Hace algo más de una década MINI sorprendió a todos poniendo en competición más de quinientos de unidades de un Mini Y también que nunca llegó a comercializar, mas que sirvió de laboratorio a fin de que el Conjunto BMW lanzara poco más tarde el BMW i3. Aquel experimento con chispa asimismo abrió el camino de la inglesa a fin de que, años después, presentase su primer híbrido enchufable, el Countryman Cooper SE el que se ha transformado en la versión más vendida del todocamino.

GALERÍA
Como vemos, una estrategia eléctrica que ahora llega a su punto más culminante con este Mini Cooper SE que protagoniza estas líneas y que se transforma, ahora sí, en el primer turismo 100% eléctrico de la firma inglesa en ser comercializado que además de esto entra a ser parte de esa nueva alcurnia de eléctricos que ronda los 200 quilómetros y cuesta ambiente a los 35.000 €. Una hornada que está formada, entre otros muchos, por los Honda y también, Mazda MX-30 o bien el propio BMW i3.

Sin cambios aparentes

Ficha técnica MINI Cooper SE XL
Motor
Eléctrico, síncrono de imanes permanentes
Consumo
15,5 kWh/100 km
Largo/ancho/alto
tres.845/1.727/1.432 mm
Maletero
211 litros
Costo
Desde 33.390 euros

La diferencia de este Cooper SE con respecto a estos contrincantes más directos (asimismo hay otros como el Opel Corsa-y también o bien el Peugeot y también-208 si bien se desmarcan con costes algo más bajos y con autonomías más extensas) es que no es un turismo que haya sido desarrollado para ser eléctrico, sino es una transformación del MINI que lleva en venta desde hace algo más de 4 años.

Un modelo al que se le han extraído los componentes mecánicos para ser reemplazados por los relativos al sistema eléctrico (motor, baterías…).Una operación precisa en la que a Dios gracias no se ha cambiado ni un ápice sus dimensiones, diseño o bien habitabilidad. Tal es con lo que hay que ser avidísimo para distinguir, cuando menos externamente, a este Cooper SE del resto de sus hermanos de combustión.

Aunque dependiendo del acabado se incorporan elementos de diseño exclusivos como las llantas, las pinturas o bien los vinilos, lo que verdaderamente define al Cooper SE son la parrilla frontal cerrada, la ausencia de escapes en la parte trasera y los logotipos Y también en amarillo eléctrico ubicados tanto en el portón como en la calandra. Mismo tono que asimismo está presente en las llantas o bien en los retrovisores.

Nuevo cuadro digital
En el habitáculo los cambios serían menores si no fuera por el nuevo cuadro de instrumentos digital que estrena. De forma ovalada tiene cinco,5 pulgadas y si bien no se puede personalizar como el de otros fabricantes, muestra de una forma clara y sucinta los datos relativos al sistema eléctrico.

En el centro se sostiene la pantalla de seis,5 pulgadas que, en las versiones más altas como la nuestra puede acrecentar a las ocho,8 pulgadas. Evidentemente agrega menús concretos a la conducción eléctrica y su manejo se efectúa tanto de táctil como a través del iDrive central. Se respira un entorno retro determinado por el dial de color circular central o bien los comandos como pulsador aeronáutico del centro. El conmutador de arranque se tiñe de amarillo al paso que a su lado aparece aquel que nos deja cambiar la intensidad del sistema de retención de la frenada.

Si charlamos de habitabilidad, poco que incorporar puesto que la colocación del entramado eléctrico, concretamente de sus baterías ubicadas en bajo el piso, le dejan sostener tanto exactamente el mismo espacio para los ocupantes traseros (solo se comercializa con carrocería de 3 puertas a propósito) como el volumen del maletero, cifrado en 211 litros. Capacidad en la que se incluye un práctico doble fondo compartimentado para guardar los cables de carga.

ADN MINI

Al igual que ocurre con su apariencia, el comportamiento de este Cooper SE no dista en exceso del de otro MINI. En marcha se le nota igual de nervioso y duro que el resto de hermanos. La dirección es precisa (gira al primer golpe de volante), las suspensiones son firmes (que no incómodas) y los 184 CV que genera su motor eléctrico le aportan ese toque deportivo que encandila a todo el que prueba un MINI. Junto a dicha cifra se suman los 270 Nm de par que surgen de manera inmediata con los que seremos los primeros en salir de los semáforos, alcanzar los 100 km/h desde parado en 7,3 segundos y llegar a los 150 km/h de punta.

Un rendimiento que varía muchísimo en función del programa que llevemos activado en ese momento. A escoger entre cuatro: Green+, Green, Mid y Sport, con el último desataremos todo el potencial del Cooper SE, con el Mid nos ofrecerá un rendimiento equilibrado y con los dos primeros se optimiza tanto la autonomía como la batería.

Ojo con el recorrido
Variables, autonomía y batería, de las que no podemos olvidarnos. Yendo a las cifras oficiales, con los 32,6 kWh de capacidad de sus celdas (28,9 kWh netas) MINI nos habla de una autonomía homologada de 230 kilómetros. Cifra que en la práctica será muy complicada de conseguir si no tocamos la ciudad, circulamos durante buena parte del tiempo con el modo Green+ activado (limita potencia y apaga climatizador) y hacemos un uso intensivo del nivel 2 de regeneración, el mismo que nos permitirá realizar la conducción a un solo pedal. Es factible alcanzar los 200 kilómetros de recorrido siempre que seamos cuidadosos con el acelerador y que nuestro consumo medio no supere los 13 kWh/100 km (homologa 15,5).

Ahora bien, a poco que circulemos despreocupados, que activemos el modo Sport para aumentar el divertimento y que nuestro recorrido discurra por mucha autovía o autopista, la autonomía máxima que lograremos será de entre 150 y 160 kilómetros, con un gasto medio que rondará los 19 kWh/100 km y con la preocupación de pensar que a lo mejor no llegamos al destino con la carga suficiente.

Porque aquí entra la otra variable, la de la carga. En una toma doméstica invertimos cerca de 12 horas para pasar del 30 al 100% aunque MINI nos asegura que si contamos con un enchufe con 3 kW podremos llenarla desde vacío en menos de 10 horas. Si aumentamos la potencia y lo conectamos a un wallbox de hasta 11 kW el tiempo de espera será de solo 2 horas mientras que en el caso de conectarlo a una toma rápida de 50 kW solo harán falta 35 minutos para obtener el 80% de exactamente la misma.

En definitiva
Tras la semana de pruebas con el Mini Cooper SE la conclusión que nos queda es que MINI ya tiene su primer eléctrico, pero este es diferente al resto. Por su autonomía posee esa concepción de coche urbano pero por desempeño y comportamiento está más próximo a un coche de carreras (¿te suena de algo? Es la definición propia de un MINI).

Su gama se estructura en cuatro niveles de acabado S, M, L y XL y si bien cada uno es personalizable la diferencia frente a los MINI de combustión es que no ha opción de mejorar el equipamiento sino que este está cerrado. Los precios parten de los 33.950 € del más barato y llega hasta los 41.000 € del más caro (nuestra unidad).

Nuestra Valoración
NaN

Diseño:

7,5

Motor:

9

Comportamiento:

9

Interior:

8

Equipamiento:

9

Consumo:

8

Destacable

Diseño igual pero diferente

Mantiene la habitabilidad

Rendimiento mecánico

Mejorable

Autonomía escasa

Tacto duro para el día a día

Solo en tres puertas

Fuente: Autocasión.com

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *