Su personaje, Arya Stark, va a ser uno de los pocos que habrán participado en Juego de Tronos desde el primer episodio hasta el último, que se estrena este domingo en
USA
y el primer día de la semana en España. Mas lo que distingue a Margaret Constance Williams es que tenía 12 años cuando fue escogida entre 300 aspirantes para participar en la serie, con lo que ha crecido delante de las cámaras, llevando a su personaje desde una pequeña a la que le agradaban los juegos de varones a una precisa asesina que está presta a todo para saciar su sed de venganza. Sin experiencia anterior como actriz cuando grabó el primer episodio, el día de hoy Maisie es dueña de una gran popularidad que le ha ayudado en el momento de buscar nuevos caminos. El próximo año va a llegar a las cartelera Los nuevos mutantes, un nuevo episodio de la saga de los X-Men y hoy día rueda The owners.

¿Le sorprende que Arya haya llegado hasta el último episodio?
No, por el hecho de que David Benioff y DB Weiss, los autores, ¡me adoran! Es gracieta. Evidentemente estoy encantada de que Arya haya llegado tan lejos. Es verdad que siempre y en toda circunstancia estás un tanto inquieta respecto de lo que va a ocurrir con tu personaje, mas por otra parte la manera en que se proponen las escenas de muerte siempre y en toda circunstancia tienen mucho sentido.
¿De qué manera describiría la evolución del personaje?
En las últimas temporadas he intentado enseñar que Arya ha perdido la noción de quien es realmente, particularmente a lo largo de su adiestramiento, algo que se aprecia mucho cuando se rencuentra con Sansa. En esta temporada he tratado de sostener esa idea, claro que en estos últimos capítulos distintos encuentros le han recordado quien supo ser y qué clase de muchacha fue. De forma lenta recobra una parte de su atrevo, por el hecho de que Arya acostumbraba a hacer comentarios muy bruscos y eso es una cosa que siempre y en toda circunstancia me agradó. No obstante, fue perdiendo la esperanza y una parte de su chispa, hasta llegar a un sitio de auténtica tristeza y dolor.

Le tocó medrar en los platós de la serie, rodeada de hombres adultos. ¿De qué forma le ha influido esa adolescencia tan particular que ha vivido?
Efectivamente me ha influido mucho. Cuando dejé la escuela y también hice de la actuación mi vida rutinaria, rodeada de gente considerablemente mayor que , me sentía muy cómoda en ese entorno. Tener que estar en un sala con personas de mi edad me hubiese resultado espantoso. En lo que se refiere a estar cerca de tantos hombres, todos siempre y en toda circunstancia fueron altamente sensibles, afables y velaban por mi bienestar, lo que fue fantástico. En el momento de interpretar a Arya, había días que eran realmente tristes, otros que eran friísimos y largos, y saber que había tanta gente que te cuidaba era alentador. Lo cierto es que jamás me puse a meditar que eran todos hombres, mas ha sido una experiencia realmente agradable.

¿Se arrepiente de no haber tenido una adolescencia normal?
No, por el hecho de que no sé de qué manera hubiese sido mi vida de no haber participado en la serie. Me intriga la idea de no ser conocida y siempre y en toda circunstancia me pregunto de qué manera hubiesen sido las cosas. Mas no me arrepiento de nada, por el hecho de que tuve una de las experiencias más increíbles y aprendí mucho por haber estado trabajando desde el instante en que era muy joven. Han habido facetas realmente difíciles de mi experiencia, de qué manera medrar en el centro de la atención pública, mas eso no desmerece los diez años más increíbles de mi vida. Estoy encantada por las puertas que se me han abierto en los últimos meses. Me han estado diciendo que la serie iba a acabar cuando tuviese 22 años, con toda la vida por delante y estoy precisamente en este punto. Me pregunto qué deseo hacer, por el hecho de que las posibilidades son infinitas.
¿Le da la sensación de que Arya es buen ejemplo para las chicas de su edad?
No, y no sé por qué razón los entusiastas le ven de este modo, por el hecho de que va por allá decapitando gente. Mas por otra parte es verdad que todos deseamos ser como Arya. Cada persona tiene su lista con la gente que quisiese suprimir de este planeta…

¿Qué recuerda de las audiciones antes que le contratasen?
Recuerdo mi primera audición. Tenía puesto un trajecito que mi madre me había comprado para presentarme a las películas, que era el más bonito que tenía, si bien era un tanto peculiar y tenía un orificio en una pierna. Miraba a todas las demás chicas en la sala de espera. Sentía que estaba muy descuidada, al tiempo que a todas las otras se les veía bien elegantes y dulces. No tenía nada que ver con ellas. Estaba totalmente fuera de sitio. Mas para Arya eso era precisamente lo que buscaban. Fue la primera vez que sentí que calzaba como anillo al dedo en un lugar, por el hecho de que era la inadaptada que iba a hacer un papel que reflejaba quien era , por el hecho de que esta muchacha era diferente y tampoco se llevaba bien con el planeta que le rodeaba. Entonces me tocó hacer la audición con actrices que iban a ser Sansa. Cuando por último vino Sophie Turner, me dejé llevar por la escena. Yo no había estudiado para actriz y lo mío era puramente instintivo. Mas Sophie consiguió conseguir lo mejor de mí y la química entre las 2 quedó plasmada en las pruebas de cámara. Esa es la razón por la cual las 2 hemos llegado hasta acá y por el hecho de que además de esto somos grandes amigas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *