El Partido Socialista ha revelado que el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, demandó al presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, la vicepresidencia del Ejecutivo en la asamblea que los dos sostuvieron este martes en el Congreso de los Miembros del Congreso de los Diputados y que ha terminado sin avances. De esta forma lo aseguran fuentes del Partido Socialista a Europa Press, mas en la capacitación ‘morada’ niegan tal extremo. «No se ha hablado de eso», mantienen en Unidas Podemos. Al término de la entrevista entre los 2 líderes, la quinta que sostienen desde las elecciones generales del 28 de abril, la ‘número dos’ del Partido Socialista y portavoz en el Congreso, Adriana Lastra, acusaba en conferencia de prensa a Iglesias de parecer estar más interesado en «los nombres del Consejo de Ministros que en las políticas a desarrollar». En la bóveda del Partido Socialista absolutamente nadie cobija ya dudas de que lo que busca Iglesias es entrar él en el Gobierno. No obstante, Sánchez está seguro de que la integración del líder de Podemos o bien de cualquier miembro de la bóveda de la capacitación daría sitio a un ejecutivo inestable, inútil de charlar con una sola voz. Además de esto, ese Gobierno estaría a la merced de la voluntad de Podemos, que como asociado de alianza podría forzar un adelanto electoral en el instante que juzgase oportuno para romper con el Partido Socialista. Como un ejemplo de las posturas distanciadas que sostienen los 2 partidos en conforme qué temas, los socialistas acostumbran a refererir las diferencias que sostienen con Podemos en un tema tan sensible como es la crisis con el independentismo en Cataluña. En este sentido, desde el Partido Socialista han dado poco valor a las promesas de fidelidad deslizadas desde la capacitación ‘morada’ en este tema y se remiten a los hechos, como el voto contra Podemos a la resolución de la Mesa del Congreso de suspender los derechos y obligaciones de los presos del ‘procés’ elegidos. Ya antes que conformar un Gobierno inestable que se vea abocado a un adelanto electoral a corto plazo, es preferible ir a una reiteración de los comicios, arguyen en la bóveda del Partido Socialista. Más ministros independientes que del Partido Socialista Así las cosas, no se vislumbra que desde el Partido Socialista puedan hacer nuevos movimientos para persuadir a Podemos de que ceda. Estiman que ya le han ofrecido a Podemos todo cuanto estaba en su mano, incluyendo el compromiso de Sánchez de conformar un Consejo de Ministros con más número de independientes que de ministros con carnet del partido. Una oferta con la que Sánchez prueba que los socialistas renuncian a los sillones, conforme las fuentes consultadas. Sánchez propuso a Iglesias que le planteara nombres de independientes de reconocido prestigio en su campo de actuación y se comprometió a tomar muy de verdad las sugerencias que le llegasen del líder ‘morado’, conforme descubrió el presidente en la entrevista que concedió a Telecinco la semana pasada. En el Partido Socialista cuentan todas y cada una de las negativas que han ido recibiendo de Podemos: no a la negociación de un pacto programático, no a ocupar puestos intermedios en la Administración, no a establecer una comisión de seguimiento de los compromisos acordados. «El aspirante no se presenta a la investidura con una lista del Gobierno, sino más bien con el programa que piensa desarrollar a lo largo de la legislatura», remarcan en el partido para explicar su situación negociadora, que pone el acento en sentarse a charlar primero con Podemos de un acuerdo de legislatura ya antes que en detallar su participación en la estructura de la Administración. Es verdad que el Partido Socialista no llegó a concretar exactamente en qué consistía su oferta a fin de que miembros de Podemos pudieran ocupar cargos intermedios en la Administración, aunque en el ambiente del presidente hay quien defiende que no deberían subir del nivel de las direcciones generales, puesto que los secretarios de Estado y los subsecretarios, a pesar de no formar rigurosamente una parte del Gobierno, preparan los contenidos de los Consejos de Ministros. Pese a la carencia de avances, el próximo 22 de julio va a arrancar el discute de investidura al que Sánchez se presentará incluso no teniendo garantía alguna de sacarlo adelante. Desde la primera votación el 23 de julio, en la que se requiere mayoría absoluta, comenzará a correr el plazo de un par de meses que fija la Constitución a fin de que tengan sitio todas y cada una de las investiduras precisas para formar gobierno. Desde el Partido Socialista insisten en presentar el discute de julio como la única ocasión para procurar sacar adelante un gobierno. Si resulta errada, no va a haber avances y en consecuencia tampoco nuevos debates de investidura si Podemos no cede y prosigue empeñado en priorizar entrar en el Gobierno a acordar un programa de legislatura con los socialistas. Y es que Sánchez espera que Iglesias rebaje sus situaciones por el hecho de que hagan mella en los sondeos que auguran una caída de su formación, a la que la ciudadanía podría inculpar del bloqueo institucional. Otro elemento que podría forzar al líder de los ‘morados’ a girar su situación sería la posibilidad de que la plataforma de Iñigo Errejón se presentase en los comicios de noviembre y pudiera reducir a Podemos a la mínima expresión. Pero si por último no se puede eludir la reiteración electoral, en el Partido Socialista tienen claro que son el último partido al que la ciudadanía podría inculpar del bloqueo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *