“Seguimos desarrollando productos increíbles a costes increíbles”, con esta concluyentes declaración de pretensiones ha empezado la responsable regional de marketing de Xiaomi, Sally Liu, la presentación de un teléfono que semeja una señal de cambio de tendencia. Semeja que ya no es suficiente con vender sencillamente teléfonos asequibles.
El Mi Note 10, en su versión estándar y Pro, ha sido anunciado como un “teléfono épico”. La verdad es que Xiaomi semeja que ha trabajado duro. Sus 5 cámaras, con una primordial de 108 megapíxeles, son cuanto menos un ejercicio de peligro y también innovación digno de aplaudir. Si bien existen algunas cifras que, como vamos a ver en un análisis más apacible, de sus cualidades fotográficas semejan más concebidas para promocionarlo.

Anuncio de Xiaomi en Madrid de la llegada a España de sus televisores inteligentes
 
 EUROPA PRESS
 06/11/2019

Anuncio de Xiaomi en la villa de Madrid de la llegada a España de sus televisores inteligentes

EUROPA PRESS
06/11/2019
(EP)

Esos 108 megapíxeles de la cámara con objetivo angular, estabilizado ópticamente, dejan la impresión de fotografías de más de 4 metros. Como se ha podido probar en la presentación. Su sensor de imagen es el mayor que pertrecha hoy en día un teléfono, puesto que tiene prácticamente una pulgada de tamaño. Un tamaño afín al que pertrechan ciertas cámaras compactas avanzadas. El inconveniente es que pese a pertrechar ese enorme sensor el tamaño de los pixeles es inferior al de teléfonos con mucha menos resolución y sensores de menor tamaño.

A la noche las fotografías mejoran reduciendo la resolución a 27 megapíxeles, amontonando 4 pixeles para conseguir un pixel virtual de dieciseis micras. Un tamaño notable. Va a haber que ver si Xiaomi ha efectuado un mejor trabajo al procesar la imagen que con el sensor de 64 megapíxeles que pertrecha el Mi Note Pro ocho, que nos defraudaría por su pobre desempeño cuando la luz escasea.

Los 108 megapíxeles de la cámara primordial son una cantidad increíble, mas va a haber que probarla con calma para poder ver de lo que es capaz

Además de esto, cuenta con 2 objetivos para conseguir un zoom de 2 incrementos para retratos y otra cámara que consigue un zoom híbrido de 10 incrementos, si bien se puede expandir hasta los 50 incrementos. Si bien en un caso así su utilidad más bien no es hacer fotografías sino más bien emplearlo como una suerte de telescopio digital para poder ver objetos lejanos. El conjunto lo remata una cámara macro para fotografías de detalles. Resalta asimismo la cámara super gran angular, si bien su resolución de 50 megapíxeles semeja exageradamente elevada. En el frontal hay una cámara para selfis de 32 megapíxeles.

Asimismo se estrena una capa de personalización de Android, Miui 11, con un aspecto más limpio que en versiones precedentes. El terminal utiliza Android nueve, una pena no hallar implantado ya Android 10. Miui 11 semeja bastante flexible en aspectos como la personalización de la pantalla de comienzo si escogemos que esta siempre y en todo momento esté activa.

El teléfono ha sido equiparado a lo largo de la presentación con otros terminales para incidir en su bajo coste, mas los modelos equiparados ofrecen procesadores más potentes

Se han cuidado aspectos como el empleo de sonidos de la naturaleza para despertarnos o bien para las notificaciones. Estos aun pueden cambiar conforme la hora del día. Asimismo resulta atractivo que la funcionalidad de imprimir de forma inalámbrica se haya amoldado a un enorme número de impresoras, de manera que no es preciso utilizar aplicaciones del fabricante de cada modelo.
La batería es la más potente que hemos visto en ningún teléfono: cinco.260 mAh con un cargador veloz de 30w incorporado. El procesador, eso sí, es es el Snapdragon 730G, que es solvente mas no llega a la potencia del procesador Snapdragon 855. Esto lo destacamos pues Xiaomi ha equiparado el coste de este terminal con otros teléfonos de la competencia con procesadores más potentes. Eso sí, la pantalla de seis,5 pulgadas es AMOLED.

Redmi Note 8T
(La Vanguardia)

Mas el empleo de ese procesador explica su coste de 549 euros en la versión con seis gigas y 128 gigas de almacenaje, al paso que el modelo Pro con ocho gigas de ram y 256 gigas de ram cuesta 649 euros. Unas cantidades competitivas, mas no espectaculares por la ausencia de un procesador de la gama más alta.
Xiaomi asimismo ha presentado múltiples televisores económicos en la villa de Madrid y otro teléfono: el Redmi Note 8T. Una variación del Redmi Note ocho Pro que probamos hace poco. Si bien en un caso así la cámara primordial no cuenta con 64 megapíxeles, si no con una cámara de 48 megapíxeles. Si bien no nos extrañaría que ese sensor, un Sony bastante solvente, dé una mejor calidad. Asimismo se ha incorporado el procesador Snapdragon 665 en vez de un modelo de Mediatek, que ocasionó cierta polémica por ciertos casos de excesivo calentamiento. El modelo se 4 gigas de ram y 64 de almacenaje se ha anunciado, prácticamente tal y como si de una subasta se tratara, por 199 euros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *