Más kilómetros y menos paradas en los viajes del verano del Covid-19



El verano del Covid-19 nos deja un panorama totalmente infrecuente, tanto en las playas y destinos de veraneo como en las urbes, cafeterías y lugares de recreo. El incremento de los casos en localidades repartidas por toda España han provocado nuevos confinamientos y la obligatoriedad del empleo de la mascarilla.

Y conforme las previsiones, asimismo va a afectar a nuestra forma de conducir. Por una parte el verano es la temporada del año en la que más desplazamientos en carretera se generan, a lo que hay que sumar que esta vez el coronavirus va a hacer que el temor y las restricciones en el momento de viajar fuera de España se traduzcan en un incremento aún mayor de las sendas por carretera.

Se estima que el 70 por ciento de los conductores va a pasar en España sus vacaciones, mas este año, en contraste a 2019, el 29 por ciento se desplazará más de 500 quilómetros a lo largo de los que el 63 por ciento prevé hacer menos paradas al volante, conforme el estudio efectuado por la Asociación Nacional de Fabricantes de Bebidas Refrescantes (Anfabra) y el Real Vehículo Club de España (RACE), que insisten en la relevancia de reposar cuando menos cada 200 quilómetros o bien 2 horas como una conveniente hidratación y hacer estiramientos para combatir la fatiga al volante.

Para este trabajo se han entrevistado a más de mil conductores, a quienes se les ha preguntado sobre sus desplazamientos de este verano. Una de las conclusiones es que el número de viajantes que va a hacer más de 500 quilómetros al volante este verano se duplicará este año en comparación con 2019. Concretamente, van a pasar del 15 por ciento en 2019 al 29 por ciento en este año.

La encuesta se efectuó por cuestionario CAWI del 15 al 19 de junio, con un margen de confianza del 95 por ciento y, del total de conductores preguntados, el 18 por ciento tiene claro que no va a efectuar viajes este verano por la situación generada por la Covid-19.

Además de esto, el 63 por ciento ha manifestado que va a parar a reposar cada más de 2 horas, frente al 54 por ciento del verano pasado y, por causa del coronavirus el 32 por ciento no piensa en salir este verano por la enfermedad.

Entre quienes sí van a viajar, 3 de cada 5 lo va a hacer en vehículo privado para eludir el transporte público y un 55 por ciento limitará sus viajes en destino para eludir contagios.

El informe refleja asimismo que va a haber menos viajes organizados, que van a pasar del 51 al 28 por ciento y apenas el 10 por ciento compartirá turismo frente al 31 por ciento de 2019.

El 70 por ciento tiene claro que se va a quedar a veranear en España, el 32 por ciento afirma que no va a salir este verano para eludir contagios y un 30 por ciento por el inconveniente económico derivado de la situación.

El 51 por ciento de los encuestados asegura que va a tratar de eludir estas vacaciones los viajes con amigos o bien conocidos, al paso que el 55 por ciento, una vez en destino, limitará sus desplazamientos para eludir contagios.

Un escenario alarmante
Si bien no hay una estimación sobre el número de desplazamientos de este verano, conforme la encuesta los españoles emplearán más el vehículo privado, los desplazamientos van a ser más largos y van a hacer menos paradas de reposo a lo largo del viaje.

En este contexto, Anfabra y el RACE han lanzado la campaña ‘Un refresco, tu mejor combustible’ y recuerda que la fatiga es la cuarta causa de siniestralidad mortal y se trata de un peligro que «se puede evitar» con hábitos convenientes al volante, sobre todo en el momento de efectuar largos desplazamientos.

La carencia de reposo ya antes de salir, ponerse al volante tras una jornada de trabajo, los quilómetros recorridos, los atascos, la climatología, la desidratación y la conducción nocturna acrecientan la fatiga al volante y la posibilidad de acrecentar el riego de fatiga y las situaciones de riesgo.

Concretamente, recuerdan que la fatiga se manifiesta con síntomas como picor de ojos, visión turbia, parpadeo incesante, la necesidad de moverse en el asiento, la deshidratación y, de forma más grave, la somnolencia.

Por su parte, estos síntomas afectan a la capacidad de conducción, puesto que supone una pérdida de concentración que aumenta el tiempo de reacción. De esta forma, insiste en que desde las 2 horas de conducción se tarda el doble en reaccionar frente a un imprevisible.

La campaña insiste en que las previsiones charlan de una situación «preocupante» y recuerda que lo mejor para eludir la fatiga es parar cuando menos cada 2 horas, estirarse y tomar un refresco para sostener el tono físico y la capacidad de atención.

Otras recomendaciones pasan por dormir un mínimo de siete horas y eludir los viajes tras trabajar; ajustar bien el asiento, el reposacabezas y hacer un reglaje en profundidad y altura del volante.

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *