La hibridación ligera, microhibridación o bien «mild hybrid» supone un acceso bastante asequible a la etiqueta ECO, en tanto que el sobreprecio con respecto a un vehículo diésel o bien gasolina usual es mínimo, de como mucho unos 500 euros. Es ideal para los que no superan los 20.000 km/año. Está presente ya en unos 60 modelos, consiste en incorporar al motor térmico (diésel o bien gasolina) una pequeña batería y un generador de arranque integrado en la correa, llamado BiSG, en vez de alternador.

Este equipamiento, que recobra energía de las deceleraciones y frenadas, deja reducir el consumo hasta un 15%, unos 0,4 litros cada 100 quilómetros. El BiSG, en dependencia del voltaje al que opere (12; 22,5; 24 o 48 voltios), da un impulso extra para comenzar la marcha, sostener el Star&Stop a lo largo de más tiempo, nutrir equipamientos eléctricos -desde el aire acondicionado hasta las barras estabilizadoras activas en los modelos deportivos- o bien aun desajustar el motor de combustión cuando se circula a velocidad incesante.

Fiat 500 hybrid
El acceso de Fiat a la hibridación es con motores Mild Hybrid que resaltan por su sencillez de empleo, por sus bajas emisiones -reducción de hasta un 30%-, y por su consumo reducido -un 10% menos que sus equivalentes no hibridados-. El 500, en el acabado Launch Edition, cuenta con una batería de 12 V asociada a un pequeño motor de tres,6 kW que da asistencia al motor térmico de 3 tubos y 70 CV. A través de esta combinación se logra la desconexión del motor de gasolina si circulamos bajo los 30 km/h en punto fallecido.

Suzuki Vitase
La cuarta generación del Suzuki Vitase, un modelo natural de 2017, recibe una actualización y también incorpora la tecnología Mild Hybrid. Suzuki recurre a un nuevo motor turbo de gasolina catorce Boosterjet de 129 CV al que se acopla el sistema híbrido de 48 V. El sistema apoya al nuevo motor de combustión con una potencia extra de 13 CV, aportando un par auxiliar, asistencia en la aceleraciones y al sistema star/stop. De este modo logra asimismo a una esencial reducción de emisiones de CO2 y de comburente, cerca de un 15% en los dos casos.

Mazda tres
Mazda siempre y en todo momento ha perseguido crear un vínculo singular entre vehículo y conductor mediante una conducción tranquila y agradable. Para esto influye su diseño, su ergonómico interior, sus múltiples tecnologías de asistencia a la conducción y sus motorizaciones. En especial destacable es su propulsor de gasolina con desconexión de tubos mild-hybrid veinte de 122 CV, de contestación briosa. Esta tecnología de hibridación ligera (de 24 V), que guarda la energía de las frenadas, le deja lucir la etiqueta ECO sobre el parabrisas.

Audi Q8
El Q8, considerado como el navío insignia de Audi, recurre a una hibridación ligera de 48 V para su gama de motores -diésel de 231 y 286 CV, y gasolina de 340 CV-, aparte de contar con una batería que se recarga cuando el vehículo está en movimiento o bien toda vez que se efectúa una frenada. En verdad, esta tecnología Mild-Hybrid le deja circular en modo inercia con el motor parado y que el sistema Start&Stop funcione hasta 22 km/h. Por este motivo, consigue el propio ECO de la DGT y supone un ahorro de hasta 0,7 l/100 km en comburente.

Land Rover Discovery SportOtros modelos

BMW 320 D – Precio: 45.050€

Ford Puma – Precio: 19.160€

KIA Sportage – Precio: 23.336€

Hyundai Tucson – Precio: 28.315€

Mercedes Clase C – Precio:50.125€

Discovery Sport – Precio: 44.800€

VW Golf y también-TFSi – Precio: 31.845€

Volvo XC 60 – Precio: 52.160€

Fuente: ABC.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *