Los monovolúmenes compactos han perdido protagonismo en el mercado durante los últimos años. La consolidación de los crossovers y los SUV ha decantado hacia estos segmentos a muchos clientes, seducidos por su superior atractivo estético. Por ello, estos modelos se han reconvertido en utilitarios de carrocería elevada, un concepto que gusta tanto por su funcionalidad como por su alzada postura de conducción.
Citroën y Renault son fabricantes referentes en este tipo de vehículos y cuentan actualmente con excelentes modelos que responden a este perfil. El Citroën C4 SpaceTourer, sucesor de los C4 Picasso, es un modelo que se fabrica en Vigo y ofrece todo lo necesario para disfrutar del vehículo en familia. La posibilidad de contar con la combinación de parabrisas panorámico y techo acristalado genera una lumino­sidad extraordinaria en su habi­táculo.

Renault juega la baza estética, y el actual Scénic, la cuarta generación de este emblemático modelo, propone un diseño rupturista de línea muy sugerente y dinámica, en la cual destacan sus enormes llantas y neumáticos de 20 pulgadas, sin renunciar a virtudes que siempre le han acompañado, como son la modularidad, la ergonomía y el espacio.
El espacio interior es un excelente argumento para convencer a sus potenciales clientes: tanto C4 Picasso como Scénic destacan por su optimizado habitáculo, con plazas delanteras amplias y asientos traseros concebidos para tres ocupantes. Las virtudes se extienden a sus maleteros: ambos cuentan con el volumen útil necesario para viajar en familia, sin estrecheces y sin necesidad de calcular la cantidad de equipaje t,ransportada.

El C4 SpaceTourer ofrece 630 litros y el Scénic es capaz, en su configuración más favorable, de alcanzar los 596 litros. Ante tales volúmenes, resulta obvio que ambos automóviles permiten viajar con multitud de maletas y objetos, ofreciendo la posibilidad añadida de abatir por completo los asientos traseros para incrementar la capacidad de carga. La operación de abatir asientos resulta más sencilla en el Renault, mediante el sistema One Touch Folding que ofrece pulsadores para un abatimiento rápido y sencillo. No obstante, resultan más prácticas las butacas individuales del Citroën.

En sus respectivas gamas mecánicas, tanto Citroën como Renault ofrecen eficientes y enérgicas mecánicas de gasolina. El C4 SpaceTourer dispone de un bloque de tres cilindros y 1,2 litros, capaz de ofrecer 130 CV. El fabricante del rombo, por su parte, ha estrenado recientemente un propulsor 1.3 TCe disponible con dos niveles de potencia, 140 y 160 CV.
La mecánica del Renault Scénic resulta ligeramente más gastadora en términos de consumo medio homologado (5,1 por 5,9 litros/100 km), pero ofrece una capacidad de aceleración superior, incluso en su versión de 140 CV. Como novedad, el C4 SpaceTourer dispone en opción de un nuevo, eficiente y rápido cambio automático EAT8, de ocho relaciones, que incorpora levas en el volante.
En cualquier caso, ambos automóviles cumplen con nota alta en el apartado dinámico, tanto en utilización urbana –son muy ágiles–, como a la hora de realizar largos trayectos, donde muestran un confort de marcha realmente elevado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *