Misiones de la ESA y la NASA para desviar asteroides



La NASA y la Agencia Espacial Europea (ESA) rematan sus misiones DART y HERA, respectivamente, para desviar la órbita de 2 asteroides que orbitan entre la Tierra y Marte y cuyo lanzamiento está previsto para el verano de 2021. Conforme notificó la ESA este viernes, las misiones DART de la NASA, el CubeSat italiano Licia y la misión HERA de la ESA, conocidas de forma colectiva como AIDA, están diseñadas para desviar la órbita del menor de los 2 asteroides de ‘Didymos’, que orbitan entre la Tierra y Marte, a través de el impacto de una nave. Una segunda nave va a estudiar el sitio del choque para conseguir todos y cada uno de los datos posibles sobre los efectos de la colisión. La astronave de la NASA, DART (Prueba de Redirección de Doble Asteroide) ya se está edificando, puesto que su lanzamiento está previsto para el verano de 2021, al tiempo que la colisión a gran velocidad con su objetivo está programada para septiembre de 2022. A la vera de DART va a volar el pequeño CubeSat italiano llamado ‘Licia’, que registrará el instante del impacto como «satélite de selfis». Pocos años después, la misión HERA, que forma la contribución de la ESA a AIDA, va a estudiar de cerca el asteroide tras el impacto, adquiriendo datos clave como su masa. Además de esto, mandará dos CubeSats para el estudio detallado del objeto y la primera sonda de radar nunca desplegada en un asteroide. Hera, cuyo lanzamiento está previsto para 2024, va a viajar al sistema binario de asteroides próximos a la Tierra Didymos. Alrededor del cuerpo primordial, de 780 m de diámetro (el tamaño de una montaña) orbita una luna de 160 m, llamada de forma diligente “Didymoon”, con un tamaño afín al de la enorme pirámide de Guiza. Este sistema de asteroides es prototípico de los miles que suponen un peligro de impacto para nuestro planeta, pues hasta el más pequeño de ellos sería lo suficiente grande para destruir una urbe entera si llegase a chocar con la Tierra. Hera va a tener como objetivo el cuerpo menor del sistema, que se transformará en el asteroide más pequeño nunca visitado por una sonda. Esta lo cartografiará en alta resolución, con mediciones visuales y térmicas, para conseguir mapas detallados de su superficie. Por su lado, los CubeSats compendiarán información complementaria, incluida primera investigación detallada de la estructura interna de un asteroide a través de tomografía de radar de baja frecuencia. Para dar a conocer el estado actual de estas misiones, un conjunto de especialistas que trabajan en ellas se reunirán el próximo 11 de septiembre en el ‘Aula Ottagona’ de las Termas de Diocleciano en la ciudad de Roma, para dar a conocer los últimos avances de la misión conjunta en el taller ‘Evaluación del Impacto y Desvío de un Asteroide’ (AIDA). A lo largo del taller se van a tratar los presentes preparativos para estas misiones y los planes futuros desde las presentaciones por la parte de los conjuntos de trabajo de AIDA, para de este modo identificar aquellas áreas que precisen de investigación auxiliar y ofrecer nuevas ocasiones de cooperación entre los conjuntos de investigación. Servimedia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *