Hamamatsu Motor y la Fundación Infantil Ronald McDonald, con el apoyo logístico de Motospazio y del conjunto Piaggio (Aprilia y MotoGuzzi) festejaron el último día de la semana día 30 de junio la segunda edición de la Senda Motera Solidaria. Organizada desde el taller y concesionario barcelonés Hamamatsu Motor, merced a un voluntarioso equipo encabezado por Fabio Nardella, transcurrió por carreteras de la provincia de Barna y cubrió unos 150 quilómetros en un recorrido accesible para todo género de monturas y niveles de pilotaje.
La jornada empezó a las nueve de la mañana con un brief en las instalaciones de Hamamatsu Motor (C/ Mallorca 337) y 3 horas después, tras diferentes paradas de reagrupamiento dado el elevado número de motocicletas participantes, unas 50, concluyó en las instalaciones de la Casa Ronald McDonald Barna, en el Passeig de la Vall d’Hebron, 59.

La jornada finalizó con una visita a las instalaciones de la Casa Ronald McDonald de Barcelona
(Hamamatsu Motor)

Allá, voluntarios y familias recibieron a los miembros de la comitiva motorizada y se festejó una comida y un sorteo con fines benéficos, que así como las aportaciones auxiliares de los asistentes y el 50% de la colecta (el costo de participación en esta senda es de 20 euros) fue donado a la Fundación.

Desde hace 17 años, la Fundación Infantil Ronald McDonald trata de ofrecer de forma plenamente gratis un “hogar fuera del hogar” para las familias de pequeños enfermos de larga duración. Un sitio de recogimiento para los pacientes y familiares, llegados de diferentes localidades de Catalunya, de España y asimismo del extranjero, que les deja estar cerca de sus hijos mientras que reciben tratamiento médico, independientemente del género de enfermedad o bien duración de la hospitalización.

Durante la visita a la Casa Ronald McDonald, los moteros participantes compartieron momentos con los niños enfermos

A lo largo de la visita a la Casa Ronald McDonald, los moteros participantes compartieron instantes con los pequeños enfermos
(Hamamatsu Motor)

La fundación trabaja de manera directa con los centros de salud de la capital catalana para regular y dar contestación a las numerosas solicitudes que reciben de familias, haciéndose cargo del hospedaje y la manutención de sus miembros en las instalaciones, que cuentan con más de una quincena de habitaciones adecuadamente adaptadas.
Las estancias de los pacientes varían desde unas semanas a múltiples años, al tiempo que las edades de los pequeños acogidos van de los 0 a los 21 años. La enorme tarea que efectúa el personal y los voluntarios como las aportaciones de empresas, instituciones y particulares -que contribuyen a nivel económico mas asimismo cediendo material de todo género- son, indudablemente merecedoras de todo el reconocimiento y agradecimiento por su espléndida contribución social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *