María Luisa Ramírez, Maui de Utrera, viene este domingo a la capital de España para presentar un proyecto muy especial: ‘Domingos de vermú y potaje’ un espectáculo que tenía previsto llevar el año pasado a New York (la pandemia estropeó sus planes) y que más que un espectáculo, es una miscelánea de «teatro, humor, música, compás, pellizco y palabra», utilizando el potaje como protagonista. La ‘cantactriz’, sobrina del mítico Bambino y también hija del guitarrista y músico Miguel Ramírez (Los Centellas), va a recibir al público en su cocina para preparar en riguroso directo este plato propio de su Utrera, su casa, en una función que acabará en el patio de sillas, donde espectadores y artistas se unirán en torno a el alimento para recrear esos instantes tan gitanos donde la guasa, el cante, la ‘pataíta’, una guitarra y la verdad más genuina, se dan la mano de forma natural. En todos y cada espectáculo Maui invita a un amigo a preparar el potaje con ella, y esta vez lo va a hacer en el Teatro Flamenco de la capital de España (25 €, 13 h) con Rozalén como artista convidada.

¿Qué ha dispuesto para su actuación en la capital de España? ¿De qué forma describiría ‘Domingos de Vermú y potaje’ sin hacer ‘spoiler’, como afirman ahora?

¿Preparar? Pongo los chícharos al remojo la noche de ya antes y meto en el bolso el pimentón a fin de que no se me olvide, mas el ingrediente esencial en este guiso es la alegría. Me atrevo a definirlo como experiencia, se trata de un espectáculo vivísimo en el que se mezcla en compás, las canciones, el teatro, el baile y el humor, en el que tratamos de trazar un puente que va de Utrera al corazón de Malasaña, con sus contrastes y sus espacios vacíos para jugar con lo que suceda en el instante. Es mejor vivirlo.

Siendo un espectáculo diferente a lo común, ¿de qué manera se lleva lo de las limitaciones de aforo, distancias etc..?

Hemos debido amoldarlo un tanto para cumplir con todas y cada una de las reglas de seguridad, con lo que a mi me agrada romper la cuarta pared… y en ocasiones hasta la quinta… Mas estamos muy agradecidos de poder realizarlo, considero que es un chute de power ranger muy preciso para las cabezas ahora.

¿De qué forma conoció a Rozalén, y qué tienen en común?

Entre bambalinas. Creo rememorar que las dos cooperamos en un concierto compartido, nos saludamos con complicidad, tenemos muchos amigos en común y de alguna forma pareciese que nos conocíamos de ya antes… y ahora, por vez primera, vamos a subir al escenario juntas. Tengo la impresión de que coincidimos en eso de ser unas disfrutonas de la vida, y las dos nos volvemos pequeñas jugando a hacer canciones. Seguro que hay más puntos en común, lo intuyo, mas voy a poder contártelo tras habernos comido ese potaje.

¿Qué le ha robado la pandemia a Maui de Utrera? ¿Y qué le he dado?

Besos, y se lo tengo guardado…. Asimismo el sentido del equilibrio, mas solo a veces, son muchos años caminando por el alambre. Una aventura soñada, cocinar nuestro potaje en la ciudad de Nueva York, mas espero que la vida nos lo devuelva. Me ha dado una canción, acne y flexibilidad, he aprendido a hacer el ‘perro bocabajo’.

¿De qué forma brotó ese vestido tan increíble que lleva en el videoclip de ‘De la capital de España al cieno’?

[Risas] De las manitas de Bárbara Mauriño, mi diseñadora de Utrera, llevamos 18 años creando juntas el personaje de Maui, esa mezcla colorista y entretenida, tan absurda como mágica, mitad abstracta mitad flamenca. Todos somos un tanto Maui cuando conseguimos despertar el pequeño que llevamos dentro tal vez un tanto aletargado. El vestuario es un factor esencial en mi carrera, lo necesito para convertirme y convertir, como spiderman su mono colorado y su teladearaña o bien Chaplin con su bombín.

¿Se identifica con las etiquetas que se le acostumbran a adjudicar (la ‘Bjork de Utrera’, la ‘Lady Gaga del Flamenco’, la ‘Woody Allen de la canción’)

Bueno, no me agradan las etiquetas, no soy un youghourt, mas he de reconocer que estas que me cuentas tienen mucha gracia. Al final solo soy una hacedora de canciones, una ‘contaora’ de historias.

¿Qué más recuerda con más cariño de Bambino? ¿Exactamente en qué afirmaría que se semejan, y exactamente en qué son radicalmente diferentes?

Recuerdo bien su mirada y sus dedos índice y corazón estrujando mis carrillos, me costaba comprenderle cuando charlaba, iba rapidísimo. Supuestamente no tenemos nada en común, mas si ahondas un tanto, coincidimos en la osadía de seleccionar un camino propio, fuera de los cánones o bien las tendencias, pese a las contrariedades que eso acarrea, los dos valoramos el diamante de la libertad. Creo que, como ,también soy eslabón, tengo la capacidad de unir a personajes muy dispares y que prodigiosamente casen. Tal vez los dos, cada uno de ellos en su cosmos , somos amantes de las buenas historias, las mías pero dulces, las suyas pero amargas, mas los dos procuramos la belleza. En todo lo demás somos muy, muy diferentes, y eso es fantástico. Bambino fue un extraterrestre, un genio único en su especie y como es lógico inigualable.

¿Qué le semeja la presencia poco a poco más concida de las raíces flamencas en las músicas urbanas actuales?

Las raíces hay que regarlas a fin de que el árbol florezca. El flamenco es un lenguaje tan rico que puedes entremezclarlo con todo, otro tema es el gusto con el que se haga esa mezcla …pero sería muy hastiado y triste no dejar que una música tan viva prosiga siendo fuente de inspiración y creación.

¿Piensa que el purismo más ‘talibán’ y también intolerante del flamenco está poco a poco más arrinconado?

Eso creo, y eso espero, ¿a donde te lleva la intolerancia?

Termina de cerrar Villa Rosa, tras la caída de Casa Patas, Chinitas…. ¿piensa que todavía posiblemente la capital de España recupere el lustre flamenco de ya antes de la pandemia? ¿O bien el adiós de estos tablaos simbólicos supone un punto y aparte?

Si bien la situación ya me produzca tristeza, estoy persuadida de que el flamenco reaparecerá, y todavía con más fuerza. Hablamos de un arte poderosísimo que siempre y en todo momento se ha abierto camino frente a las contrariedades, aun se ha alimentado de ellas, y la capital de España está repleta de talento, tal vez este parón nos debería valer para meditar un tanto cara dónde vamos, para cuidar pero esos templos y sobre todo a esos artistas que trabajan en ocasiones con condiciones muy regulonas, hacen que los templos del flamenco sean lugares sagrados. Tenemos la responsabilidad de reconstruir nuestra historia, ¡prácticamente ‘ná’!

¿Qué planes tiene para este 2021?

Vivir.

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *