Monster Hunter World: Iceborn se halla en el limbo entre una expansión al empleo y una secuela en toda regla. Aunque no es un juego totalmente nuevo en comparación con Monster Hunter World, añade una nueva historia prácticamente tan grande como la del juego base y con prácticamente tantos monstruos nuevos como conocidos. Desarrollado por una Capcom en buenísima forma, Iceborn termina de llegar a PlayStation cuatro, Xbox One y PC.
Ahora, repasamos todas y cada una de las novedades que Monster Hunter World: Iceborn tiene listas para aquellos los jugadores que se atrevan, de nuevo, a salir de caza solos o bien en compañía.

data-YouTube-vid>

El frío de Arroyo de Escarcha

Monster Hunter World: Iceborne ubica al jugador tras los sucesos del juego original. Justo en una partida de caza, los protagonistas se percatan de que los Legiana, unos de los monstruos libres para apresar en el juego, están huyendo del Nuevo Mundo, territorio donde ocurre toda la acción de este nuevo contenido, para emigrar a un sitio jamás visto previamente. Esta migración va a ser el motivo a fin de que se forme una expedición que debe revisar qué es lo que pasa con los monstruos y cara dónde se encuentran huyendo.

Imagen del juego Monster Hunter World: Iceborn
(Capcom)

Esta nueva expedición va a llevar al jugador al territorio Arroyo de Escarcha, una nueva ubicación desarrollada desde cero para esta expansión. En esta región helada, las bajas temperaturas y los terrenos cubiertos por la nieve van a jugar contra el jugador en todo instante, reduciendo la barra de resistencia del personaje, quien asimismo va a ser menos diligente que de costumbre.

Para combatir el frío, el jugador va a contar con bebidas calientes que van a ayudar al personaje para dejar de tremer y prosperar su resistencia provisionalmente. Asimismo existen un pequeño número de aguas termales que servirán contra el frío de exactamente la misma manera.

Imagen del videojuego Monster Hunter World: Iceborn

Imagen del juego Monster Hunter World: Iceborn
(Capcom)

Una novedad bien interesante que se agrega en Monster Hunter World: Iceborne es la posibilidad de que el jugador utilice a los monstruos como montura, merced a una nueva habilidad llamada “Raider Ride”, inexistente hasta el momento en ningún juego de la franquicia y demandada por los fanes desde hace ya tiempo. Además de esto, no se trata solamente de un nuevo modo de transporte, asimismo deja rastrear a monstruos con la montura que les va a llevar de forma directa hasta la presa.

Nuevos monstruos para apresar

Monster Hunter World: Iceborne trae un elevado número de monstruos para apresar, si bien jamás llovizna a gusto de todos. Muchos monstruos icónicos de la saga no han sido incorporados en esta expansión, si bien el número de presas para apresar ha aumentado significativamente: todos tienen muchas peculiaridades, espectaculares animaciones nuevas, y relaciones únicas con el ambiente y con otros monstruos. Están de vuelta caras conocidas el Tigrex, asimismo Barioth, Nargacuga, Glavenus, Brachydios o bien Yian Garuga, y eso no es todo.

Imagen del videojuego Monster Hunter World: Iceborn

Imagen del juego Monster Hunter World: Iceborn
(Capcom)

La expansión ofrece más o menos unas 50 horas de contenido en su campaña, si bien desde Capcom aseguran que van a ser considerablemente más horas y que agregarán contenido en el futuro, actualizando y ampliando la experiencia.

La nueva garra retráctil

La garra retráctil es uno de los elementos esenciales de Monster Hunter World: Iceborne. El equipo de desarrollo, con la idea de Kaname Fujioka y Daisuke Ichihara a la cabeza, comentaba en un diario de desarrollo la necesidad de introducir una nueva mecánica jugable con la que dar un punto de dinamismo a la batalla.

Imagen del videojuego Monster Hunter World: Iceborn

Imagen del juego Monster Hunter World: Iceborn
(Capcom)

No solo está desarrollado a fin de que el jugador se pueda enganchar desde la distancia al monstruo, con lo que recuerda mucho al gancho de Sekiro: Shadows Die Twice, sino asimismo aporta velocidad y deja claro que la verticalidad es, de nuevo, elemento clave en la estructura de diseño del título. Con esta garra, el jugador va a tener la posibilidad de crear nuevos combos con los que agredir a su presa desde las alturas o bien enganchado a ella.

Monster Hunter World: Iceborn se presenta como una expansión excelente que consigue relucir con luz propia con la intención de ser más que un DLC y también procurar crear la sensación de que es una secuela persé de lo que se pudo ver en el juego base, lanzado en el primer mes del año de 2018.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *