La opinión pública semeja dividida sobre las últimas propuestas legislativas que apuntan a una prohibición del tabaco tanto en la playa como en los vehículos. Por una parte, se ve con más buenos ojos vedar el humo en más espacios públicos, mas, por el otro, crea renuencias hacerlo en los sitios reservados a la privacidad.
El Departament de Salut de la Generalitat de Catalunya trabaja en una nueva ley de adicciones que planteará nuevas prohibiciones para el consumo de tabaco: no se va a poder fumar en instalaciones deportivas al aire libre ni semicerradas, en las paradas de transporte público de autobús y tren ni tampoco en los automóviles privados. Además de esto se extenderá a cinco metros el perímetro de prohibición en los centros sanitarios, escolares y dependencias de la Administración Pública. Se prevé que esta nueva normativa entre en vigor en un año.

La prohibición del tabaco en los vehículos privados es lo que está ocasionando más polémica:

¿Apruebas que se prohíba fumar en los automóviles privados?

No

La encuesta está cerrada

Votar
Total votos: 0

Por su lado, el consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre, ha presentado la iniciativa de la Red Andaluza de Servicios Sanitarios y Espacios Libres de Humo para transformar las playas andaluzas en espacios libres de humo.

Esta medida semeja ser más admitida, hasta el momento:

¿Apruebas que se prohíba fumar en la playa?

No

La encuesta está cerrada

Votar
Total votos: 0

Sea como fuere, el discute está vivísimo. La Vanguardia, mediante las cartas de sus lectores, recoge muchos puntos de vista sobre las posibles nuevas prohibiciones a los fumadores:
“Decía Aristóteles que distanciarse del fallo es acercarse a la verdad. Ahora se quiere emprender una ley a fin de que no se pueda fumar conduciendo. La idea es justificada frente a las distracciones al volante, mas –y lo digo como ex–fumador– ¿por qué razón no prohibir asimismo las discusiones familiares al vehículo?”, asevera el lector David Rabadà en su carta No fumar conduciendo.

Quizá nos estamos volviendo demasiado teóricos y poco lógicos con determinadas decisiones”.

David Rabadà

Por su lado, el lector Alberto Ferreiro, en su carta ¿Quién tiene que decidir? plantea lo siguiente: “Soy fumador solo de cigarrillos puros y jamás fumo en mi vehículo cuando viajan menores o bien cualquier otra persona. Además de esto, empleó la sanidad privada, no la pública”.

¿Mi vehículo no es una propiedad privada? Por consiguiente, ¿no debo decidir si fumo y no la Generalitat?

Alberto Ferreiro

Reproducimos, ahora, 2 creencias señaladas de entre las muchas que recibimos sobre este debate:

Cuando la Generalitat considera prohibirle fumar mientras que conduce no lo hace para conservar su salud. La Generalitat ha llevado a cabo otras campañas con esta pretensión. De lo que se trata ahora es de eludir accidentes de tráfico que ocasionen daños al fumador y a terceros, que, además de esto, tal vez no fumen”.

Frederic Quinta Riese
Autor de la carta ‘Sin fumar en el coche’

No existe nada que incordie más que ir a pasar el día a la playa para respirar aire puro y que se te ponga uno o bien más fumadores al lado y debas estar todo el día tragándote el humo”.

Óscar López Martínez
Autor de la carta ‘La playa, sin humos’

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *