Cientos de trabajadores de la planta de Alcoa en Cervo, acompañados de familiares y vecinos de la comarca, han protagonizado este lunes una protesta en la localidad lucense en la que se han coreado consignas dirigidas al presidente del Gobierno, a la ministra de Industria y a la Xunta, entre otros, y en la que ha habido una quema de neumáticos en medio de la carretera.

‘La solución, una intervención’; ‘Madrid escucha, A Mariña está en lucha’; ‘Échale ovarios, Maroto échale ovarios’; ‘Échale huevos, Pedrito échale huevos’ y ‘Sin industria no hay futuro» han sido algunos de los lemas de los manifestantes.

En una jornada en la que, precisamente, la ministra Reyes Maroto se ha reunido con el presidente de Alcoa en Estados Unidos, la plantilla ha llevado de nuevo así a las calles unas reivindicaciones que mantienen desde hace más de un año, cuando la multinacional del aluminio anunció un expediente de regulación de empleo en la factoría, que finalmente tumbó la justicia.

La titular de Industria ha anunciado este lunes que, en su reunión con Harvey, le ha trasladado «una propuesta consensuada con la Xunta de Galicia y los sindicatos en la que exigimos a la empresa que evalúe las cuatro ofertas de compra que ha recibido». En este sentido, ha apuntado Maroto que «Alcoa ha sido receptiva a nuestras propuestas y el CEO se ha comprometido a desbloquear el proceso de venta de la planta». Además, ha añadido que habrá respuesta «en las próximas dos semanas» y el número uno de Alcoa tiene la clara voluntad de vender a un tercero la planta de San Cibrao en Lugo.

No ha especificado más en que se traducirá «el acompañamiento del Gobierno en los planes industriales y laborales» que se acuerden para esta fábrica. Sí ha confirmado Maroto que habrá «líneas de ayudas públicas» para los planes industrial y energético.

Este desbloqueo viene justo cuando la paz social había estallado, entre la desconfianza de los sindicatos hacia Alcoa que ayer convocaron nuevas movilizaciones. En paralelo, desde la Xunta de Galicia su vicepresidente económico Francisco Conde pedía «un hito» que le dé un giro a la situación para acercar las posturas. A la vez que insistía en que van «a seguir trabajando» y en pedir que Industria siga implicada y comprometida con la comarca de A Mariña.

Por su parte, Alcoa, ha lamentado en un comunicado que no se haya incluido la venta directa la SEPI y matizado que, aunque el CEO de la multinacional estadounidense, ha accedido a analizar la propuesta del Gobierno «no se comprometió a realizar una venta directa a un tercero». En este sentido, ha reiterado su posición de que la venta de la planta al conglomerado empresarial público «era la forma de dar mayor seguridad, tanto a los trabajadores como a la empresa, de que la venta cuenta con el apoyo del Gobierno» y defendido que actuaron de «buena fe» durante la fracasada venta a Liberty House. Lo que han argumentado en la sentencia de la Audiencia nacional sobre las ventas de la planta de A Coruña y Avilés. «La inviabilidad de la planta tiene relación directa con la falta de competitividad del marco energético en España», han apuntado desde Alcoa.

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *