La agencia de calificación crediticia Moody’s ha rebajado el rating del conjunto IAG y de las compañías aéreas British Airways (BA), Wizz Air y easyJet, todas y cada una con perspectiva «negativa» frente a las previsiones de que la industria no recupere el volumen de pasajeros de 2019 hasta 2023 «como prontísimo».

La veloz y creciente propagación del brote de coronavirus, que está estropeando las perspectivas económicas mundiales, la caída de los costes del petróleo y la minoración de los costes de los activos crean una «severa y extensa» crisis crediticia en el ámbito aéreo, perjudicado por su exposición frente a las limitaciones de viaje y la sensibilidad a la demanda.

Específicamente, Moody’s ha rebajado la calificación del ‘holding’ de compañías aéreas I
AG a ‘Ba1’ desde ‘Baa3’ con perspectiva ‘negativa’. Pese a la «considerable liquidez actual» con la que cuenta la compañía, estima que existe el peligro de que los recursos financieros puedan estar bajo presión si hubiese nuevos brotes de coronavirus y se extendiesen las limitaciones en los viajes aéreos.

En este sentido, ha advertido de la probabilidad de que la compañía incurra en una deuda substancialmente mayor a lo largo de la pandemia de coronavirus y se encara a retos para recobrar su cómputo general en los próximos 2 o bien 3 años. Sin embargo, la agencia ha señalado la fuerte situación en el mercado del ‘holding’ que abarca a Iberia, BA, Vueling, Aer Lingus y la marca LEVEL, su red global y su alta rentabilidad.

S&P asimismo rebaja el rating de Airbus
La calificadora Standard&Poor`s Global ha decidido comprobar a la baja el rating del fabricante aeronáutico europeo Airbus en un peldaño, hasta ubicarlo en ‘A’, mientras que le ha asignado una perspectiva ‘negativa’ por los peligros que supone la pandemia del Covid-19 para el ámbito.

En un comunicado, la calificadora de peligros ha justificado este recorte en que el ámbito aeroespacial y de aviación es uno de los más perjudicados por el coronavirus, en tanto que las medidas adoptadas por los gobiernos para contener su avance han provocado una reducción notable de la demanda de viajes aéreos.

S&P ya situó a Airbus en su lista de vigilancia singular con implicaciones negativas hace un par de meses, y ha estimado que el tráfico de pasajeros aéreos podría descender un 50% en el conjunto de 2020 en comparación con el año precedente. Aun en 2021, el tráfico se sostendrá un 30% de los datos registrados en 2019, lo que afectará a las compañías aéreas y, en último término, a fabricantes como Airbus, notifica EP.

Por su lado, para BA, la agencia de calificación ha rebajado el ‘rating’ de la compañía a ‘Ba1’ desde ‘Baa3’, con perspectiva ‘negativa’. Con cerca de 80% de la capacidad fuera de Europa y una alta exposición a los viajes de negocios y de ocio de primera clase, Moody’s ha estimado que la restauración de BA va a ser más lenta que el resto de la industria en conjunto. Además de esto, ha advertido de que los planes actuales del R. Unido de poner en cuarentena a los pasajeros aéreos internacionales asimismo probablemente afecten a la compañía aérea.

En lo que se refiere a easyJet, Moody’s ha rebajado la calificación a ‘Baa3’ desde ‘Baa2’, con una perspectiva que pasa a ser ‘negativa’ desde ‘en revisión’, mismo caso que el de Wizz Air, con una calificación de Baa3 y perspectiva ‘negativa’, en tanto que, pese a su fuerte situación en el mercado de Europa central y oriental, posiblemente la crisis del coronavirus aumente las deudas de la compañía.

Fuente: ABC.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *