sociales, lo que le deja fijar las reglas sobre privacidad, decidir qué contenidos son admisibles o bien terminar con cualquier contendiente adquiriéndolo, bloqueándolo o bien copiando su modelo. «El gobierno de U.S.A. debe hacer 2 cosas: romper el monopolio de Fb y regular la compañía a fin de que sea más responsable frente a los estadounidenses», destaca el empresario. Hughes plantea utilizar las leyes antimonopolio para romper Fb en múltiples compañías independientes, comenzando por separar Instagram y WhatsApp, cuyas adquisiciones por la parte de Zuckerberg jamás deberían haberse tolerado, defiende. «Si no actuamos, el monopolio de Fb solo se consolidará todavía más. Con una gran parte de las comunicaciones personales del planeta en su mano, puede extraer esa información para patrones y tendencias, dándole ventaja sobre contendientes a lo largo de décadas», insiste. Hughes muestra su preocupación por el «control unilateral» que ya Zuckerberg tiene sobre el alegato público y los contenidos. «No hay precedente de su capacidad de supervisar organizar e inclusive censurar las conversaciones de 2 mil millones de personas», recuerda. Hughes defiende a Zuckerberg como persona, mas piensa que su obsesión por dominar el mercado con Fb lo ha llevado a cometer fallos y le ha dado un poder prácticamente ilimitado que resulta peligroso. «Mark es una persona buena y afable. Mas me enoja que su hincapié en el desarrollo le llevara a sacrificar seguridad y respeto a cambio de clics», insiste. Hughes, que creó Fb al lado de Zuckerberg y múltiples compañeros de la universidad, acepta su responsabilidad por «no hacer sonar ya antes la señal de alarma» y asegura que no fue hasta las elecciones estadounidenses de 2016 y la polémica de Cambridge Analytica cuando se dio cuenta verdaderamente de los riesgos del monopolio de la red social. La compañía con sede en California ha estado en el punto de atención de muchos legisladores por sus inconvenientes de privacidad y su supuesto papel en la manipulación de comicios y en la difusión de patrañas. Tras dejar la compañía en 2007, Hughes fue voluntario en la campaña que llevó a Barack Obama a la Casa Blanca y pasó por múltiples negocios, incluyendo la adquiere de la gaceta The New Republic, de la que se desligó en 2016. En nuestros días es codirector del Economic Security Project, una iniciativa para combatir la pobreza en EE.UU., y consultor en el Instituto Roosevelt.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *